Once diputados de PSOE y Unidas Podemos rompen la disciplina de voto para elegir los jueces del Constitucional
01:36
12 Noviembre 2021

Once diputados de PSOE y Unidas Podemos rompen la disciplina de voto para elegir los jueces del Constitucional

El TC da el plácet a los cuatro candidatos designados con un voto en contra

Tribunal Constitucional Pablo Casado prometió a Enrique Arnaldo que lo haría magistrado Política Inquietud en el Gobierno ante la fuga de votos en los nombramientos del Tribunal Constitucional

Un grupo de diputados díscolos del PSOE y Unidas Podemos ha roto la disciplina de voto y no ha respaldado a Enrique Arnaldo y Concepción Espejel, los candidatos del PP, como nuevos magistrados del Tribunal Constitucional. Al primero, el más polémico de los cuatro, le han faltado hasta 11 votos.

A pesar de las críticas, se ha terminado por imponer el pacto a tres entre socialistas, populares y morados y las dos personas propuestas por el PP han logrado salir elegidas juntos a Inmaculada Montalbán y Ramón Sáez.

El PSOE (120), PP (88), Unidas Podemos (34) y Foro Asturias (uno) suman 243 diputados. Ésta es la cifra exacta de apoyos que tenían que haber alcanzado como mínimo los cuatro candidatos al Tribunal Constitucional en la votación secreta y telemática que se ha celebrado hoy en el Congreso. A lo que habría que sumar el apoyo puntual de otros partidos minoritarios. Sin embargo, el resultado de la votación dista mucho de ser así, dejando a la luz contestación interna, principalmente, en el PSOE y Unidas Podemos, pero tampoco hay garantía alguna de que todos los diputados populares hayan votado lo que debían.

Arnaldo, el candidato más polémico por sus estrechos vínculos con el PP y por presuntas irregularidades, y que había generado una fuerte oposición interna en el seno del PSOE y Unidas Podemos, tan sólo ha cosechado 232 votos. Son 11 menos de los del pacto. De igual modo, Espejel ha logrado 237. Seis menos.

También ha habido fugas en los candidatos propuestos por el PSOE y Unidas Podemos. Inmaculada Montalbán y Ramón Sáez han reunido 240 votos. Tres menos del pacto. Los dos han contado con el voto de Compromís, así que eso implica que la falta de apoyos previstos es de cuatro.

Los datos anunciados por el Congreso es que tan sólo se han emitido 249 votos. Y de ellos ha habido ocho en blanco y uno nulo. Esto explicaría algunos de los votos ausentes, pero no todos los que faltan.

Uno de los votos en blanco es el del ex ministro José Luis Ábalos. Fuentes cercanas al diputado socialista han explicado que ha sido un "error" que no se ha podido corregir. El voto nulo pertenece al también socialista Mariano Sánchez.

En paralelo, un nutrido grupo de diputados no ha querido participar siquiera de la votación para no "validar" este "apaño" de PSOE, PP y Unidas Podemos para "repartirse los sillones" de la Justicia, ya que lo consideran un "insulto" a la democracia y una "vergüenza". Son los parlamentarios de Vox, Ciudadanos, PNV, ERC, Junts, PDeCAT, Bildu, Más País, CUP o BNG.

Antes y después de la votación se ha desatado un Cluedo en el Congreso para averiguar quiénes son los diputados que se han rebelado y han incumplido las directrices. La más pública de todas las deserciones ha sido la del diputado socialista Odón Elorza. Él mismo la ha anunciado.Fuentes del PSOE aseguran que sólo él y los otros dos que se han equivocado están en sus filas. Nadie más porque han fiscalizado la votaciones de los suyos. Así que la mirada respecto a los otros 8 votos que faltan se dirigen a Unidas Podemos, donde se sabe que hay díscolos pero no el número exacto. Como máximo serían esos ocho. Casi una cuarta parte del grupo parlamentario morado.

El diputado del PSOE Odón Elorza, tras anunciar su voto díscolo..El diputado del PSOE Odón Elorza, tras anunciar su voto díscolo..EFE

"Tras una reunión con la dirección del Grupo Socialista en la que he explicado mi posición de cara a la votación, he efectuado con responsabilidad el voto telemático en el que no he apoyado al Sr. Arnaldo, en defensa del prestigio y la dignidad de las instituciones del TC y Congreso", ha explicado Elorza, dando a conocer su posición.

A continuación, la dirección de Grupo Socialista ha anunciado que "estudiará en los próximos días el caso y tomará una decisión al respecto" sobre una posible sanción al diputado vasco.

En cuanto a Unidas Podemos, dos miembros del grupo parlamentario han salido de las sombras y han reconocido su desmarque. Dicen haber actuado "en conciencia".

El hecho de que la votación fuera secreta y telemática abría la puerta a las deserciones sin que trascendiera la identidad de aquéllos que rompieran la orden de las direcciones del PSOE y Unidas Podemos de votar a favor de los cuatro candidatos que cerraron un acuerdo con el PP. Pese a todo, hasta los propios dirigentes reconocían que era una situación incómoda en la que se tenían que poner "una pinza en la nariz" para votar a Arnaldo.

Pero no todos han estado dispuestos a ponérsela. Algunos habían levantado la voz en estos días previos. En el PSOE fue primero Odón Elorza y luego en Unidas Podemos fueron las diputadas Gloria Elizo y Meri Pita las que en un artículo manifestaron que el "precio a pagar" era "sencillamente inasumible" Apenas una hora antes de cerrarse la votación y difundiendo de nuevo su artículo de opinión, Elizo proclamó que "bastan pequeños gestos de coherencia, aislados actos de dignidad, para provocar grandes cambios".

El papelón del día ha sido para Antón Gómez-Reino, el diputado de Unidas Podemos que ha tenido que defender desde la tribuna el voto a los cuatro. "Nuestro voto nunca va a ser a favor del señor Arnaldo o la señora Espejel", ha explicado Gómez-Reino, sino "para acabar con el secuestro al que el PP ha sometido a los órganos constitucionales".

Tras su intervención, la bancada de Vox y Ciudadanos ha hecho sorna con el diputado de Unidas Podemos con aplausos y gritos de "sí se puede". Y es que, el debate parlamentario ha sido un trago difícil para los morados en todos los sentidos, por ser el blanco de las dianas de los grupos críticos. Por ejemplo, Edmundo Bal de Ciudadanos ha ironizado con que venían a "regenerar" la vida política y han terminado por perpetrar una "pantomima" para colocar a personas afines en los órganos institucionales: "No le den lecciones nunca mas a nadie".

Gabriel Rufián, junto a diputados que han decidido no participar en la votación.Gabriel Rufián, junto a diputados que han decidido no participar en la votación.EFE

Diputados socialistas vigilados

El temor a una desbandada de votos llevó al PSOE a establecer un férreo control sobre sus diputados para, como dijo ayer Pedro Sánchez, "salvar el acuerdo" con el PP. Para ello, se les pidió en un correo electrónico que remitiesen una copia de su votación para certificar que escribían los cuatro nombres pactados y no se dejaban fuera a ninguno. Es decir, que estaban vigilando para saber quién cumple y quién no.

En el caso de Unidas Podemos no ha habido ningún control sobre los diputados y tampoco tenían intención de hacer una fiscalización a posteriori.

La tensión ha sido patente en las filas socialistas, moradas y entre los miembros del Gobierno a lo largo del día. Es elocuente cómo hoy todos y cada uno de sus miembros han salido huyendo de las preguntas de los periodistas en el Congreso y cómo han rehusado contestar las preguntas. Entre ellos, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, uno de los artífices del acuerdo.

El único que ha querido mojarse ha sido el portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Felipe Sicilia, que ha reiterado el mensaje que ya pronunció ayer: los diputados socialistas cumplirán porque son "respetuosos" con los acuerdos.

Desde el Gobierno de coalición, se echa la pelota al tejado del PP y dice que es ese partido el que debe responder por los candidatos que propone. Sin embargo, el desgaste está afectando a PSOE y Unidas Podemos por aceptar el "trágala" de Arnaldo a cambio de renovar el tribunal de garantías.

Tribunal de Cuentas y Defensor del Pueblo

El debate sobre el Tribunal Constitucional ha eclipsado la renovación de otros dos órganos constitucionales más: el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo. Ambas instituciones formaban parte del pacto a tres.

En el Tribunal de Cuentas, Enriqueta Chicano, María Dolores Genaro, Isabel Fernández Torres, Diego Íñiguez, y Miguel Ángel Torres Morato han logrado 239 votos y José Manuel Otero Lastres, uno menos.

Por su parte, Ángel Gabilondo ha conseguido 240 votos para ser Defensor del Pueblo. En su caso, falta ahora que se pronuncie el Senado para ser oficial.

Sede del Tribunal Constitucional.Sede del Tribunal Constitucional.EFE

El TC da el plácet a los candidatos designados por PP y PSOE con un voto en contra

ÁNGELA MARTIALAY

El Tribunal Constitucional ha dado su plácet a los nuevos cuatro candidatos que pasarán a formar parte del tribunal de garantías: Enrique Arnaldo, Concepción Espejel, Ramón Sáez e Inmaculada Montalbán.

Según informan fuentes del órgano a EL MUNDO, en una votación secreta, nueve magistrados del Pleno han votado a favor de la idoneidad de los candidatos y uno de ellos en contra de los cuatro candidatos.

Fuentes jurídicas explican que los magistrados se han limitado a comprobar que los aspirantes cumplen con los requisitos formales recogidos en la Ley para ser magistrado del tribunal de garantías y que no ha habido debate sobre sus perfiles concretos.

De conformidad con el artículo 10.1 i) de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional es el Pleno quien debe proceder a la verificación del cumplimiento de los requisitos exigidos para el nombramiento de magistrado de la corte de garantías.

Tras una reunión que apenas ha durado veinte minutos, el Pleno ha acordado "expresar que las propuestas de nombramiento de nuevos magistrados reúnen los requisitos exigidos por la Constitución y la Ley Orgánica del Tribunal".

El acuerdo se comunicará al Congreso de los Diputados, a la Casa del Rey, al Senado, al Gobierno y al Consejo General del Poder Judicial.


Etiquetas:  #Once #diputados #de #PSOE #y #Unidas #Podemos #rompen #la #disciplina #de #voto #para #elegir #los #jueces #del #Constitucional

COMENTARIOS