Por qué vas a 'dejar de pagar' las cosas que compras
09:36
3 Julio 2022

Por qué vas a 'dejar de pagar' las cosas que compras

La autenticación por voz, el reconocimiento facial, la biometría del comportamiento y el Internet de las Cosas harán los pagos cada vez más invisibles y automáticos. En el mundo físico no serán necesarios, en muchos casos, ni un móvil ni una línea de caja

Materias primas Metales críticos: el nuevo petróleo que podría dejar a Occidente sin móviles, coches eléctricos ni renovables 'Mind uploading' ¿Seremos inmortales en 2045? Esto es lo que la ciencia debe lograr para que podamos descargar nuestro cerebro en un más allá virtual

Etimológicamente, el verbo "pagar" viene de pacare, que en latín significa "pacificar". El que paga, pacifica al que cobra cuando le entrega la cantidad que le debe, pero también se pacifica a sí mismo. O como lo resume el saber popular: El que paga, descansa, y el que cobra más.


Lo cierto es que pagar duele, especialmente si tus recursos son limitados. Por eso los bancos y las empresas especializadas en medios de pago no escatiman recursos para reducir lo que en el mundo del marketing financiero se conoce como fricción de los pagos.

El objetivo es que pasar por caja no rasque, y la solución que ofrece para eso la tecnología es que dejes de pagar por tus compras. Pagará tu coche, pagará tu nevera, pagará tu asistente virtual o el carrito de la compra, pero no tú. Y las pocas veces en que sí lo hagas, lo harás casi sin darte cuenta: sin tarjetas, sin pines, sin contraseñas... pero también sin riesgos. Eso sí, no te hagas ilusiones: se haga como se haga el pago, el dinero seguirá saliendo de tu cuenta.


QUÉ SON LOS PAGOS INVISIBLES

"Tenemos que ir cada vez más hacia eso que se ha llamado pagos invisibles para que el usuario no tenga fricción en el momento de compra y que sea lo más rápido, cómodo y conocido posible", explica Susana Rubio, directora de Pagos Digitales e Innovación de Mastercard.

Todo ello, no en un futuro lejano de ciencia ficción. Desde ya. En realidad, casi todas las tecnologías que harán posible esa revolución son bastante conocidas desde hace unos años: carne de los early adopters en algunos casos o incluso han sido testadas durante la pandemia. Lo que está por venir es su implantación masiva y la desaparición progresiva del efectivo o incluso las tarjetas.

De hecho, según Rubio, el 80% de los pagos en el punto de venta se realiza ya utilizando el sistema contactless. Y según el el modelo de las tiendas Amazon Go, que abrirán su primera ubicación en España en 2024. Al entrar en ellas, una cámara te identifica y sigue tu figura en todo momento mientras caminas entre las estanterías. Cuando coges un objeto, las cámaras y sensores instalados por todo el local lo reconocen y lo añaden a tu carrito de la compra virtual para después cobrarlo sin pasar por una línea de caja. Y a la inversa cuando vuelves a dejar el producto en el estante.


METAVERSO E INTERNET DE LAS COSAS

"Otro ejemplo que vemos cercano es el pago por voz a través de los asistentes virtuales o incluso los coches conectados", apunta Rubio. "Es muy práctico pensar en hacer una compra a través de estos dispositivos utilizando la voz para autenticar esa compra", sugiere, introduciendo otro de los fenómenos que provocarán una profunda transformación en el mundo de los pagos: el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés). Que tu coche, tu casa, tu nevera, tu Alexa... paguen por ti la gasolina, la electricidad, la leche, una bombilla fundida...

"Cualquier dispositivo conectado servirá para hacer pagos y si el tamaño es suficientemente pequeño podemos llevarlos acoplados en nuestra ropa o incluso en nuestro cuerpo", expone Navarte. "Gran parte del futuro de los pagos pasa por el IoT, los pagos digitales en tiempo real y la web 3.0, que nos abre también nuevas posibilidades, como el metaverso", enumera el Deputy CEO de PagoNxt Merchant Solutions.

Efectivamente, la de los pagos digitales inmediatos es otra de las revoluciones que hemos vivido en los últimos años casi sin darnos cuenta. ¿Alguien recuerda cómo se pagaban las pistas de pádel o se repartía la cuenta de una cena antes de que existiera el Bizum?

Podrán detectar si estás haciendo ese pago coaccionado porque te han puesto un cuchillo en el cuello

Benito Méndez, director de Tecnología y Producto de Hey Trade

En cuanto al metaverso, Méndez cree que "una de las claves en su construcción serán los procesos por los que se traslada dinero de tu cuenta del mundo real al mundo virtual". Mucho por hacer aún.

Los mismos quebraderos de cabeza que están generando ya las conversiones entre monedas digitales y el dinero convencional. "Lo que hemos hecho es que tú puedas pagar con tus criptomonedas, pero que toda la transacción se realice en moneda fiat [la que usamos habitualmente]", explica Susana Rubio desde la experiencia de Mastercard. "En el momento de la compra se hace una doble verificación del usuario, se comprueba si tienes el suficiente saldo de criptomonedas y se venden en el momento los bitcoins que necesitas para pagar".

¿CÓMO CONTROLARÉ LO QUE PAGO?

Es evidente que el usuario gana en comodidad con todos estos sistemas invisibles e inmediatos, pero también le plantean muchas inquietudes y dilemas éticos. ¿Cuáles son los riesgos de dar acceso a todo tipo de compañías a tu pulso, a tu morfología o a tus patrones de uso del móvil? ¿Será suficiente la legislación sobre protección de datos para evitar que se hagan usos indebidos de esa información? ¿Cómo controlará el usuario sus gastos si buena parte de sus pagos se producirán sin que él sea consciente de ellos?

"Ha salido muchas veces la preocupación por los pagos invisibles (...) pero las encuestas que hemos hecho nos dicen que los usuarios las acogen con tranquilidad y con confianza: un 83% de los encuestados consideran que la biometría es más segura que la contraseña y un 92% de las personas la consideran más conveniente", tercia Rubio, que no descarta que haya que llevar al sistema "una capa adicional para ayudar al usuario a ser consciente de que se ha completado una transacción".

En Mastercard, por ejemplo, lanzaron hace algo más de un año su Sonic Brand, un sonido característico de la marca que oirá el usuario cada vez que se realice un pago para que este no sea del todo invisible. Una primera forma (pero vendrán más) de conseguir que los pagos no le generen desasosiego al usuario. Porque pagar, ya lo dijimos, debe ser siempre sinónimo de quedarse en paz.



Etiquetas:  #Por #qué #vas #a #dejar #de #pagar #las #cosas #que #compras

COMENTARIOS