Muere A. B. Yehoshua, icono intelectual y literario de Israel
16:57
14 Junio 2022

Muere A. B. Yehoshua, icono intelectual y literario de Israel

El cáncer ha acabado con la vida del escritor israelí, que fue un activista contra los asentamientos judíos en Cisjordania

Literatura Retrato de Thomas Mann, desde el primer amante a la última soledad

El cáncer ha acabado con la vida de Abraham Buli (su conocido apodo) Gabriel Yehoshua y el destino ha querido que sea horas antes del inicio de la Semana del Libro en Israel. El evento que llena las plazas y centros comerciales de libros y lectores se queda este año sin la presencia física, aunque no literaria y emocional, de un ícono de la cultura israelí. Como rico y extenso legado tras el anuncio del Hospital Ichilov de Tel Aviv, muchos relatos, múltiples personajes, trabajo y talento unidos con armonía en la escritura y una valentía exhibida hasta el último de sus días.

A.B. Yehoshua era novelista, ensayista, dramaturgo, intelectual, profesor, conferenciante, israelí, judío, sefardí, sionista de izquierdas muy preocupado por el presente y futuro de su país, abuelo, padre y viudo. Y al final, un hombre cansado pero satisfecho de lo realizado y consciente que estaba en el tramo final de una vida iniciada hace 85 años en Jerusalén.

"Mi esposa Ika murió hace seis años y muchos buenos amigos también me abandonaron. Ha llegado también mi hora para irme y descansar. Mi vida ha sido buena y espero que la muerte sea rápida y fácil", afirmó Yehoshua en una de sus últimas entrevistas a la espera, en absoluta paz interior y sin lamentaciones, de su fallecimiento hoy llorado por muchísimos lectores empezando por el presidente de Israel Isaac Herzog.


"Buli era uno de los más grandes escritores y contadores de historias del Estado de Israel. Un escritor y dramaturgo galardonado, que nos dio el mayor premio de todos: su obra inolvidable que seguirá acompañándonos durante generaciones", ha afirmado Herzog sobre el galardonado Premio Israel. "Sus obras nos reflejaron como un espejo certero, nítido, amoroso y a veces doloroso. Nos mostro un mosaico de profundos sentimientos", añadió el presidente israelí tras revelar la última conversación hace un mes: "Traté de fortalecerle y hacerle ver lo importante que es para el alma de nuestra nación".

Nacido el 19 de diciembre de 1936 en el seno de una familia sefardí de Jerusalén procedente de Marruecos y Grecia que se había asentado en la Ciudad Santa en el Siglo XIX, realizó el servicio militar obligatorio como paracaidista. Posteriormente estudió Literatura Hebrea y Filosofía en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Desde su primera obra (ficción que trataba de algo tan real como la muerte de un anciano) en 1963, Yehoshua escribió más de 30 libros. Muchos de ellos fueron traducidos a decenas de idiomas y adaptados al teatro, cine y televisión.

Entre sus trabajos más conocidos y exitosos, se encuentran El Amante,Un divorcio tardío, Viaje al fin del milenio, El Señor Mani y Una mujer en Jerusalén (para los lectores que solo podían leer sus obras en hebreo, Shlijutó shel ha-memuné al mashavei ehosh).

La escritura era su vida, pero también el camino creativo para sortear lo que llamaba "estancamiento". "Me da la fuerza para estar en continuo movimiento, para crear personajes, contar historias, investigar, mantener siempre la curiosidad, etc", contó en una ocasión.

Yehoshua, identificado con la izquierda en general y el partido Meretz en particular, era el más veterano del gran trío formado con sus dos amigos que, y él lo sabía, eran más famosos en el mundo, Amos Oz (1939-2018) y David Grossman. Tres intelectuales que representaban diferentes géneros, personalidades y estilos hicieron frente común ideológico rotundo tanto contra la construcción de colonias israelíes en los territorios ocupados en la guerra del 67 como a favor de la creación de un Estado palestino junto a Israel. Pero en los últimos años y como muchos en la izquierda, Yehoshua se mostró muy pesimista sobre una resolución del conflicto basada en la fórmula de dos Estados y sugirió otras vías para salir del laberinto lo que causó malestar de su hermano Amos Oz.

"Hemos llegado a un punto en que parece que no hay salida. Desmontar esta unidad y convertirla en dos Estados es como separar dos gemelos siameses. He llegado a la conclusión de que la solución de dos Estados es imposible por lo que necesitamos una nueva idea", me dijo Yehoshua que ya no solo criticaba a su país y en concreto a su sector más nacionalista por el camino adoptado tras la guerra del 67 llegando a decir que "la ocupación en Cisjordania es un cáncer", sino también a los dirigentes palestinos por "torpedear cualquier posibilidad de dos Estados rechazándolo por ejemplo cuando estaba muy cerca en la negociación con Barak y Olmert".

El escritor, siempre directo pero nunca antipático, me abrió por primera vez las puertas de su casa en la pequeña localidad de Guivataim antes de la irrupción de la enfermedad en 2020 y después del golpe que para él fue incluso peor: la muerte de su esposa durante más de 50 años y primera lectora.

Rodeado de libros y recuerdos en un piso con una impresionante vista de Tel Aviv, Yeshoshua volvió a su infancia de Jerusalén. A su padre, ("un buen y atento padre", apuntaba) un destacado orientalista que escribió sobre la comunidad judía de Sefarad. y a sus vecinos árabes antes de la guerra del 48. "Teníamos miedo de que Jordania nos invadiera. Estuvimos en el refugio debido a los bombardeos. Tras la guerra, Jerusalén se dividió", contó sobre una ciudad de la que hoy se identificaba muchísimo menos que con Haifa donde vivió gran parte de su vida.

"Era uno de los grandes escritores en hebreo y una persona muy especial", le ha despedido el ministro de Cultura Chili Tropper señalando con alivio que Yehoshua tuvo la suerte de poder presenciar hace unos meses en Jerusalén la premiere de la película en su honor y, así, recibir el aplauso de todo el auditorio entregado al escritor y la persona. El título del documental adquiere otra dimensión temida por muchos aunque esperada por él mismo: "El último capítulo de A.B. Yehoshua".


Etiquetas:  #Muere #A #B #Yehoshua #icono #intelectual #y #literario #de #Israel

COMENTARIOS