Muniain y la reinvención de Bart Simpson: ''Pensaban que iría de estrellita, pero no''
09:38
22 Diciembre 2021

Muniain y la reinvención de Bart Simpson: ''Pensaban que iría de estrellita, pero no''

La madurez deportiva y personal del capitán del Athletic Club enamora en Bilbao. «Es muy familiar, muy sensible», dicen sobre él

Cuando el brazalete de la bandera de Euskadi rodeó el brazo de Iker Muniain (Pamplona, 1992), algo cambió dentro del menudo centrocampista del Athletic Club. Era el verano de 2019 y cogía el testigo de Markel Susaeta como capitán y líder del vestuario. Curiosamente, el mismo compañero al que había sustituido un año antes, en su reaparición, 193 días después, tras romperse el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Casualidades de la vida de un futbolista con una marca en cada rótula: el cruzado de la izquierda en 2015, el cruzado de la derecha en 2017.

Como todas las estrellas adolescentes, el camino de Muniain ha sido más largo que el de los demás. El éxito le encontró demasiado pronto, todavía con la rebeldía juvenil de la edad del pavo y un talento que pocas veces se había visto en San Mamés. Debutó en 2009, a los 16 años, y desde entonces ha completado más de una década que le ha elevado a los altares de la historia rojiblanca. Es el octavo con más partidos, 475, sólo por detrás de Orue, Gainza, Susaeta, Iraola, Etxeberría, Rojo e Iribar (614), y a sus 29 años lo tiene todo para superar al legendario portero.

Superadas las dos graves lesiones de rodilla, la salud física, la paternidad y la capitanía le han otorgado una madurez que sigue sorprendiendo en Lezama. «Se ha reinventado», resume Patxi Xabier Fernández, Jabotxa, antiguo jefe de prensa del club y autor del libro Iker Muniain: un balón, un escudo, una vida.

"Es mucho más maduro"

Lejos quedan los tiempos infantiles y el carácter «pícaro» de aquel jugador al que llamaban Bart Simpson. Nunca más. Ahora es Iker, padre de dos niños, estrella, capitán y futura leyenda del conjunto vasco. «Es una persona muy familiar, muy sensible, y ha conseguido llegar a unos niveles importantes de calma y madurez. Es impulsivo, pero está en un proceso positivo. Por ejemplo, con los árbitros ya no hace aspavientos, dialoga... Hay que darse cuenta que la gente le lleva viendo desde que tenía 14 años, han pasado 15... Eso es complicado y lo está sabiendo llevar, siendo mucho más maduro», reflexiona Jabotxa. Una década en la que ha compartido muchos años con Iñaki Williams, que vive una situación similar. Renovaciones al alza, sin cláusula de rescisión en el caso del capitán y un cariño a los colores y a la ciudad.

Muniain no se ha ido del centro de Bilbao a la típica casa grande en las afueras que tienen muchos futbolistas. No evita los focos, tampoco fuera del campo. Mantiene la misma cuadrilla de amigos con los que ha crecido y cuida muy bien su espacio personal. Aunque tiene profesionales cerca que le aconsejan, gestiona él mismo sus redes sociales y desde hace un tiempo ha dado un paso más allá en su preparación física.

"Le hablas de ser una leyenda y..."

Consciente de que las lesiones en los cruzados le dejaron fuera de algunas grandes gestas del Athletic, como la Supercopa de España de 2015, tiene su propia preparación específica en casa más allá de la que se realiza en la ciudad deportiva. Tiene un gimnasio y sigue las directrices de los profesionales del club y los externos, además del nutricionista. «Pensaban que iría de estrellita, pero no, a los entrenadores les llama la atención ese compromiso», destaca Jabotxa. El '10' se entendió rápido con Berizzo, con Ziganda, con Garitano, con Marcelino... Consecuencia de un cambio de carácter dentro y fuera del campo. «No tiene problema en expresar lo que piensa y eso tiene sus cosas buenas y malas. Pero lleva hasta el final eso de ser auténtico», indica Jabotxa.

Como premio a ese sacrificio, Muniain levantó la Supercopa de 2021 ante el Barça. Una alegría que se tornó en decepción al perder la final de Copa contra la Real Sociedad. Una derrota que dolió en Bilbao y que dejó la imagen de la madurez de Muniain: de pie sobre el césped, esperó a que el eterno rival celebrara el trofeo y les aplaudió. «Eso es ser un capitán», elogian desde el club la humildad de quien no se cree nada: «Le hablas de ser una leyenda y responde que a por el siguiente partido», comenta Jabotxa.


Etiquetas:  #Muniain #y #la #reinvención #de #Bart #Simpson #Pensaban #que #iría #de #estrellita #pero #no

COMENTARIOS