Muere Hermann Nitsch, artista de la sangre, las vísceras y la orina
16:24
19 Abril 2022

Muere Hermann Nitsch, artista de la sangre, las vísceras y la orina

El austriaco, pionero del arte radical de los años 50, empleaba los fluidos humanos para acortar la distancia entre el arte y la vida.

Entrevista Marina Abramovic: "En mi carrera he sentido muchísima soledad, depresión y vergüenza"

Hermann Nitsch, artista austriaco recordado por sus performances extremas y su trabajo en el body art, murió el lunes a los 84 años. Su legado es amplio e incluye música, moda y escenografías, pero el nombre de Nitsch se va a identificar, sobre todo, por sus pinturas con sangre, vísceras y carne.

Hay imágenes asombrosas que están asociadas para siempre con el artista austriaco: las altas de la paredes del Pabellón de la Secesión de Viena empepadas en rojo sangre después de una sesión de action painting probablemnete agotadora. Hombres crucificados. Escenificaciones que reproducen sesiones de tortura... El arte de vanguardia de los años 70 era así.

En realidad, Nitsch debutó en los años 50, en el contexto del Accionismo Vienés, un movimiento que desafiaba cualquier tradición estética del arte europeo y que convertía la memoria de las vanguardias en acciones teatrales, sensoriales, sangrientas y violentas. En esa época, el artista fundó el Teatro de Orgías y Misterios, el nombre con el que englobó una serie de performances en las que ya habia sangre, vísceras y otros fluidos orgánicos.

Hermann Nitsch.Hermann Nitsch.GEORG HOCHMUTH

'Esperaba de mi audiencia una experiencia sensorial directa. Las obras tenían instrucciones concretas para que los espectadores probaran, olieran, miraran, escucharan y tocaran. Entregábamos carne, vísceras y frutas a la audiencia para que tocaran y sintieran. Esparcíamos olores, quemábamos incienso y otros materiales, vertíamos sangre, combustible, vinagre, leche, orina, gasolina, trementina, amoníaco y agua caliente por todo el escenario... En todo esto consistía el Teatro de Orgías y Misterios, en superar el lenguaje", escribió Nitsch en su biografía.

Nitsch, en el Pabellón de la Secesión de Viena, en 1987Nitsch, en el Pabellón de la Secesión de Viena, en 1987

Si alguien ve una figura vampiresca en Nitsch, hay más: en 1971, Hermann Nitsch compró el Castillo de Prinzendorf en la Baja Austria, cerca de la frontera checa. La Iglesia Católica le vendió el lugar, que se convirtió en us laboratorio artístico. En Prinzendorf, el artista desarrolló sobre todo su carrera como compositor musical, también extrema. La música de Nitsch está hecha de ruidos informes, coros angustiosos y sonidos deformados y amplificados digitalmente. Pewro n hay que pensar en Nitsch como en un loco incomprendsible. Dos museos llevan su nombre en Italia y Austria y la la Fundación Nitsch tiene su sede en Viena. A lo largo de su carrera, ha expuesto sus obras en el Centro Pompidou de París, el Macba de Barcelona, el Moderna Museet de Estocolmo; los museos Leopold y Albertina de Viena. Sus performances se han representado en Viena, Nueva York, Londres, La Habana y Leipzig, entre otras ciudades. Una imagen más sirve para entender la importancia de Nitsch: el retrato de Plácido Domingo, vestido con una túnica blanca empapada en sangre en la representación de una Hérodiade, en la Ópera Nacional de Viena, en 1995.


Etiquetas:  #Muere #Hermann #Nitsch #artista #de #la #sangre #las #vísceras #y #la #orina

COMENTARIOS