No le venden, llega con la camiseta del rival y acaba peleándose con los de seguridad
14:44
6 Enero 2021

No le venden, llega con la camiseta del rival y acaba peleándose con los de seguridad

Didier Lamkel Zé es un jugador del Royal Amberes que ha protagonizado la primera imagen surrealista del 2021. Al final, acabó pidiendo perdón.

Solo llevamos unos días de 2021, pero ya hay un serio candidato a ser el protagonista de la escena más surrealista del año. Su nimbre es Didier Lamkel Zé, futbolista camerunés que pertenece al Royal Amberes, club del que fue apartado el pasado mes de octubre. Didier quiere salir a toda costa del equipo en este mercado de invierno y hasta tiene un club interesado en su fichaje, el Panathinaikos, pero de ningún modo saldrá gratis.

El jugador quiere que el Royal Amberes le libere para poder unirse a las filas del equipo griego sin coste alguno. Y viendo la respuesta negativa del club, Didier ha decidido ponerse en rebeldía para presionar por su salida. ¿Cómo lo ha hecho? Presentándose el lunes en el estadio de su club actual con la camiseta de su gran rival, el Anderlecht.

La escena quedó plasmada por un fotógrafo y es que no quedo en una simple anécdota. El personal de seguridad no le dejó entar a las instalaciones, quizás por aparecer con la camiseta rival o por no formar parte del primer equipo en su situación actual. Al final, todo resultó en un forcejeó entre el jugador y los de seguridad para tratar de abrir la puerta a la fuerza.

Lamkel Zé tuvo un lunes rebelde. "Es simple, quiero ir a Grecia. He dado mi consentimiento. No juguéis con mi carera", decía en su cuenta de Instagram todavía ataviado con la camiseta del Anderlecht. Por la tarde acudió a entrenarse con el equipo e hizo una pintada en su taquilla del vestuario. Hasta avisó que al día siguiente acudiría vestido del Beerschot, rival histórico del Amberes.

Sin embargo, Didier cayó arrepentido: "Quiero disculparme con el club y la afición de Amberes, son unos aficionados magníficos que siempre me han apoyado. Reaccioné así porque mi cabeza estaba en otro lugar. Tengo muchas ganas de disculparme. No me olvido ni de mis compañeros, ni del vestuario, ni del cuerpo técnico que me ha apoyado desde mi llegada. Estoy disponible para el club si el entrenador me necesita", dijo pidiendo perdón por su actitud.

Habrá que ver si ese paso atrás del jugador en su rebeldía le sirve para lograr la carta de libertad y poder fichar durante el actual mercado de invierno por el Panathinaikos. De momento, estas imágenes solo podrían acabar siendo más surrealistas si Didier se queda en el Amberes y vuelve a jugar, esta vez sí, con su camiseta.


Etiquetas:  #No #le #venden #llega #con #la #camiseta #del #rival #y #acaba #peleándose #con #los #de #seguridad

COMENTARIOS