Probamos el Logitech Lift, un ratón a 57 grados
12:36
19 Abril 2022

Probamos el Logitech Lift, un ratón a 57 grados

Lift es un ratón vertical que se vende tanto en versión para zurdos como para diestros. Cuesta 69,99 euros y está disponible en tres colores

Los últimos dos años han sido un reto para la salud, pero no sólo por la epidemia de coronavirus. Forzados a trabajar desde casa, hemos tenido que hacer concesiones a la ergonomía, escribiendo durante muchas horas en ordenadores portátiles, sin monitores externos a la altura adecuada, en sillas no muy cómodas, o con ratones que no se ajustan bien a la mano.

El último ratón de Logitech, que se anuncia hoy, trata de arreglar al menos este último punto y lo hace desde un nuevo ángulo. Uno de 57 grados, para ser exactos. Lift es un ratón vertical que se suma a la serie Ergo de dispositivos ergonómicos de la compañía y que se vende tanto en versión para zurdos como para diestros. Cuesta 69,99 euros y se puede comprar desde hoy en tres colores diferentes en la web del fabricante o en sus distribuidores habituales.

¿Qué lo hace especial? En lugar de tener los botones en la parte superior, los de Lift están en un plano inclinado 57 grados respecto a la superficie horizontal de apoyo. Esta inclinación cambia la posición de la mano durante el uso y relaja por completo la tensión en la muñeca. Lo he podido probar durante la última semana y es una gran alternativa para quienes noten, al final de la jornada, una presión excesiva o dolor en la mano con un ratón convencional.

Al usarlo, tiene un soporte para el pulgar y el resto de la mano se deja caer sobre el lateral. La postura recuerda en cierta forma a la que usaríamos para dar la mano a alguien. Es cómoda, neutra, y permite agarrar el ratón con firmeza para no perder precisión. El tacto del dispositivo es cómodo y cálido y está realizado en su mayor parte con plástico reciclado posconsumo.

Lift no es el primer ratón vertical de Logitech. La empresa también vende desde hace meses el MX Vertical, pero es un ratón bastante más grande que puede resultar algo incómodo en manos medianas o pequeñas. Es también más caro, porque ofrece conexión USB-C y una batería recargable en el interior, en lugar de usar una pila AA como hace el Lift.

También es algo más ruidoso. Una de las grandes ventajas de Lift es que los botones y la rueda de scroll apenas hacen ruido, aunque el giro de esta última no es tan satisfactorio como el de otros ratones de la serie MX.

El sistema de giro de la rueda es magnético, como en otros productos de la serie MX, así que tiene una gran precisión y velocidad cuando hay que desplazarse por un documento largo, pero no tanta como el de, por ejemplo, un Logitech MX Master 3 (que es, con diferencia, mi ratón favorito).

Configurar el Lift es sencillo. Se conecta al ordenador o tableta por Bluetooth o radiofrecuencia (incluye un receptor para el puerto USB-A del ordenador en este último caso). Puede memorizar hasta 3 dispositivos diferentes y tiene cinco botones además de la rueda de desplazamiento. Dos son accesibles desde el pulgar, dos (los principales) con los dedos índice y corazón y un tercer botón queda justo debajo de la rueda de desplazamiento.

Aunque se detecta automáticamente como un ratón estándar, la aplicación de configuración de Logitech permite asociar atajos y funciones avanzadas a los diferentes botones.

Para quienes un ratón convencional no termine de ser una solución cómoda o sufran de lesiones por tensión repetida tras años de usarlos, Lift puede suponer un gran alivio, aunque los que tengan las manos más grandes tal vez encuentren en el MX Vertical una alternativa aún más cómoda.


Etiquetas:  #Probamos #el #Logitech #Lift #un #ratón #a #57 #grados

COMENTARIOS