Pablo Sarabia, la llave que abrió el grifo: el homenaje a su padre, la alternativa de Mourinho y su vínculo con Morata
13:20
30 Junio 2021

Pablo Sarabia, la llave que abrió el grifo: el homenaje a su padre, la alternativa de Mourinho y su vínculo con Morata

Desde su titularidad ante Eslovaquia, España suma 10 goles, con dos dianas y dos asistencias suyas. ''Era un jugador especial y determinante'', recuerda Toril, su entrenador en el Castilla.

Euro Los motivos por los que Luis Enrique no tiene dudas con Unai Simón y Morata Opinión La España de locos en el kilómetro cero de la gloria Juegos de Tokio Pedri, Oyarzabal, Asensio, Ceballos, Bryan Gil... Joaquín Caparrós Una España valiente, competitiva y con carácter Eurocopa Cuadro de la fase final

Con la selección española navegando entre dudas y el billete a octavos en el aire, Luis Enrique decidió pulsar tres botones. Frente a Eslovaquia, regresó Sergio Busquets, aterrizó César Azpilicueta y asomó Pablo Sarabia, que hasta la Eurocopa sólo había disputado 201 minutos con la selección. La apuesta, a la vista está, le ha salido impecable al seleccionador. El centrocampista ha sido elegido el mejor en los dos partidos, el defensa hasta se ha estrenado como goleador con España y Sarabia, sin hacer ruido, ha sumado dos goles y dos asistencias. También fue suyo el latigazo al larguero que el guardameta eslovaco palmeó a gol. Nadie le asegura que vaya a partir de inicio frente a Suiza, pero dispone de argumentos suficientes como para arrancar junto a Álvaro Morata (y otro) en ese cruce de cuartos que ayer, sobre el césped del estadio multiusos Petrovsky, bajo el congestionado cielo de San Petersburgo, comenzaba a apuntalar la selección.

Sarabia tiene 29 años y vive en París desde 2019. Antes lo había hecho en Sevilla, Getafe y Valdebebas, donde arrancó su historia. Neymar, Mbappé, Icardi o Di María son sus rivales por un puesto en el PSG. Una estelar panorámica que no le ha distorsionado la realidad. «Es un grandísimo descubrimiento y una pieza vital para el funcionamiento del grupo. Todos están encantados con él», reconocían desde el corazón del combinado nacional, horas antes de partir hacia a Rusia. Desde que es titular, España ha mutado en el equipo con más pegada del campeonato: 11 tantos en dos partidos.

Un verano diferente e insospechado para él, que tenía otros planes. «Estaba en el coche con mi novia y recibí una llamada. Ella creía en ese momento que nos íbamos de vacaciones, pero hubo un giro de los acontecimientos», relataba el futbolista nada más llegar a la concentración de Las Rozas. Llevaba dos años sin ponerse la camiseta de España y daba por hecho que este verano tendría vacaciones. La última llamada que recibió había sido de Robert Moreno, en noviembre de 2019. Marcó uno de los siete goles ante San Marino, durante la clasificación para esta Eurocopa, y no entró en los planes de Luis Enrique hasta que el 24 de mayo su nombre apareció en el vídeo que desvelaba la lista para definitiva.

«Es un chaval con una humildad increíble, no se esperaba venir y mira el papel que está desempeñando», añaden bajo el techo de la selección, cuyo cuartel general en San Petersburgo será el hotel Astoria. En esta aventura sorpresa, Sarabia no ha dejado de mirar al cielo. Perdió a su padre hace unos años y cada conquista ha sido un guiño hacia él: «Le habría encantado verme aquí». El saludo militar a la cámara nada más batir a Dominik Livakovic en el Parken fue su modo de canalizar el homenaje.

La alternativa en el Bernabéu

Su conexión con Morata viene de lejos. Ambos lucharon hace una década por el ascenso a Segunda con el Castilla. «Pablo era un jugador especial y muy determinante. Le poníamos detrás del punta o en una banda y siempre era decisivo. Se marchó muy pronto del Castilla y sentimos que a lo mejor le hubiera hecho falta un tiempo más», detalla a EL MUNDO Alberto Toril, que dirigió a Sarabia en la cantera del Real Madrid durante dos años. Junto a Álvaro conquistó dos Europeos, uno sub'19 y otro sub'21. Su vínculo es especial. «Crecieron juntos y fueron pasando todas las categorías juntos. A nivel técnico y conocimiento del juego, Pablo estaba un peldaño por encima del resto. Tiene un carácter fuerte y abierto, que le hacía ser un poco ser especial y líder sobre el campo», añade Toril, quien manejó un vestuario en el que también estaban Dani Carvajal o Lucas Vázquez, un año mayor. «Está en un momento de madurez y conocimiento del juego. Debería estar en un grande español», completa.

Sarabia saluda a la afición española en Copenhague.Sarabia saluda a la afición española en Copenhague.MARTIN MEISSNERAFP

En aquel título con la sub'21, ocho veranos atrás (2013), estaban también Koke y Thiago, que decidió la final frente a la Italia de Verratti, Insigne o Immobile con un hat-trick. Aquella tarde en Jerusalén, Julen Lopetegui decidió que Pablo no disputara ningún minuto. Sin embargo, cuando el árbitro señaló el final, corrió a festejar como si el triplete hubiera sido suyo.

A Pablo le hizo debutar en la élite José Mourinho. Fue en el último partido de la fase de grupos de la Champions frente al Auxerre, (4-0) en diciembre de 2010, sobre el césped del Santiago Bernabéu. Disputó 18 minutos y nunca volvió a ponerse la camiseta del primer equipo blanco. Tenía sólo 18 años. Su relato lo ha escrito entre Getafe, Sevilla y, desde 2019, París, donde creyó marcharse de vacaciones tras firmar siete goles y cuatro asistencias en 37 partidos. Se equivocaba. La Eurocopa le reservaba una ruta alternativa. El camino que tantas veces había soñado siendo crío.


Etiquetas:  #Pablo #Sarabia #la #llave #que #abrió #el #grifo #el #homenaje #a #su #padre #la #alternativa #de #Mourinho #y #su #vínculo #con #Morata

COMENTARIOS