Paulo Guedes: ''Brasil se convertirá en la mayor frontera de inversión''
01:52
20 Marzo 2021

Paulo Guedes: ''Brasil se convertirá en la mayor frontera de inversión''

El titular de Economía aboga por privatizaciones como las del sector eléctrico y de correos y defiende la independencia del Banco Central y la despolitización monetaria de Bolsonaro

Orden y progreso, se puede leer sobre la bandera de Brasil, en una posición preeminente dentro del despacho de Paulo Guedes. El ministro de Economía de la potencia latinoamericana demuestra en esta videoconferencia que cree en esas consignas, pero, a diferencia de otros políticos de su entorno, aspira a alcanzar esas metas a través del fomento de la competencia empresarial de las compañías privadas y no necesariamente con demostraciones de la fuerza inversora del Estado. Guedes (Río de Janeiro, 1949) hace gala de un carácter liberal que contrasta con el tradicional intervencionismo de su país y con no pocos regímenes de ese continente, tal y como desgranó en el foro Los retos del futuro de Brasil, organizado por EL MUNDO y Expansión con la colaboración de Santander y Telefónica.

Aunque la pandemia del coronavirus ha hecho especial mella en la nación liderada por Jair Bolsonaro, la segunda más castigada del mundo por detrás de EEUU, las perspectivas económicas sí traen buenas noticias. "El PIB cayó en 2020 un 4,1% aunque el FMI calculaba un 10%. Al final, países como Reino Unido, Francia, Italia, Alemania o Japón han tenido mayores caídas del Producto Interior Bruto que nosotros. Sólo China, EE.UU. y Corea del Sur tuvieron una caída menos significativa que la brasileña", recalca Guedes, conectado por videoconferencia en este encuentro presentado por Francisco Rosell, director de EL MUNDO, y conducido por Martí Saballs, director adjunto de este periódico, y Roberto Casado, corresponsal económico de Expansión.

Recientemente, la OCDE mejoró las previsiones de crecimiento para Brasil, un 3,7% para el presente año (1,1 puntos más que en la anterior estimación) y un 2,7% en 2022 (0,5 puntos por encima del anterior cálculo). "Después de 30 años de hegemonía política de partidos de centroizquierda socialdemócrata, es normal que la economía se muestre robusta", cree Guedes, heredero intelectual de aquellos Chicago Boys que revitalizaron los postulados de la economía liberal desde la universidad de esa ciudad norteamericana, de la que este ministro ha formado parte (Milton Friedman fue uno de sus maestros).

"Las reformas van a seguir", avisa Guedes, que reconoce el freno que ha supuesto para su Gobierno la última oleada de Covid-19: "Hemos proclamado la independencia del Banco Central, que es un sueño, y vamos a aprobar un nuevo marco fiscal, para controlar los gastos públicos en todos los niveles. Aprobamos también dos grandes privatizaciones, la de Correios y Electrobras; y dos nuevos marcos normativos para los saneamientos en el sector del alcantarillado y en el eléctrico. Estamos dando continuidad a una serie de reformas que habían sido suspendidas por la pandemia. La victoria del centroderecha va a permitir que Brasil se convierta en la mayor frontera de inversiones del mundo", reflexiona Guedes. "Sorprendimos al mundo al ganar las elecciones de 2018 y los perdedores decían que la democracia brasileña estaba amenazada, pero no, es robusta y también es flexible".

Bernardo Díaz

Preguntado sobre los sectores más atractivos para esa inyección inversora, el ministro económico enumera "gas natural, petróleo, red de alcantarillado, ferrocarriles, transportes marítimos, logística...". Guedes hace además un llamamiento a áreas como "las telecomunicaciones, en el que España ya está presente [Telefónica es el ejemplo más claro], y otros en los que España también es fantástica, como es el caso del turismo. Que España venga a invertir: se puede beneficiar de un mercado de 200 millones de personas. Pueden venir a disputar el concurso para Correios. De hecho, ya hablé con una empresa española sobre esto. Lo que ustedes hacen en su país, lo pueden hacer aquí, también en educación y en medios de comunicación", recomienda.

A pesar de las críticas al posicionamiento liberal del Gobierno de Bolsonaro, controvertido en aspectos como su oposición a los cierres de negocios por motivos sanitarios, ese Ejecutivo ha puesto en marcha una garantía de renta básica bajo la fórmula de transferencias, además de programas de protección de empleo equiparables a los ERTE aplicados en España. "Hay una manera de reducir la pobreza mucho mejor que las políticas públicas de instituciones que no funcionan. La forma de apoyar a los pobres, como sostenía Milton Friedman en la Universidad de Chicago, pasa por darles dinero, por creer en su libertad y en sus derechos", sostiene Guedes. A su juicio, esa renta mínima garantizada ha supuesto "la mayor reducción de miseria en 40 años para Brasil".

Por supuesto, en el plan del Ejecutivo no han faltado las privatizaciones y cualquier reafirmación del sector público se ha puesto antes bajo la lupa de la economía de mercado: "Éste es el primer Gobierno que no ha subido sueldos de funcionarios, porque estaban muy por encima de los del sector privado".

Francisco Rosell, que valoró "la agenda reformista" y "la audacia del ministro Paulo Guedes", reconoció a su vez que "hay algunos rasgos que chocarían en principio con lo que es un liberal", si bien "la creación de una renta básica ya se contemplaba en Camino a la servidumbre de Friedrich Hayek", expuso Rosell sobre ese referente del pensamiento liberal, antes de dar paso a Guedes. El director de EL MUNDO, recordó que "de Adam Smith sabemos que no hay mejor riqueza para las naciones que instituciones fuertes, seguridad jurídica y la libertad económica". Las políticas que preconiza Guedes apuntan en ese sentido.

El Ejecutivo de Bolsonaro también ha avanzado hacia la independencia del Banco Central, que curiosamente ha subido tipos de interés (hasta el 2,75%), por primera vez en años, todo un reto en pandemia para la inflación y el tipo de cambio, de alta relevancia para cualquier inversión extranjera que se precie. "Cuando creamos un programa de auxilio urgente para las clases más frágiles, se dio un aumento del poder adquisitivo de estas personas y los precios de los alimentos empezaron a subir, así como los del material de la construcción, porque la población confinada se dedicó a reformar sus viviendas. Ése ha sido un aumento de precios sectorial y transitorio", asegura Guedes: "La independencia del Banco Central ha sido importante para impedir que ese aumento fuera generalizado y permanente, lo que llamamos la inflación, un aumento generalizado y sostenido de precios [en febrero se cifró en el 5,2% para Brasil]. Un impuesto inflacionario es el peor de los impuestos, porque afecta a la población más vulnerable. Mantenemos nuestras metas de inflación para impedir que esos movimientos de precios sectoriales se trasvasen a toda la economía, pero en cualquier caso estamos comprometidos con una mejora de las instituciones. Al contrario que predecesores que usaron la institución del Banco Central para conseguir su reelección, nuestro presidente ha renunciado a eso y ha preferido la despolitización de la moneda, mediante un compromiso con las instituciones brasileñas en el largo plazo. Con nuestro plan de auxilio en esta emergencia, el nuevo marco fiscal y el nuevo marco monetario para la estabilidad de precios, estamos creando el entorno idóneo para las inversiones".

Empresas como Santander se han interesado por Brasil a lo largo de los últimos años, tanto que en los períodos 1993-2000 y 2009-2011 ese país fue el principal foco de inversión para capital español. A día de hoy, la nación es uno de los cuatro territorios clave para el negocio de Telefónica, el único fuera de Europa, junto con Reino Unido, Alemania y la propia España. Sin embargo, la estabilidad a menudo no ha sido la deseada, con caídas como la de Dilma Rousseff tras un proceso de impeachment por el maquillaje de las cuentas públicas. Guedes está convencido de que esa (larga) etapa socialdemócrata ha tocado a su fin.

"Una combinación perversa" con el gasto público

Paulo Guedes guarda una profusa lista de críticas a los gobiernos anteriores, representados por el Partido de los Trabajadores (PT) que encabezó Luiz Inácio Lula da Silva y luego Dilma Rousseff. El año que viene, Brasil celebra unas nuevas elecciones presidenciales.

"Las inversiones españolas fueron muy bienvenidas en otros tiempos, pero ahora hay una diferencia interesante desde el punto de vista comparativo. En los últimos 40 años hemos tenido una combinación muy perversa de políticas macroeconómicas porque no había un control del gasto público, que pasó del 18% del PIB hace 40 años al 45% del PIB cuando la presidenta sufrió un impeachment. Este descontrol sobre el gasto público llevó a dos fases de hiperinflación y a un tipo de interés muy alto. Algunas empresas españolas perdieron parte de su inversión por ello".

Frente a ese pasado, Guedes aboga por que "el crecimiento del país no pase por el descontrol del gasto público, porque es lo que acabó con el crecimiento de Brasil, que había tenido dos o tres décadas con mayor crecimiento que muchos otros países. Por eso se crearon colonias como la de la gente de Japón, la más grande de ese país fuera de sus fronteras, la de italianos, la de los alemanes y probablemente también una de españoles. Atraíamos inversión de todo el mundo, pero en lo últimos 20 o 30 años Brasil perdimos a los más ricos, como le ha pasado a Argentina, y a los jóvenes, que se fueron a trabajar a ciudades como Barcelona, Madrid, Lisboa o Boston". El ministro de finanzas persigue por tanto "una recuperación de la economía que no se base en subir el gasto público, que no se puede mantener, sino en un crecimiento mediante inversiones privadas".


Etiquetas:  #Paulo #Guedes #Brasil #se #convertirá #en #la #mayor #frontera #de #inversión

COMENTARIOS