Probamos el Surface Laptop Studio: una idea loca para un gran portátil
10:24
12 Enero 2022

Probamos el Surface Laptop Studio: una idea loca para un gran portátil

El Laptop Studio es un portátil que se transforma en tableta, una propuesta ya vista, pero que resuelve con originalidad y solvencia

Hace unos años era fácil tachar cualquier portátil de aburrido. Todos tenían más o menos el mismo aspecto y utilizaban componentes parecidos. Hoy la situación es muy diferente. Las pantallas táctiles han servido de catalizador para toda la industria. Los portátiles siguen siendo muy parecidos entre sí en el interior, pero nuevos formatos y diseños permiten a los portátiles adaptarse a todo tipo de situaciones.

El Surface Laptop Studio de Microsoft es tal vez el caso más extremo de esta tendencia, una idea un poco alocada pero que funciona para cierto tipo de usuarios. Aún no está a la venta en España pero llegará en los próximos meses.

Hemos podido probarlo durante varias semanas y la conclusión es que tiene aciertos importantes, aunque está un poco lastrado en rendimiento para ciertos escenarios. Es el portátil más potente de la gama Surface, pero si destaca por algo es más por la versatilidad de su pantalla y su buena calidad de imagen.

Flexible

El Laptop Studio es un portátil que se transforma en tableta. Hasta aquí poca sorpresa. De muchos modelos en el mercado se puede decir lo mismo. Lo que ha hecho Microsoft, sin embargo, es implementar esto con un mecanismo de bisagra único, que permite configurar la pantalla en varias posiciones, incluida una que hace muy cómodo escribir y dibujar sobre la superficie, como si lo estuviéramos haciendo sobre un cuaderno.

Hay fundamentalmente tres posiciones a la hora de usar el Laptop Studio: la primera es como una portátil tradicional, un una pantalla abatible en varios ángulos como cabría esperar de cualquier ordenador; la segunda permite apoyar la pantalla justo encima del trackpad y ocultar el teclado (es una buena forma de ver una película, por ejemplo); y la tercera es la antes mencionada que pone la pantalla sobre el teclado en un ángulo un poco inclinado y perfecto para dibujar.

En esta última forma, en cierto modo, el Surface Laptop Studio se transforma en una tableta, aunque es bastante pesado para usarse como tal.

La pantalla tiene una frecuencia de 120 Hz, que le sientan muy bien a las nuevas animaciones de Windows 11, y una excelente reproducción de color y nivel de brillo y contraste. Es perfecta para ver vídeos o para trabajar en documentos gráficos y el portátil viene acompañado de un nuevo lápiz digital, con mayor precisión.

Dibujar a mano alzada o escribir no es exactamente como hacerlo en papel, pero la sensación es muy buena, mucho mejor que en otros modelos de Surface con la anterior versión del lápiz.

Diseño sobresaliente

Es justo destacar el nivel de detalle que se ha puesto en el mecanismo de esta pantalla y en el diseño general del portátil. El Laptop Studio es muy bonito, el teclado resulta cómodo, tiene un trackpad enorme y que responde bien, e incluso soluciona de forma elegante el anclaje magnético del lápiz digital, que 'vive' justo debajo del teclado en un pequeño escalón que deja la base con la rejilla de ventilación.

La selección de puertos es algo ajustada pero suficiente. El Laptop Studio incluye un par de Thunderbolt 4, un conector para auriculares y un puerto Surface Connect para el cargador principal del portátil, que se conecta de forma magnética, aunque el equipo también se puede cargar mediante USB-C.

Potente pero sin sorpresas

En general, este es un portátil diseñado para usuarios creativos y muy enfocado a las artes gráficas. Es evidente desde el primer minuto de uso. En ese sentido, es un equipo potente aunque no demasiado, sobre todo teniendo en cuenta que se trata teóricamente del portátil más avanzado de la gama Surface.

El equipo que hemos probado en EL MUNDO contaba con un procesador Intel de 11 generación i7, 32 GB de RAM 1 Tb de disco y una tarjeta gráfica Nvidia RTX 3050. Es suficiente incluso para mover juegos con bastante soltura, aunque no se puede considerar un portátil para juegos.

Ofrece otra característica interesante, y es una batería bastante decente teniendo en cuenta sus aspiraciones semiprofesionales. Es fácil sacarle 10 horas de uso ligero a esta máquina, sobre todo si se sacrifica la frecuencia de refresco de 120 Hz. Unido a su diseño único (y que va a girar más de una cabeza en la oficina o la cafetería) y la buena sensación de escribir sobre la pantalla con el nuevos Surface Pen, dan al Studio muchas razones para ser tenido en cuenta.

El equipo aún no está disponible en España, llegará a principios de 2022, pero la configuración probada cuesta 2.300 euros al cambio, aproximadamente. Si la idea es utilizar el Laptop Studio para trabajar en diseño gráfico o tareas de edición ligera, encajará como un guante. En entornos de desarrollo, también. Pero fuera de esos dominios especializados puede no ser la mejor opción. Demasiado avanzado y costoso para un uso general y algo corto si lo que se trata es de mover los juegos más exigentes a la máxima calidad posible o editar vídeos complejos de muy alta resolución.


Etiquetas:  #Probamos #el #Surface #Laptop #Studio #una #idea #loca #para #un #gran #portátil

COMENTARIOS