Presión para sacar a Boris Johnson de Downing Street: ''Tiene que irse completamente''
14:40
8 Julio 2022

Presión para sacar a Boris Johnson de Downing Street: ''Tiene que irse completamente''

Tanto 'tories' como laboristas presionan al 'premier' para que no permanezca más tiempo en el cargo

CARLOS FRESNEDA Corresponsal Londres Actualizado Viernes, 8 julio 2022 - 00:42Enviar por emailVer 33 comentariosReino Unido Boris Johnson dimite como primer ministro de Reino Unido Álbum Cronología del Gobierno Johnson, en imágene

Boris Johson dimitió pero no convenció. El "premier" arrojó finalmente la toalla ayer, asegurando que "nadie es indispensable en política", pero dilatando su partida al menos dos meses mientras el Partido Conservador elige a un nuevo líder. Decenas de diputados "tories" y la oposición laborista han cerrado filas reclamando al "premier" que abandone Downing Street inmediatamente.

La voz más notoria fue la del ex "premier" John Major, que hizo pública una carta pidiendo al Comité Parlamentario 1922 que intervenga para forzar la salida de Johnson lo antes posible y sin darle la posibilidad de seguir en su puesto "en funciones". Varios ex miembro de su gabinete se expresaron también a favor de la designación del "número dos" y secretario de Justicia, Dominic Raab, como primer ministro "interino" mientras dura el proceso de elección de su sucesor.

"Johnson tiene que irse completamente", recalcó por su parte el líder laborista Keir Starmer, que amenazó con una moción de censura que podrían abrir las puertas a la disolución del Parlamento y a unas elecciones anticipadas si los conservadores no se deshacen urgentemente de su líder. "Es una persona incapacitada para seguir en ese puesto y solo ha traído al país mentiras, fraude y caos".

El más elocuente de los viejos aliados de Johnson fue el secretario de Comercio Kwasi Kwarteng: "Qué situación tan deprimente. Cuánto daño innecesario. Necesitamos un nuevo líder tan pronto como sea practicable. Alguien que pueda reconstruir la confianza, sanar el país y poner en marcha un programa consistente para ayudar a las familias".

Usando un tono enérgico y casi triunfalista que molestó a sus propios correligionarios, Johnson apareció al mediodía del jueves ante la puerta negra del número 10 de Downing Street para pronunciar un discurso de apenas 372 segundos. Ajeno a las críticas, anunció su intención de seguir temporalmente en el puesto hasta que se elija a su sucesor o sucesora y de acuerdo con un calendario que se hará público la próxima semana.

Tres años de premier

¿Fue Carrie quien convenció a Boris de que dimitiera?

Del Brexit al Partygate: cronología del Gobierno Johnson

En un gesto de continuidad que disparó las alarmas, tras la cascada de más de 50 dimisiones en 72 horas, Johnson se desmarcó con nombramientos de un supuesto Gobierno de unidad, con James Cleverly como nuevo secretario de Educación y Greg Clark como secretario de "nivelación económica" en sustitución de Michael Gove, fulminantemente despedido la noche anterior por aconsejarle que dimitiera.

La noticia de su propia dimisión, después de pasar toda la noche aferrado al cargo, se la comunicó Johnson a las 8,30 de la mañana al presidente del Comité 1922, Graham Brady. Cuatro horas después, arropado en la cercanía por su esposa Carrie (con su hija Romy en un portabebés), Johnson se desmarcó con un discurso que fue la viva antítesis del que pronunció hace algo más de tres años su predecesora Theresa May con lágrimas en los ojos.

Johnson reconoció de entrada "la voluntad de los parlamentarios del Partido Conservador" para elegir un nuevo líder y un nuevo primer ministro. Aun así, recalcó cómo había "intentado persuadir a mis colegas de que sería excéntrico cambiar de Gobierno cuando estamos haciendo tanto, tenemos un vasto mandato y vamos solo unos cuantos puntos por detrás en las encuestas".

El "premier" pasó por alto los escándalos de los últimos meses que propiciaron su caída: de las multas y los encubrimientos del "Partygate" a las evasivas en el caso de Chris Pincher, el aliado al que promocionó como "número dos" del Partido Conservador en el Parlamento pese a haber sido advertido sobre su conducta sexual. No hubo momento para la reflexión o para las disculpas, ni el mínimo destello de humildad. A cambio, Johnson se dedicó a hacer un repaso triunfalista de sus méritos desde su llegada al poder en julio del 2019...

"Estoy inmensamente orgulloso de los logros de este Gobierno, desde la culminación del Brexit al asentamiento de nuestras relaciones con el continente al cabo de medio siglo, pasando por la recuperación del poder de este país para hacer sus propias leyes en el Parlamento, el despliegue más rápido de vacunas de Europa durante la pandemia, la salida más rápida del confinamiento y el liderazgo de la respuesta de Occidente a la agresión de Putin en Ucrania".

"Quiero que sepáis lo triste que estoy en el momento de dejar el mejor trabajo del mundo, pero así es la vida", reconoció Johnson, en un último guiño a los británicos. "Sé que muchos se sentirán aliviados, y quizás unos pocos se sentirán frustrados".

Johnson expresó por último su confianza en "este sistema brillante y darwiniano que producirá un líder igualmente comprometido para llevar a adelante este país en tiempos duros". Minutos después de concluir su discurso, los dos primeros candidatos anunciaron su disposición a tomar el relevo: la fiscal general Suella Braverman (que llegó a estar entre los miembros más leales de su gabinete) y el ex ministro del Brexit Steve Baker, representante del ala dura del partido.

Sajid Javid, el ex secretario de Salud que abrió el martes la cascada de dimisiones en cadena del Gobierno Johnson, ha anunciado también su intención de presentarse como aspirante a líder conservador, como ya hiciera en le 2019, al igual que el actual secretario de Transportes Grant Shapps. Dominic Raab, Michael Gove y Matt Hancock, que dimitió en su día como secretario de Salud por los encuentros furtivos con su amante durante los confinamientos, han confirmado su intención de no presentarse.

Se espera que en las próximas horas haga pública su candidatura la secretaria de Exteriores, Liz Truss, que regresó apresuradamente de un viaje a Asia tras confirmarse la dimisión de Johnson. El favorito entre los militantes conservadores es en cualquier caso el secretario de Defensa, Ben Wallace, que ha subido enteros con la guerra de Ucrania. La secretaria de Política Comercial, Penny Mordaunt, bastante crítica con Johnson en el pasado, figura también alto en las apuestas, aunque se ha mantenido discretamente en segundo plano estos días.

Boris Johnson pasará entre tanto a la Historia como el cuarto primer ministro más "breve" desde mediados del siglo XX, tras Alec Douglas, Anthony Eden y Gordon Brown. Desde su ascenso al poder hasta el anuncio de su dimisión, Johnson ha pasado dos años y 348 días en Downing Street, justo por detrás de su predecesora Theresa May, que estuvo tres años y 12 días.


Etiquetas:  #Presión #para #sacar #a #Boris #Johnson #de #Downing #Street #Tiene #que #irse #completamente

COMENTARIOS