Moncloa habla con ERC para blindar la mesa de negociación ante Puigdemont
00:36
25 Septiembre 2021

Moncloa habla con ERC para blindar la mesa de negociación ante Puigdemont

''El mensaje es de compromiso y de reivindicación del diálogo entre distintas administraciones'', dice Pedro Sánchez

Cataluña Pedro Sánchez pide a ERC resistir la presión y mantener el diálogo aunque Junqueras admite que está "en peligro" Italia El juzgado de Cerdeña deja en libertad a Puigdemont y le cita para el 4 de octubre

La detención de Carles Puigdemont el jueves por la noche sobresaltó al Gobierno. No por el hecho en sí, sino por el momento, inesperado, en plena operación diálogo con la Generalitat y en la antesala de la negociación de los Presupuestos. En las últimas horas, la comunicación «fluida y sincera» entre La Moncloa y la Generalitat ha estado activa, abierta hoy mismo. El teléfono suena, señalan. Hubo contactos entre ambas partes en un intento de coordinar una estrategia que blinde la mesa de diálogo que se reinició la semana pasada. Un trabajo conjunto que se evidencia en los mensajes que transmiten: Gobierno y ERC defienden el diálogo como única vía posible para solucionar el «conflicto catalán».

«El diálogo es, si cabe, más necesario hoy; y lo será en el futuro. El mensaje es de compromiso y de reivindicación del diálogo entre distintas administraciones», dijo Pedro Sánchez desde La Palma. «Nosotros mantenemos nuestro compromiso con la voluntad de negociar, pero estamos obligados a denunciar que estas no son las circunstancias adecuadas para transmitir una negociación que sea efectiva», expuso Oriol Junqueras, líder de ERC en La Sexta. «Siempre podemos encontrarnos obstáculos pero tenemos que conjurarnos para superarlos», dijo el presidente catalán Pere Aragonès desde el Palau de la Generalitat.

La preparación de la mesa de diálogo ha consolidado la relación y la interlocución entre el Gobierno y Generalitat. Entre PSOE y ERC. La Moncloa ya tenía buena interlocución con Aragonès, pero en las últimas semanas se ha afianzado. Los equipos de Pedro Sánchez y el presidente de Cataluña tienen un canal permanente que se activó tras conocer la detención de Puigdemont, con contactos durante las últimas horas.

El objetivo es intentar aislar la mesa de diálogo y la negociación de las Cuentas Públicas -el Ejecutivo necesita a los nacionalistas para aprobarlas- de la irrupción de Puigdemont. Igual que ERC desvinculó la mesa de diálogo de los Presupuestos, piden que ahora haga lo propio con el ex presidente catalán prófugo. De ahí que desde un primer momento en el Gobierno califiquen lo sucedido con Puigdemont como una «situación personal» y que actuar por un caso particular no sería entendido por el resto de los ciudadanos.

Rechazo del independentismo

En el Gobierno existe el convencimiento de que ERC está decidida a mantener vivo el diálogo, que Aragonès está haciendo todo lo posible. Pero el problema es Junts. Y la CUP. Y la ANC. Esto es, el independentismo contrario al diálogo. Saber si ERC podrá aguantar la presión. Resistir como le pide el Ejecutivo. En La Moncloa ponen en valor el golpe en la mesa que dio el presidente catalán al excluir a Junts de la mesa de negociación. Pero saben que ahora esperan días de exaltación secesionista -empezando por este sábado en Cerdeña, donde el Govern ha viajado para acompañar a Puigdemont-. Mensajes, gestos, manifestaciones... Su deseo es que todo quede ahí, pero está por ver si ERC se mantiene firme o la presión desborda su posición.

Sí parece posible que ahora, más si cabe, el Gobierno pueda hacer alguna concesión ante las exigencias de ERC en la negociación presupuestaria para que ésta lo exhiba como logro político ante el resto de independentistas, tratando de amainar la presión. En la palestra, entre otras cuestiones, la exigencia del Govern de que la nueva Ley Audiovisual fije una cuota mínima de producción en lenguas cooficiales a plataformas como Netflix, HBO o Amazon. El Ejecutivo hasta ahora no lo preveía.

El trabajo coordinado en las últimas horas también ha concernido al seno de la coalición. Unidas Podemos, que siempre ha mantenido una posición más beligerante respecto a la acción judicial contra los líderes independentistas, exhibe un mensaje moderado, siguiendo la pauta de La Moncloa. «Vamos a respetar las decisiones judiciales que se adopten en cada momento. El Gobierno de España está concentrado en abandonar el camino de la judicialización, en apostar por la vía del diálogo», apuntó la ministra Ione Belarra.


Etiquetas:  #Moncloa #habla #con #ERC #para #blindar #la #mesa #de #negociación #ante #Puigdemont

COMENTARIOS