Plan a prueba de frío: tomar un café en el mismo lugar que Lorca o Ramón y Cajal
10:30
9 Enero 2023

Plan a prueba de frío: tomar un café en el mismo lugar que Lorca o Ramón y Cajal

Aunque el nombre del sitio que te recomendamos sea Café Gijón, su ubicación está en el centro de Madrid, y es uno de los lugares con más historia relacionada con la literatura. 

Tomar un café es uno de los actos más repetidos en la vida de muchas personas. Para desayunar, a media mañana para evadir el sueño, después de comer, para merendar… Además, hay muchas formas de tomarlo, debido a las numerosas variedades de café que existen en el mundo. 

Quedar a tomar un café también es uno de esos planes que siempre apetecen y que se pueden hacer tanto con amigos, con la pareja, solo o con la familia. En Madrid existen cientos de cafeterías y lugares donde tomar el café de la manera que prefieras. Cafeterías de especialidad, de las de toda la vida, más modernas, bares y restaurantes de distintos estilos… El café es algo casi universal y que no te será difícil encontrar en la capital española. 

Pero, entre tantas cafeterías a las que acudir, ¿cómo elegir y acertar seguro? Aunque todo depende de los gustos, hay algunas elecciones que contentan casi a cualquiera. Es el caso del lugar que te recomendamos hoy, Café Gijón, que además, es una de las cafeterías más antiguas de Madrid y tiene una historia de lo más interesante. 

[Las cinco cafeterías más desconocidas de Madrid que están entre las mejores]

Este local se fundó en 1888 entre la Cibeles y Colón en el Paseo de Recoletos número 21 de Madrid. El dueño y emprendedor fue el gijonés Don Gumersindo García, que al cabo del tiempo pasó su negocio a otros dueños, lo cual se ha ido repitiendo a lo largo del tiempo, a la vez que Café Gijón iba ganando fama e importancia hasta convertirse en una de las cafeterías más relevantes del mundo. 

¿Por qué? La razón se halla en que, como ocurría en otros lugares similares, los clientes se acercaban a tomar algo y formaban una tertulia, donde se trataban diversos temas de gran importancia e incluso se formaban movimientos e ideas con repercusión en asuntos literarios o de la ciudad. 

Entre los asientos y mesas del Café Gijón pasaron personalidades como Federico García Lorca, Dalí, Buñuel, Ignacio Sanchez Mejías, se les llegó a unir Rubén Darío… Rafael “El Gayo”, Ramón Gómez de la Serna, Benlliure, Soroya, Eugenio D´ors, Jardiel Poncela, Pedro Muñoz Seca, Arniches… Como reza su página web “el Gijón albergó a las primeras transgresoras: Maruja Mallo, María Blanchar, Celia Gámez… y las primeras tertulianas escritoras: Mercedes Fornica, Carmen de Mora, Angelina Gatell, Adelaida Las Santas o Elena Soriano”. 

Con una Guerra Civil de por medio, del Café Gijón salieron varias corrientes de pensamiento y artísticas, y se convirtió consistentemente en un catálogo de tertulias, albergando a las primeras figuras de la literatura, artes plásticas, músicos, actores, bohemios, musas e intelectuales.

Acudir allí significaba respirar inspiración e incluso, el mismo local, ha servido como objeto de diversas obras como libros o películas, apareció numerosas veces en los periódicos y varios artistas lo pintaron en sus obras. 

Gracias a esta relevancia y buena reputación, el café se mantuvo en el tiempo y pudo seguir creciendo, e incluso se realizó una ampliación que permitió crear una zona de restaurante. Así, hasta día de hoy, el Café Gijón sirve desde desayunos hasta comidas y cenas, sin olvidar las meriendas o aperitivos. Además, se sirven platos típicos castizos muy reconfortantes. 

Cualquier momento es bueno para acercarse a un lugar con tanta historia y solera, por lo que, si aún no lo has hecho, puedes usar el frío de estos días para ir a tomarte un café caliente con bollería a Paseo de Recoletos 21, sabiendo que estarás en el mismo lugar que tantas figuras relevantes de la historia de nuestro país.  

Sigue los temas que te interesan Cafeterías Historia Madrid Planes

Etiquetas:  #Plan #a #prueba #de #frío #tomar #un #café #en #el #mismo #lugar #que #Lorca #o #Ramón #y #Cajal

COMENTARIOS