Moncloa ya admite la ''preocupación'' por Marlaska ante el cerco de sus socios en la crisis de Melilla
12:57
9 Noviembre 2022

Moncloa ya admite la ''preocupación'' por Marlaska ante el cerco de sus socios en la crisis de Melilla

Los aliados del PSOE presionan para que el ministro del Interior dé explicaciones públicas y se vean las imágenes de la tragedia íntegras

Interior El vídeo de la valla de Melilla pone contra las cuerdas a Marlaska y él insiste Política El PP pide la dimisión de Marlaska por la tragedia de Melilla: "Hoy mejor que mañana"

La migración irregular y la gestión de la misma vuelve a ser un problema y un motivo de preocupación para el Gobierno. Con un frente judicial abierto por la devolución en caliente de 55 menores en Ceuta -recientemente se destituyó a la delegada del Gobierno en esta ciudad, que está imputada y en cuya declaración descargó la responsabilidad en el Ejecutivo central-, ahora se abre otro con la tragedia vivida el 24 de junio en la valla de Melilla, con la muerte de más de dos docenas de migrantes, según fuentes oficiales marroquíes, cifra que las ONG elevan a 37. Se trata de asuntos ya de por sí sensibles, más aún para un Gobierno que se define como progresista.

En el Ejecutivo la presión política por este asunto genera inquietud y abre un frente inesperado que, de primeras, les lleva al enfrentamiento con sus socios de gobernabilidad y poner en el disparadero al ministro de Interior, hasta el punto de que Pedro Sánchez se ha visto obligado a respaldarlo públicamente. Y en ese cerco Unidas Podemos, socio de coalición del PSOE, ha sido actor clave, empujando para depurar responsabilidades y demandando explicaciones del ministro. Esta actitud de los morados genera malestar en La Moncloa, ante la incomprensión de que un miembro del Gobierno trabaje, entienden, de cara a erosionar la imagen y reputación del mismo. De ahí que desde el sector socialista se afee esta cuestión y se tuerza el gesto con la actitud del partido con el que comparten Consejo de Ministros. «No tiene explicación», lamentan.

Enrique Santiago, ex secretario de Estado y portavoz en la comisión de Interior de Unidas Podemos, es uno de los diputados que tras visitar Melilla más vehemente fue en desautorizar la versión del Gobierno y, por ende, de Marlaska. «La avalancha que produjo la muerte y los heridos más graves fueron en las instalaciones de la frontera española y bajo control de la autoridad española. La tragedia demuestra que las cosas no se han hecho bien». Marlaska, con el beneplácito de Sánchez, sigue defendiendo: «Ningún hecho trágico aconteció en territorio español». Los morados zanjan: «No es un ministro progresista».

El vídeo de la tragedia de la valla de Melilla que pone contra la cuerdas al ministro Marlaska

En la misma línea de Santiago se pronunció Jon Iñarritu, diputado de Bildu: «[Marlaska] Negó que los agentes marroquíes entraran al Estado español, dijo que no hubo devoluciones en caliente y que nada ocurrió en territorio español. Ya tenemos pruebas y vídeos que lo desmienten».

Documental de la BBC

En los últimos días un asunto que permanecía guardado en el cajón se ha convertido en un quebradero de cabeza, primero por la magnitud de la tragedia que conllevó la pérdida de vidas humanas; segundo por la erosión de la imagen de España y el Gobierno ante las dudas sobre la actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, sobre todo tras las imágenes difundidas por la BBC; y, tercero, porque genera turbulencias políticas con sus socios de gobernabilidad en un momento el que, además, necesita de sus votos para aprobar los Presupuestos.

El Ejecutivo volcaba sus esfuerzos en la inflación y la crisis socioeconómica provocada por la guerra en Ucrania y este flanco nuevo les cogía con el pie cambiado. No ya sólo por el fuego amigo de Unidas Podemos, sino porque esta vez sí se admitía como viable la depuración de responsabilidades políticas en el Congreso, porque el PP no descartaba apoyar una comisión de investigación. Y la llave de que este asunto sea una piedra en el camino para el Gobierno la tienen los populares.

Unidas Podemos, ERC, Bildu, PNV... Todos fueron tensando la cuerda con La Moncloa exigiendo explicaciones públicas a Fernando Grande-Marlaska e incluso invitando a su dimisión si éstas no se producían o no convencían convencen. «Creo que debe dar explicaciones y, si no las da, poner su cargo a disposición», dijo Gabriel Rufián, portavoz de ERC. Una petición de cese a la que se sumó el PP: « Mejor hoy que mañana», exhortó a Sánchez el coordinador nacional de los populares, Elías Bendodo.

Imagen del salto masivo a la valla de Melilla el 24 de junio que acabó en tragedia.Imagen del salto masivo a la valla de Melilla el 24 de junio que acabó en tragedia.E. M.

Aunque en La Moncloa se cierra filas, al menos de momento, con Marlaska, el ministro del Interior, debido al calado de la crisis política en ciernes, se vio forzado a moverse en busca de aplacar el conflicto. Explicitó lo que en La Moncloa se trasladaba desde hacía horas: disposición a dar todas las explicaciones necesarias. «Compareceré las veces que sean necesarias y daré las explicaciones requeridas por parte de los parlamentarios, faltaría más». Asimismo tuvo que ceder en otra de las exigencias de los partidos: pondrá a disposición de estos en el formato que decidan «todas las pruebas gráficas o documentales» sin editar de lo sucedido en el asalto a la valla de Melilla el 24 de junio.

Apoyo al ministro

En el Ejecutivo, pese a las imágenes y versión de los diputados que viajaron a Melilla, reiteran su «confianza» en que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad «actuaron con criterios de proporcionalidad y conforme a la ley». Así lo ha trasladado el propio Marlaska a sus colegas del Consejo de Ministros, a los que incluso ha enseñado alguna imagen de los objetos que portaban los migrantes que saltaron la valla.

De momento, hay un apoyo inequívoco al titular de Interior. El sector socialista del Ejecutivo respalda su posición y sus explicaciones y ve su versión firme y creíble. Pero una medida del impacto de esta crisis es que Sánchez se ha visto obligado a respaldar públicamente a Marlaska, verbalizar que cuenta con su «respaldo y reconocimiento».

Lo que ya no hace ningún miembro del Gobierno es respaldar la actuación ese 24 de junio de la gendarmería marroquí como sí hizo, hasta en dos ocasiones, en las horas posteriores a la tragedia, Sánchez. Ahora hay más cautela y se espera al pronunciamiento de la Fiscalía.


Etiquetas:  #Moncloa #ya #admite #la #preocupación #por #Marlaska #ante #el #cerco #de #sus #socios #en #la #crisis #de #Melilla

COMENTARIOS