Oblak busca un oasis en su temporada más extraña
23:50
12 Enero 2022

Oblak busca un oasis en su temporada más extraña

El portero del Atlético vive un curso atípico: encaja más goles de los que evita. En 2020, en Yeda, fue clave para el pase a la final

Atlético El tercer asalto de Koke y otro guante a Joao Félix: "Dependerá de él" Otra Supercopa de la discordia Unos brazaletes de los que nadie sabe y una lluvia de millones en el desierto Testigo directo Asfalto, arena, normas muy estrictas y restricciones

Para confirmar la teoría de que Riad es (casi) inabarcable, lo mejor es tratar de asomarse a cualquiera de las 68 plantas del Burj Rafal, el segundo edificio más alto de la ciudad (308 metros). Obviamente, cuanto más alto, mejor panorámica. En ese vanguardista rascacielos, que parece haber sido plantado sobre la arena sin más, se esconden oficinas, alojamiento residencial y, por supuesto, un opulento hotel de cinco estrellas de la cadena Marriott, el Burj Rafal Riyadh, donde el Atlético ha montado su centro de operaciones.

Con un poco de suerte y sentido de la ubicación, si el polvo y la bruma lo permiten, tal vez la vista pueda localizar el estadio Rey Fahd, donde este jueves (20.00) los rojiblancos se enfrentan al Athletic, actual campeón, en busca de su segunda final en Arabia. Y tienen que darse todas esas circunstancias porque son 29 kilómetros los que separan ambos puntos. Una distancia ordinaria en el ADN de la capital saudí.

En una de las habitaciones del suntuoso Burj Rafal Riyadh andaba este miércoles Jan Oblak, tras completar la sesión matinal de activación y, ya por la tarde (noche en Riad), cumplir con el entrenamiento en el estadio Príncipe Faisal. Tanto él, como el resto de la expedición, vieron el clásico por televisión. La panorámica de la Supercopa de España ha cambiado para el Atlético en un mes y medio. Entonces viajaba (más o menos) a la velocidad que se le presuponía, pese a los siete puntos de distancia con la cabeza de la Liga. Entonces, el torneo tenía más pinta de incordio.

Un mes y medio después, el Atlético se encuentra a 16 puntos del Real Madrid y enfrascado en una espontánea batalla por un puesto en la próxima Champions, junto a un amplio ramillete de rivales (Betis, Barcelona, Real Sociedad, Rayo...). Por eso la Supercopa ha dejado de ser una molestia para convertirse en una suerte de oasis en medio de unas aguas que no terminan de calmarse. La hemorragia de aquellas cuatro derrotas seguidas, algo inédito en los 10 años de Simeone, ensombreció las vacaciones. Y aunque han estrenado el año con mejor cara y resultados, siguen sin purgar algunos de sus pecados. De ahí la trascendencia de la cita en Riad. La aventura ya no incomoda, es un desafío.

23 paradas, 24 goles recibidos

Por los guantes de Oblak, como ha sido habitual casi desde su llegada, pasa buena parte del destino del Atlético. Y eso, en cualquier otro momento, sería motivo de tranquilidad. Pero no ahora, ya que el portero esloveno, segundo capitán, vive una situación ignota. Los números, siempre crudos, desvelan que esta temporada ha encajado más goles en la Liga de los que ha evitado. Son 23 paradas por 24 tantos recibidos. Son 11 visitas ligueras sin una sola portería a cero. Un dato que se agranda hasta los 14 con los tres duelos de Champions. De la última vez que Jan Oblak dejó su puerta a cero lejos del Metropolitano han transcurrido ya ocho largos meses: fue el 8 de mayo de 2021, en el Camp Nou (0-0).

Sería un dato anecdótico para cualquier equipo, pero no para el madrileño. Y mucho menos para Oblak: 167 porterías a cero en 329 partidos. El estado del portero esloveno es un poco el termómetro del equipo. Cierto es que el domingo, en el estadio de La Cerámica, acertó a desviar el penalti de Gerard Moreno, pero también que sus guantes volvieron a temblar donde antes detenía el tiempo con la mirada. Recién cumplidos los 29 años, vive una situación extraña: hasta 10 equipos han encajado menos goles. Hubo años en los que en enero ya tenía casi abrochado alguno de sus cinco Zamoras. Jan se encuentra con la necesidad de recuperar aquellos superpoderes que ya exhibió en esta misma tierra, frente al Barça, durante la Supercopa que se celebró en Yeda, en 2020. En la de 2014, semanas después de llegar al Atlético, era joven y suplente.

«Conocemos su nivel y para mí es el mejor portero del mundo. Aunque este año no estamos teniendo la fortuna de otros años, le vemos fuerte», le defendía este miércoles Koke, con quien comparte galones en el vestuario.

Sobre el tapete de Riad estará Ángel Correa, claro. Un tipo en el que siempre se puede confiar. Pero hoy y en esta temporada, más que nunca. Porque confianza le sobra al argentino, que renovó hace unos días hasta 2026 y podría completar más de una década (fichó en 2015) como rojiblanco. Sólo eso explica el gol desde casi 50 metros que firmó en Villarreal. El mejor de los 53 que ha anotado en 306 partidos con el Atlético. Él fue quien selló el billete para la final de la edición de 2020, tras ajusticiar al Barcelona (2-3) en Yeda.

A mil kilómetros de allí, tendrá el Atlético la ocasión de pelear por su tercera Supercopa. En cierto modo, tampoco tiene mucho que perder.


Etiquetas:  #Oblak #busca #un #oasis #en #su #temporada #más #extraña

COMENTARIOS