Omar Montes: ''C. Tangana y Rosalía son de clase media-alta y eso se nota''
01:03
24 Noviembre 2022

Omar Montes: ''C. Tangana y Rosalía son de clase media-alta y eso se nota''

El de Pan Bendito publica su proyecto más ambicioso hasta la fecha. Un disco sin casi AutoTune donde fusiona flamenco y ritmos urbanos. Cuenta con la colaboración de Estrella Morente, Farrukito o El Capullo de Jerez

Entrevista Israel Fernández: "Estoy seguro de que a cualquier joven le gusta una copla bonita" Entrevista Khaled: "Yo no he podido decir a mi madre que venga a un concierto porque no comparte lo que hago" Ídolos Lea todas las entrevistas de la serie

Entre bromas sobre la armadura de oro que le ha hecho Cartier y anécdotas del barrio, Omar Montes explica cómo el miedo a la muerte de su abuela le ha llevado a embarcarse en su proyecto más complicado.

A ella le diagnosticaron un cáncer hace un par de años y él pensó que tenía que trabajar en un álbum que fuera más allá de crear canciones para la discoteca. El resultado es Quejíos de un maleante y sale a la luz este viernes. Un disco sin prácticamente AutoTune donde fusiona flamenco y ritmos urbanos y en el que ha contado con referentes como Farruquito, Estrella Morente, Tomatito, La Tana, Israel Fernández o El Capullo de Jerez.

"Vi las cosas mal y quise hacer una obra maestra para ella. Quiero que sea un movimiento, que se estudie dentro de cincuenta años", explica desde las oficinas de Sony en el centro de Madrid. "Aunque han sido dos años para quitarme la vida", afirma, "el reguetón lo hago en dos horas y esto tiene mucha complicación".

PREGUNTA - ¿Sientes que ya se te toma en serio?

RESPUESTA - Bueno, como todavía no he sacado el disco aún no sé la reacción. Igual me meten preso. Pero creo que a la gente le va a gustar.

P.- ¿Y que hay de la opinión de los otros artistas? En el disco colaboran muchos con una trayectoria y un peso importante en la industria. Quizás no habrían trabajado con ese Omar que se hizo popular por salir en las revistas del corazón.

R.- Ah, claro. Pero algunos me conocen desde hace tiempo porque me han escuchado cantar flamenco. Ya sabían mi potencial.

P.- ¿Ha podido ayudar también que todo lo que saques se convierta en éxito? Ellos tendrán mil propuestas.

R.- Sí, sí, sí. De hecho, me han dicho: "que sepas que eres la única persona urbana con la que colaboro". En el flamenco da igual que estés más pegado o menos. Se trata de hacer las cosas con respeto, amor, sentido y compás. No es tan fácil como en el reguetón. A Estrella Morente te aseguro que se la suda colaborar con Bad Bunny o a Duquende con Anuel. No lo harían ni por dinero. Pero conmigo sí porque al final me conocen y conocen mi vibra. Entre gitanos siempre crecemos con un compás, con un respeto a nuestros mayores y con diferentes cosas que compartimos. Eso lo hace más fácil.

P.- El flamenco es muy purista y te pueden acusar de, no sé, hereje por fusionarlo con el trap o el drill. A Rosalía en Malamente se la culpó de apropiación cultural. ¿El contar con artistas como ellos te libera de presión ante posibles críticas?

R.- Claro. Y yo llevo cantando flamenco desde pequeño aunque por lo que se me conozca sea por lo urbano. Tú me has escuchado Alocao o La Rubia, pero yo he hecho bulerías que realmente un artista urbano no puede cantar. Lo hace a lo mejor la Rosalía y ya.

P.- ¿Y crees que artistas como Rosalía o C. Tangana te han allanado el camino en esto de fusionar el flamenco y lo urbano?

P.- Lo mío es un poco diferente. Ellos como que son de una clase media-alta y eso se nota en su música, en su estética... En todo. Yo estoy haciendo flamenco de bajo mundo, no es un flow Tangana o Rosalía. Salgo con los míos vestidos con estética drill, encapuchados, todos de negro. Lo llevo enfocado al maleante, va a otro sitio.

P.- ¿Cómo piensas que va a recibir el público un disco tan diferente a lo que has publicado hasta ahora? ¿Te da vértigo la reacción?

R.- No, es que ¿sabes qué pasa? Llevo dos años haciendo esto tan concienciado y cuidando hasta el mínimo sonido que no tengo duda de que va a ser un éxito.

P.- Antes de empezar la entrevista comentabas que un reguetón lo haces en media hora y triunfa. Este disco de flamenco te ha llevado dos años. Cómo artista, ¿qué te hace sentir más orgulloso: un éxito con poco esfuerzo o algo como esto?

R.- El flamenco porque he puesto más de mí. Además, he colaborado con artistas que para mí son referentes a nivel mundial. Los flamencos me lo han dado todo cuando es muy difícil que los flamencos de respeto te lo den.

P.- ¿Y cómo conseguiste la colaboración del reguetonero Farruko? Es el único no flamenco de todo el disco.

R.- Él me llamó. Me dijo que había escuchado La llama del amor y que quería colaborar. Pero no me tuvo que convencer. Yo soy su mayor fan. Farruko es tremendo. Me encanta. Es el tío latino con el que mejor me he llevado de todos los que he conocido. Le quiero un huevo.

P.- ¿En qué momento surge que vuestra canción sea un remix de El patio de Godella, que es un tema que sonaba en los politonos de los móviles de los 2000?

R.- Pues un día estaba en el estudio y empecé a tararear y me recordó a Godella, el reformatorio de Valencia. Así que pensé en hacerlo mezclando dancehall y flamenco, metiéndole unas palmas... Se lo pasé a Farruko y le voló la cabeza. Me dijo: 'esto va a ser un palo'. Después me mandó sus voces y se me ponían los pelos de punta.

P.- Has contado en Instagram que vais a sacar un remix juntos de Pepas, que es su tema más emblemático. Pero él dijo hace meses que se arrepiente de esa canción por hablar de pastillas e incitar a tomar drogas.

R.- ¡Pero es un Pepas gitano! No puede hablarte de drogas ni de malas cosas. Es una canción para pasárselo bien y salir. Ya está hecho, porque estaría feo mentirte con esos ojitos tan bonitos que tienes. Lo hicimos en Miami hace dos semanas. Me encantaría ponértelo, pero no puedo.

P.- Te quería preguntar también por la colaboración de Malú. ¿Por qué ella? Quizás ahora mismo no es una artista con tanto éxito como antes.

R.- Es que me da igual que Malú tenga más o menos éxito. Eso es una opinión vuestra. Yo no la llamo porque quiera rescatarla o no. No miro eso. Simplemente me encanta. Pensé en ella para hacer esta canción porque me gusta su flow y yo no colaboro con un artista porque esté más o menos pegado. Eso es una gilipollez. ¿Cuántos artistas no conoce nadie, sacan una canción, y al día siguiente son números uno mundiales? Ahora con Spotify o TikTok todo puede pasar. Eso de "por qué ahora Malú", son cosas de los haters, que hablan mucho.

P.- Ahora que hablas de TikTok, ¿lo tienes en cuenta a la hora de crear canciones? Hay artistas que han reconocido que sí buscan estribillos pegadizos para que se vuelvan virales.

R.- No. Si pega, pega. Yo intento hacer una canción bonita con una temática bonita. Si tengo que pensar en TikTok estoy jodidísimo porque no sé de esas cosas.

P.- Llevas muchos años ya en el ojo público. ¿Cuándo tienes críticas o hay polémicas en torno a ti lo pasas mal o es algo que no te afecte? Se me ocurre el lío de este verano con el chico que te lanzó un mechero al escenario.

R.- Es que depende de lo que sea criticar para ti. Si son15, 20 o 30 personas en Twitter entonces sí. Pero si llego al barrio y me dicen: "¿Al del mechero cómo no le has cogido y le has dado una torta? Demasiada paciencia has tenido" o "menos mal que no estaba tu hijo porque si le da le deja tuerto"... Se está cogiendo la mala manía de tirar cosas a los artistas y yo no veo que a tu madre barrendera o tu padre carnicero le tiren cosas. ¿Por qué a mí sí? No es diferente una profesión de otra.

P.- Si yo entiendo tu explicación, pero me gustaría saber si te agobias cuando pasan cosas así.

R.- Me agobio si llego al barrio y me dicen que he estado mal. Si los míos me dicen que he hecho algo mal es porque es verdad. Que me lo digan en Twitter, donde se alían contra mí para dar por saco, pues sinceramente me da igual. Tengo vida fuera de Twitter.

P. El próximo día 30 vas a actuar en la fan zone española del Mundial de Qatar, ¿por qué decides ir, sabiendo que se está criticando a los artistas que participan en él por la falta de derechos humanos?

R.- Pues porque a mí me contrata la selección de mi país y creo que no se pueden trasladar los problemas internos que tienen que arreglar la federación o los políticos. Que yo vaya o no vaya creo que no va a cambiar mucho la situación. A mí me llama la Selección y me dice: "Omar, queremos contar contigo". ¿Qué muchacho de este país no quiere estar apoyando a su selección? Es un sueño desde pequeño poder estar con los futbolistas ahí. ¿Qué todos los que están en Qatar haciendo rollos raros en contra del colectivo LGTBI o en contra de las mujeres son unos mierdas? Sí. Pero a mí ellos me dan igual. Yo no pretendo ir allí a blanquearlos. Ellos me la sudan. Todo lo que se haga allí yo no lo apoyo ni lo comparto. Yo quiero estar con mi gente, echar el rato y apoyar a mi país.


Etiquetas:  #Omar #Montes #C #Tangana #y #Rosalía #son #de #clase #media #alta #y #eso #se #nota

COMENTARIOS