Noche ''legendaria'' de infarto y lágrimas en París
20:22
18 Diciembre 2022

Noche ''legendaria'' de infarto y lágrimas en París

Las autoridades habían preparado un fuertedispositivo de seguridad para evitar incidentes, sobre todo en los Campos Elíseos.

Crónica Messi cierra con el Mundial ante Francia el relato de un dios del estadio y abre en canal el corazón de Argentina Opinión Messi, el jugador de todos los tiempos gana la final de todos los tiempos Buenos Aires Argentina se convierte en el país más feliz del mundo: "No somos un país de mierda" Héroe Messi se gana la eternidad

Este domingo la pizzería argentina París Boca, en el centro de la capital, ha sido una auténtica montaña rusa de emociones. No se vivía una tarde igual desde que abrieron el local Natalia, que es argentina, y su marido, Anne Louis, francés. En este bar se ha cantado esta tarde el himno argentino pero también la Marsellesa. Mar, Ariel y Denis, española, argentino y turco, están con los albicelestes. Hay chilenos e italianos. También franceses. Las aficiones están repartidas. Al segundo gol de Argentina, los fans de Francia salían a tomar el aire.

Ese que ha faltado en los más de 120 minutos a las aficiones de ambos equipos en una final calificada de "legendaria" y "antológica" por los propios franceses. En las calles y bares de París se ha vivido una tarde interminable, de infarto, con un partido "a la altura". "Estoy orgullosa, muy orgullosa del equipo y de esta final que se ha jugado. Ha sido histórica", señalaba una francesa de origen congoleño tras el pitido final.

"Es que el partido de hoy era la peor combinación posible", bromeaba Natalia. Montó esta pizzería con Anne Louis, aunque ella se ha adelantado al resultado y le ha regalado una camiseta albiceleste, que él ha lucido mientras servía tranquilamente cervezas y pizzas a los aficionados. "En cualquier caso ha sido un gran partido, y una victoria para ambos", dice.

Justo al lado, en un local llamado Rox, este regentado por marroquíes, el pitido final acababa con decepción, pero también con un fuerte aplauso para las dos aficiones. "Es una lástima porque hemos merecido ganar, pero ha sido una gran final", explica Fabien, que, como su novia, está afónico de tanto gritar.

En este local arrancaron la segunda parte (aún en contra para Francia) aplaudiendo las paradas de Lloris, el portero bleue, y empezaron la prórroga (ya con el empate) cantando la Marsellesa y gritando "Kylian, Kylian", en referencia a Mbappe.

"Se veían ganadores"

En París está tarde nadie pensaba que la fiesta en los Campos Elíseos se iba a sustituir por la del equipo albiceleste. Parte de sus aficionados se dirigen al Pont Neuf, donde tiene previsto reunirse para la celebración. Explican que allí se encuentra uno de los restaurantes más conocidos en París: Volver.

Por las calles, hace solo unos días llenas de banderas y fuegos artificiales, esta tarde hay silencio. La decepción cala en una Francia que hasta el último penalti se veía campeona. Esta misma mañana se había cambiado el cartel de la parada de metro Argentine por otro que ponía "Francia". "Es un detalle que dice mucho. Se veían ganadores", dice Mar, aficionada del equipo de Leo Messi.

Luis, otro francoargentino que vivió hasta los 12 años en París antes de mudarse a Buenos Aires, no tenía mucha fe en que fuera a ganar su equipo, aunque ahora se va a celebrarlo. "La verdad es que nos veía con las tres estrellas. Si a ellos, que estaban más seguros por haber ganado el último Mundial", señala.

"Hemos pasado miedo"

El país estaba hoy totalmente volcado con la final del Mundial, la cuarta que disputan en los últimos 24 años. Los comercios habían cerrado a mediodía. A la una de la tarde, tres horas antes del encuentro, ya había colas en los bares, cafeterías y discotecas, que estos días, hoy concretamente, están haciendo un negocio inusitado.

Las autoridades habían preparado un fuerte dispositivo de seguridad en todo el país para evitar incidentes, sobre todo en los Campos Elíseos, donde se esperaba que miles de aficionados celebraran la victoria.

Tras la derrota tampoco se descartan incidentes. A mitad del partido, varios agentes de la Policía han tenido que escoltar la entrada del París Boca después de que algunas personas aporrearan violentamente la puerta en el descanso. "Hemos pasado miedo. Han vuelto después, cuando Francia ha marcado los dos goles. Hemos llamado a la policía y ya hemos visto el resto del partido con ellos en la puerta", explica Agustina, que se dispone a celebrar. "A lo mejor vamos a los campos elíseos".



Etiquetas:  #Noche #legendaria #de #infarto #y #lágrimas #en #París

COMENTARIOS