Putin y Lukashenko estrechan lazos asustando a Ucrania
02:06
20 Diciembre 2022

Putin y Lukashenko estrechan lazos asustando a Ucrania

El presidente ruso se reúne con su homólogo bielorruso en Minsk y acusa a sus ''enemigos'' de ''querer evitar la integración'' de los dos países

Directo Guerra en Ucrania, última hora Invasión Cámaras de tortura rusas para niños en Jersón

En su primer viaje a Minsk desde 2019, Vladimir Putin llegó a Bielorrusia sin ganas de dar pistas sobre sus próximos movimientos en el campo de batalla. Pero con la noticia de su viaje ha crecido el temor en Kiev a que el presidente ruso, entre promesas económicas y rebajas energéticas, empiece a presionar a su homólogo, Alexander Lukashenko, para que se una a una nueva ofensiva terrestre contra Ucrania. Rusia no tiene intención de absorber a nadie, dijo Putin.

La semana pasada, varios comandantes militares ucranianos aseguraron que Rusia podría lanzar otro intento de invadir el país desde el norte. El presidente, Volodimir Zelenski, asegura que Ucrania estará preparada para "todos los escenarios de defensa posibles" contra Moscú y su aliado.

Lukashenko ha permitido previamente que el Kremlin use su país como plataforma para enviar decenas de miles de tropas rusas a Ucrania, y aviones de guerra rusos han despegado de bases bielorrusas.

Pero si esta vez Bielorrusia se suma con solados, serán ya dos ejércitos contra uno.

Lukashenko tiene, desde las revueltas de 2020, una situación interna más precaria que la de Putin. Esto le hace depender más todavía de los planes de Moscú. Pero también complica cualquier aventura bélica en Ucrania, que sería impopular entre los bielorrusos. Más del 90% de sus ciudadanos no quieren enviar su ejército.

Consciente del peligro de nuevas agitaciones callejeras, Lukashenko se ha negado a que su Ejército participe directamente en los combates. Incluso tuvo que salir al paso al proclamar esta semana que él es quien manda en Bielorrusia, en clara alusión al Kremlin. Ambos países tienen desde años una unión aduanera y económica. Moscú quiere ir más allá, y sabe que levanta algunas suspicacias en Minsk.

"Rusia no tiene intención de absorber a nadie", dijo Putin en tono tranquilizador. Pero a la vez acusó a "nuestros enemigos" de "querer evitar la integración de Rusia y Bielorrusia".

Después de la experiencia del pasado febrero, Occidente no se fía. "La visita de Putin a Minsk podría indicar que Putin está tratando de establecer las condiciones para una ofensiva renovada contra Ucrania, posiblemente contra el norte de Ucrania o Kiev, en el invierno de 2023", dijo en un informe la semana pasada el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), un grupo de expertos con sede en EEUU, aunque tampoco lo señala como un claro riesgo inminente.

El director de la CIA, William Burns, antiguo embajador en Moscú, descartó en declaraciones a la prensa estadounidense que Rusia se plantee seriamente a estas alturas de la campaña unas negociaciones con Kiev.

El comandante de las Fuerzas Conjuntas ucranianas, el teniente general Serhiy Nayev, cree que Putin busca al menos una mayor implicación bielorrusa en el conflicto. Pero también es posible que las maniobras recientes de Lukashenko sean una estratagema diseñada por Moscú para movilizar a las fuerzas ucranianas cerca de la frontera, evitando su despliegue en otras áreas.

Bielorrusia, calienta motores y ha hecho maniobras en los últimos días. De momento sirven para forzar a Kiev a derivar fuerzas al norte. Su defensa en el Donbás se debilita un poco y su avance se pospone en Jerson. Tal vez cuando se hiele el suelo vuelvan los combates mecanizados al sur.

Lukashenko y Putin juegan al despiste, tratan de poner nervioso a Zelenski. La apertura de un segundo frente podría poner en muchas dificultades al Ejército ucraniano. Es público que tropas rusas fueron desplegadas en Bielorrusia en octubre, y que pronto realizarán ejercicios tácticos. Lo ha anunciado el Ministerio de Defensa ruso. Según Minsk, el componente ruso de la agrupación regional está formado por hasta 9.000 militares, unos 170 tanques, hasta 200 vehículos blindados de combate y hasta 100 cañones y morteros de grueso calibre, informa EFE. Pero no se sabe cuándo y dónde se realizarán esas maniobras en Bielorrusia. Zelenski teme por su frontera norte.

El Kremlin no da pistas. Asegura que las conversaciones entre rusos y bielorrusos se centraron en "la situación político-militar" que rodea a ambos países, sus "capacidades defensivas" y las "medidas conjuntas de respuesta" al reto que representa la OTAN. Precisamente en Bielorrusia se entrenan parte de los 300.000 reservistas movilizados por Putin.

Por su parte el jefe de espionaje de Moldavia advirtió este lunes sobre un riesgo "muy alto" de una nueva ofensiva rusa hacia el este de su país el próximo año. Alexandru Musteata cree que Moscú todavía tiene como objetivo asegurar un corredor terrestre a través de Ucrania hasta la región separatista moldava de Transnistria.


Etiquetas:  #Putin #y #Lukashenko #estrechan #lazos #asustando #a #Ucrania

COMENTARIOS