Nadal se sobrepone a la reacción de Shapovalov y a los problemas estomacales y estará en semifinales
15:54
25 Enero 2022

Nadal se sobrepone a la reacción de Shapovalov y a los problemas estomacales y estará en semifinales

Venció por 6-3, 6-4, 4-6, 3-6 y 6-3, en cuatro horas y ocho minutos. Vuelve a la penúltima ronda del torneo tres años después y se enfrentará al italiano Matteo Berrettini.

Australia Rifirrafe entre Shapovalov y Nadal en pleno partido: "Sois unos corruptos" Más información Todas las noticias sobre el Open de Australia

Intuía Denis Shapovalov, según su propio discurso, una larga batalla. Y la hubo.Todo parecía bajo control para Rafael Nadal, que dominaba por dos sets a cero y había desactivado al joven canadiense, quien tardó en aparecer pero resurgió cuando se le daba por muerto y, ayudado por el déficit de energía que asoló a su rival debido a problemas estomacales, llevó el partido al límite. Era difícil imaginar que pudiera suceder algo semejante a la vista de lo acontecido hasta que a Nadal se le escapó el tercer parcial. No supo gestionar la remontada Shapovalov, que cedió pronto su servicio en el quinto, vio cómo su rival recuperaba acierto con el saque, y desaprovechó tres bolas de break en sus dos primeros turnos de resto.

Una vez más, en una alarde de resiliencia y veteranía, el español sacó adelante un partido que se le había puesto muy complicado y estará en la madrugada del viernes en sus séptimas semifinales del Abierto de Australia, las trigesimosextas en un torneo del Grand Slam, tras vencer 6-3, 6-4, 4-6, 3-6 y 6-3, en cuatro horas y ocho minutos, y se encuentra a dos partidos de volver a conquistar, 13 años después, el Abierto de Australia, y sumar el vigesimoprimer major, con el que se quedaría solo en las alturas, con uno más que Federer y Djokovic.

No hay antídoto para Nadal en su impresionante regreso a la competición después de cinco meses lesionado. Tras ganar el ATP 250 de Melbourne, consiguió su octava victoria consecutiva, y lo hizo con un grado de combatividad que reafirma sus opciones de pelear por todo. En condiciones normales, podría haberse topado con Novak Djokovic en la penúltima estación, pero, ausente el serbio, ante quien ha perdido dos finales en este torneo, tras el turbulento episodio que terminó en su deportación del país, se las verá con el italiano Matteo Berrettini, que también necesitó de cinco sets para deshacerse del francés Gael Monfils.

Tras dos años seguidos cayendo en cuartos, ante Stefanos Tsitsipas y Dominic Thiem, Nadal vuelve a la penúltima ronda del torneo. Sólo una vez, en 2008, contra Jo-Wilfred Tsonga, se quedó en semifinales. Al triunfo de 2009 añade cuatro finales perdidas, pues también cedió contra Stan Wawrinka, en 2014, y Federer, en 2017. Son ya 22 victorias consecutivas frente a zurdos, precisamente desde que aquel muchacho llamado Shapovalov le derrotó hace un lustro en los octavos del Masters 1000 de Montreal.

Su comienzo fue incontestable. Firme con el servicio, dominó a un rival errático, que concedió en blanco su segundo turno de saque con una sucesión de errores. Le costó soltarse al canadiense, desenvolverse con la fluidez que le caracteriza. No afinaba con el golpe de inicio, topándose con las buenas prestaciones al resto en el otro lado de la red. En el tercer partido en jornada de día de los cuatro que ha disputado en el torneo, Nadal rentabilizó en el inicio las condiciones que le son favorables; su bola escuece más, sus impactos se envenenan con mayor facilidad.

Inconsistente el canadiense

Shapovalov, decimocuarto favorito, es un tenista que juega a arreones. Puede resultar difícil de contener cuando está tocado por la inspiración, por una inercia de aciertos encadenados, o mostrar toda su vulnerabilidad cuando no consigue moverse cerca de la línea y tomar la iniciativa. Venía con el aval de haber derrotado en tres sets corridos a Alexander Zverev, tercer favorito, pero el envite en esta ocasión era mucho mayor; Nadal penaliza con un alto precio la inconsistencia. Semifinalista del último Wimbledon, esta vez Shapo no pudo repetir el logro.

Antes de iniciarse el segundo parcial, el canadiense se quejó ante el juez de silla, Carlos Bernárdez, porque su adversario se demoraba cuando él ya se encontraba listo para servir. El diálogo entre ambos se reprodujo con la incorporación de éste a la breve conversación. Nada de esto desestabilizó al español, en principio inmune también a la mejoría de Shapovalov, más certero con el servicio, capaz de sostenerse mejor en el segundo parcial.

Nadal percutía sobre el revés a una mano del jugador nacido en Tel Aviv, a quien, no obstante, se le resistía la pelota de rotura, entre otras razones porque en las pocas ocasiones de que disponía para provocarla, erraba con restos sobre segundo servicio. Funcionaba la derecha paralela de Nadal. El break en el séptimo juego del segundo set tuvo un peso capital. Dos de dos presentaba el manacorense a la hora de transformar sus opciones.

El canadiense creyó ver una rendija para volver al partido con sus dos primeras opciones de rotura en el sexto juego del tercero, sofocadas por sendos saques ganadores. Sí sacó provecho del desacertado noveno juego del español, que cometió doble falta y le dio vida, entregando después el tercer set. Fue entonces cuando comenzaron sus problemas y pendió de un alambre la victoria. Declinó su servicio, hubo de pedir atención médica y necesitó apurar hasta el último parcial, donde recobró sus armas para certificar su pase. Ahí, en las distancias cortas, y en los grandes escenarios, pocos se mueven como él, incluso en las situaciones más adversas.


Etiquetas:  #Nadal #se #sobrepone #a #la #reacción #de #Shapovalov #y #a #los #problemas #estomacales #y #estará #en #semifinales

COMENTARIOS