Mohamed Salah, entre las ganas de ajustar cuentas con el Madrid y una renovación para ser el mejor pagado en la historia del Liverpool
14:20
28 Mayo 2022

Mohamed Salah, entre las ganas de ajustar cuentas con el Madrid y una renovación para ser el mejor pagado en la historia del Liverpool

El delantero egipcio, estrella del conjunto red, podría ganar 300.000 libras semanales de confirmarse su ampliación de contrato.

Klopp Otro 'riff' salvaje del gran motivador: "Su secreto es la empatía" Liverpool La incredulidad de Klopp por un césped nuevo y su alivio con Thiago: "Lo vemos bien para que juegue" Luis Díaz Engordar 10 kilos con proteínas, la etnia indígena wayuú y sparring en el Mundial 2018 Chelsea Cuando Eden conoció a Mo: "Hazard era imparable, nivel Messi, y Salah pasaba por un momento muy complicado" Temporada El caro peaje para el Liverpool por jugar 63 partidos al límite

Los destinos de Mohamed Salah y Michael Edwards, unidos desde 2017, se separarán mañana, cuando el director deportivo del Liverpool deje su cargo, de forma oficial, en manos de Julian Ward. Tras 10 años en el cargo, Edwards se despedirá con honores, ajeno a las vicisitudes del egipcio, envuelto en las negociaciones de su próximo contrato. Porque, con el equipo lanzado hacia el triplete, la principal preocupación para la hinchada red ha sido la renovación del delantero. Próximo a cumplir la treintena, el astro que Edwards se sacó de la nada tiene claro que seguirá. Aunque antes quiera ajustar cuentas con el Real Madrid.

Fenway Sports Group, el grupo inversor dueño del Liverpool, lleva meses trabajando en la continuidad de Salah, con la idea de convertirle en el mejor pagado de la historia del club. Según las últimas filtraciones, su sueldo podría alcanzar las 300.000 libras semanales, una cantidad impensable para Sadio Mané y Roberto Firmino, sus viejos socios de ataque, cuyos contratos también se extinguen en junio de 2023. Ese peldaño salarial puede explicarse, entre otras razones, por el hecho de que sólo El Faraón ha sido tres veces distinguido con la Bota de Oro de la Premier. Un hito con el que ya amenaza el récord de cuatro, aún en poder de Thierry Henry. Además, los 31 goles en 50 partidos de este curso únicamente palidecen frente a los 44 de su temporada de debut en Anfield.

En cualquier caso, estas cifras admiten otra lectura más preocupante para Salah, cuyo rendimiento ha caído en picado durante los tres últimos meses. En concreto, desde la Copa de África, dado que antes de ese torneo sumaba 23 tantos y nueve asistencias (0,88 y 0,35 de promedio), pero tras perder la final ante Senegal sólo pudo añadir nueve y seis (0,38 y 0,25). Hoy será el 70º partido de un agotador curso para él, con más de 6.000 minutos en las piernas y casi 90.000 millas aéreas acumuladas en los aviones. A estas alturas parece innecesario recordar que ningún preparador físico recomienda esfuerzos que sobrepasen los 55 partidos por año.

"Su idea es seguir"

Ese declive, perfectamente delineado, añadió gasolina al debate sobre el futuro, al que incluso se sumó el Gobierno egipcio. «He intentado convencerle de que fiche por otro club, pero su idea es seguir», deslizó Ashraf Sobhi, ministro de Deportes. A comienzos de abril, Salah acumulaba seis semanas sin marcar en jugada. Por entonces, el triángulo ofensivo de Klopp en el sector derecho, completado por Trent Alexander-Arnold y Jordan Henderson, producía menos de lo esperado. A Salah le faltaba esa finura en los espacios reducidos, esa facilidad para deslizarse hacia líneas interiores con las que hasta febrero se había distinguido como el delantero más determinante de Europa. Y así pasaron los días, hasta que el miércoles, en la ciudad deportiva de Kirkby, el propio Salah lanzó un mensaje tranquilizador. «No quiero ser egoísta, porque ahora es el momento de ganar otra Champions. Pero la próxima temporada seguiré aquí, por supuesto. Eso está claro».

Por supuesto, cuando se juega casi de memoria desde hace cuatro años, como llevan haciendo Alexander-Arnold, Henderson y Salah, lo normal es todo vuelva a su ser. Y que Ferland Mendy, uno de los laterales zurdos más competitivos del continente, tenga razones para no perder ojo. David Alaba, falto de ritmo competitivo tras una lesión muscular, deberá saltar a esa zona con muchísimo cuidado.

Porque desde aquella luxación en el hombro izquierdo, tras la disputa con Sergio Ramos, Salah lleva descontando las horas para la revancha. Lo dejó en evidencia sobre el césped de La Cerámica, poco después de obtener el billete hacia París, con unas palabras que sentaron mal en el vestuario del Madrid. Durante su rueda de prensa en el Stade de France, Klopp llamó a la calma. «Nadie debe preocuparse por Mo porque le veo en muy buena forma. Aquella final no es su única motivación, aunque claro que ninguno la hemos olvidado».


Etiquetas:  #Mohamed #Salah #entre #las #ganas #de #ajustar #cuentas #con #el #Madrid #y #una #renovación #para #ser #el #mejor #pagado #en #la #historia #del #Liverpool

COMENTARIOS