Probamos los AirPods Pro 2: excelencia sonora en el bolsillo
16:36
22 Septiembre 2022

Probamos los AirPods Pro 2: excelencia sonora en el bolsillo

Tal vez lo más sorprendente es que mantienen lo bueno de los anteriores y consiguen mejorar en algunos puntos clave

El día que se pusieron a la venta, el 30 de octubre de 2019, me compré los AirPods Pro y casi tres años después puedo decir que son con diferencia el producto de Apple que más he disfrutado. Los he metido en la lavadora más de una vez y he tenido que cambiar uno de ellos, tras año y medio de uso, por un problema con el micrófono, pero hasta el pasado 6 de septiembre eran lo primero que ponía en el bolsillo del pantalón al vestirme. Antes incluso que el teléfono.

Entre mi mesa de trabajo y la estantería tengo una docena de auriculares de todo tipo, desde grandes supraaurales hasta avanzados modelos inalámbricos. Sony, Jabra, Samsung, Google, JBL,... incluso varios modelos de AirPods de Apple. Pero los Pro, con su batería ya renqueando después de más de 1.000 días de uso, eran los que elegía siempre.

Lo hacía por tres razones: son cómodos, se emparejan muy fácil con el Mac o el iPhone y tienen el que creo que es el mejor modo de transparencia (que deja pasar los sonidos del exterior, como si no se llevaran auriculares puestos) del mercado.

El 6 de septiembre, como decía, perdí el auricular izquierdo en el control de seguridad del aeropuerto. 24 horas después, Apple anunciaba sus sucesores, los AirPods Pro de segunda generación. Demasiada coincidencia como para no considerarlo una señal.

Esta vez he podido probar estos AirPods Pro un poco antes de que salgan a la venta -llevo dos semanas usándolos- y tal vez lo más sorprendente es que mantienen lo bueno de los anteriores y consiguen mejorar en algunos puntos clave. Siguen siendo algo caros y tienen algunas cosas que podrían mejorar pero para alguien que vive en el ecosistema Apple es difícil encontrar un producto que encaje mejor.

SUENAN MEJOR

Los AirPods Pro de segunda generación suenan mejor. Lo hacen gracias a un nuevo chip, el H2, que es bastante más potente que el H1 de los primeros y un nuevo driver que consigue un sonido más claro y unos bajos más contundentes. Siguen estando limitados por el tamaño (la física es la física) pero es claramente apreciable.

Si se suma al mejor 'sonido espacial' que ahora ofrece Apple en muchos de sus dispositivos gracias a que toma en consideración la geometría de la oreja del usuario (utiliza la la cámara FaceID del teléfono para hacerlo, si el usuario quiere personalizarlo), escuchar una película o ver una serie con ellos es una experiencia memorable.

CANCELADO

La mejora del sonido es general, pero lo más interesante es que Apple ha conseguido mejorar los dos modos que hacían a los AirPods Pro unos auriculares tan recomendables: la cancelación activa de ruido y el modo de transparencia que he mencionado antes.

Los nuevos AirPods Pro son capaces de cancelar, según Apple, el doble de ruido. Como esto es bastante subjetivo, ciertas frecuencias tienden a atenuarse mejor que otras y el oído no percibe la variación de sonido de forma lineal, la mejor forma que tengo de explicarlo es que a grandes rasgos los nuevos AirPods Pro consiguen cancelar mejor el ruido en ambientes relativamente ruidosos, como un restaurante o una cafetería pero en un avión, por ejemplo, seguirán teniendo algo de ruido residual del motor.

Quienes tengan un Apple Watch y los nuevos AirPods podrán comprobarlo de una manera más exacta porque la aplicación de audímetro ahora puede dar los niveles de atenuación que se están consiguiendo con los auriculares. Por lo general, el modo de cancelación activa resta entre 15 y 20 db.

El modo de transparencia es también mejor, lo cual es sorprendente porque creo que ya era casi perfecto. Lo que ha mejorado es que ahora la propia voz de la persona que los lleva puestos se escucha mejor y la sensación de no tener cascos puestos, incluso durante una conversación y no simplemente escuchando el ruido de la calle, es total.

Un detalle interesante es que ahora el modo transparencia puede rebajar los ruidos demasiado intensos. Si, por ejemplo, caminamos cerca de una obra o pasa cerca una ambulancia, ese ruido extremo se rebaja.

El micrófono también ha mejorado pero sigue siendo un micrófono pensado para aislar la voz y no necesariamente para capturar una gran riqueza sonora. Es útil y funciona bien en llamadas pero poco más.

MEJOR BATERÍA Y CONTROL

La mejor calidad de sonido es sólo parte de la historia de estos nuevos AirPods Pro. Tienen también algo más de batería: cargados al máximo aguantan unas seis horas de reproducción con la cancelación de ruido activa y el estuche de transporte permite cargarlos al completo unas cuatro veces, aproximadamente.

El estuche también ha mejorado. Ahora tiene un altavoz integrado que avisa del nivel de carga o el estado de emparejamiento, pero que también sirve para emitir un sonido para localizarlos si se pierden. No es muy alto, pero suficiente para detectarlos entre los cojines de un sofá. La caja tiene ahora un chip de posicionamiento U1, como los AirTags, así que si se pierde, se puede usar el teléfono también para ver su posición exacta.

Los AirPods se pueden cargar tanto por Lightning como mediante MagSafe o carga inalámbrica Qi y, por primera vez, también con el cargador del Apple Watch, aunque la carga es algo lenta con esta última forma. El estuche, por último, se puede personalizar con texto, emojis y Memojis, y tiene ahora un pequeño enganche para una correa que facilite el transporte. Apple no incluye una en la caja ni vende una oficial.

Los auriculares ahora tienen también una función que creo que todos los usuarios habíamos demandado desde los primeros AirPods. Ahora se puede controlar el volumen gracias a una pequeña área capacitiva en los bastones. Hay que cogerle el truco y no es especialmente cómodo pero es mejor que la alternativa de pedirle a Siri que suba o baje el volumen.

Apple ha configurado este área para que cada deslizamiento del pulgar corresponda con una subida o bajada bastante pequeña del volumen, en parte para evitar daños por un descuido, pero en los ajustes se puede modificar para que responda de forma más o menos lineal.

POCA SUJECIÓN

Apple ha conseguido que los AirPods Pro sean aún mejores en áreas clave, pero siguen siendo unos auriculares que no se ajustan a todos los casos de uso. Su nivel de sujeción, por ejemplo, deja que desear a la hora de hacer deporte. Ahora vienen con un tamaño de punta más para ajustar (XS, S , M y L), pero es posible que se caigan si hacemos un movimiento brusco o sudamos mucho. Yo los he usado para correr sin problemas, pero por la experiencia con los anteriores sé que de vez en cuando pueden resbalarse.

Su precio también los aleja de muchos clientes potenciales. Esta nueva generación saldrá a la venta a 299 euros, que es un precio que generalmente se asocia a auriculares de diadema, no a portátiles.

Pero, para quienes vivan en un ecosistema Apple, es un lujo que merece la pena. El emparejamiento fácil con iPhone, iPad, Apple TV o Mac, el audio espacial y la excelente calidad del modo transparencia elevan la experiencia de escuchar una canción, podcast, serie o película en casi cualquier situación.


Etiquetas:  #Probamos #los #AirPods #Pro #2 #excelencia #sonora #en #el #bolsillo

COMENTARIOS