Otra final de Champions: el Barcelona más fiable vuelve a su lugar
19:44
18 Junio 2022

Otra final de Champions: el Barcelona más fiable vuelve a su lugar

Derrota al Kiel en semifinales de la Final Four (30-34) y se enfrentará al Kielce polaco de Dujshebaev

Reportaje ¿Por qué Alex Dujshebaev nunca ha sido elegido el mejor jugador del mundo?

Una vez más, y van 16, el Barcelona jugará la final de la Champions: el balonmano tiene un propietario y viste de azulgrana. Como el año pasado, y el anterior, y así tantas veces a lo largo de la historia, el equipo regresó este sábado al único lugar donde se entiende, donde tiene sentido. Sin el título europeo, al menos sin disputar el partido por el mismo, cada temporada es un fracaso. Ésta no lo será, pues, después de vencer al Kiel en semifinales (30-34) gracias a un ejercicio de madurez.


En realidad, fue lo esperado. De aquellos cuatro años de sequía, de 2016 a 2019, ya no queda nada. Con el bloque central de la selección francesa, Dika Mem, Timothey N'Guessan y Ludovic Fabregas, el club ha consolidado un proyecto muy serio y, al mismo tiempo, con mucho recorrido. Pese al extraño cambio de entrenador del verano pasado y a las bajas de veteranos como Raúl Entrerríos o Cedric Sorhaindo, el nivel es altísimo. Este Barcelona debe ser el favorito al título europeo y así lo será pese a enfrentarse en la final (19.00 horas, DAZN) al Kielce polaco de Alex Dujshebaev, contra el que perdió en la fase de grupos.


Ante el Kiel en semifinales su solidez fue la clave. Sin el central Sander Sagosen ni el pivote Hendrik Pekeler, es decir, sin dos de sus tres referentes, el conjunto alemán lo fío todo a la intensidad y al ambiente de Colonia que tantas otras veces le había ayudado, pero esta vez le salió mal. Hasta el descanso, colgado del brazo del pivote Patrick Wiencek, el Kiel aguantó. Luego, con muchas exclusiones en su cuenta, se fue deshinchando y deshinchando hasta que, a falta de 10 minutos, ya estaba eliminado (26-32).


El Barcelona respondió a la agresividad del Kiel con velocidad, mucha velocidad, toda la que atesoran las piernas de Aleix Gómez -12 goles al final- y, en cuanto pudo, voló. Las paradas de Gonzalo Pérez de Vargas -muy desacertado en la primera parte- ayudaron y para todo lo demás sólo hubo que esperar al cansancio rival. Espera una final de Champions, una más, y van 16: el balonmano tiene un propietario y viste de azulgrana.



Etiquetas:  #Otra #final #de #Champions #el #Barcelona #más #fiable #vuelve #a #su #lugar

COMENTARIOS