Rafa Nadal, las inyecciones de radiofrecuencia o un último milagro para alargar su carrera
23:44
6 Junio 2022

Rafa Nadal, las inyecciones de radiofrecuencia o un último milagro para alargar su carrera

Un tratamiento rápido, de bajo riesgo y de pronta recuperación podría permitirle jugar Wimbledon. Si no funciona, sólo quedará el quirófano y el riesgo de retirarse desde una sala de rehabilitación.

Reportaje La mayor carrera de obstáculos que encumbró a Rafa Nadal Declaraciones El sacrificio de Rafa Nadal: "Me pinchaba el nervio cada día" Opinión Nadal es un verbo

¿Habrá milagro o no habrá milagro? Esa es la pregunta que ronda por la cabeza de Rafa Nadal después de haber levantado su decimocuarto Roland Garros con el pie izquierdo medio dormido. Durante casi un mes, desde la retirada en el Masters 1000 de Roma, tuvo que anestesiarse la zona para escapar del dolor y ahora, otra vez en la cima, se entrega a un remedio, el enésimo que prueba. "Me voy a someter a unas inyecciones con radiofrecuencia pulsátil", reconocía Nadal en los micrófonos de 'France 2' y según los expertos, con ese tratamiento podría reducir el suplicio que sufre en un 50% o un 60% en apenas unos minutos. Si todo va muy bien, claro. También podría no funcionar. ¿Habrá milagro o no habrá milagro? La posibilidad de jugar durante dos o tres años sin mucho dolor ya merece la prueba y el estudio del tratamiento: ¿En qué consisten las inyecciones con radiofrecuencia pulsátil?

"Lo primero que hay que decir es que es un tratamiento que no va a solucionar su enfermedad de Muller-Weiss, su problema en el escafoides, si no que va a inhibir temporalmente el dolor que siente por la misma. Con la radiofrecuencia pulsátil se busca que los nervios que llevan la sensibilidad a la zona lesionada, el nervio safeno y el nervio tibial posterior, queden groguis durante varios meses, incluso años. No se destruyen, se atontan. Con una aguja o una sonda muy pequeña, se va a buscar los nervios gracias a una ecografía y se aplican unas ondas de calor a unos 40 o 42 grados. Antes se hacía radiofrecuencia continuada, que servía para destruir el nervio; ahora las ondas sólo duran milisegundos y se controla cada vez más el tiempo para no afectarlo para siempre. El procedimiento completo puede durar 15 o 20 minutos y las inyecciones menos de un minuto", explica el podólogo Alfonso Martínez Nova, profesor en la Universidad de Extremadura, que ofrece más detalles sobre estas inyecciones de radiofrecuencia pulsátil.

Con una única sesión podría ser suficiente, Nadal podría salir por su propio pie de la clínica y le bastaría con reservarse sólo unos días, quizá una semana, de reposo posterior. El efecto de las inyecciones sería inmediato, es decir, que si todo va muy bien, si hay milagro, no se puede descartar su presencia en el próximo Wimbledon, que empieza el 27 de junio. Y en España hay dos clínicas de podología especializadas en estos tratamientos, ambas en Madrid, ambas con técnicas patentadas, la Clínica Vitruvio, del doctor Gabriel Camuñas y la Clínica Avanfi, con los doctores Álvaro Iborra y Manuel Villanueva.

¿Por qué no lo hizo antes?

El riesgo es relativamente bajo y las opciones de éxito relativamente altas y entonces... ¿Por qué no se ha sometido antes a este tratamiento Nadal? "Porque no resuelve su problema. Es decir, tarde o temprano, Nadal se tendrá que operar de su enfermedad de Muller-Weiss. Hasta ahora había preferido las infiltraciones, la anestesia, porque es una solución más puntual. Las inyecciones de radiofrecuencia pulsátil ofrecen una reducción del dolor más a medio plazo, pero también reducen la sensibilidad todo ese tiempo. No tendrá el pie dormido, como durante este Roland Garros, pero tampoco sentirá sus movimientos al 100%. También es verdad que la técnica ha avanzado mucho desde que se empezó a aplicar hace unos 20 años y cada vez las sensaciones son mejores", comenta Martínez Nova, que asegura que este tratamiento se creó para solucionar patologías nerviosas, dolencias distintas a la que sufre Nadal.

Como el tenista ya reconoció al acabar Roland Garros, si estas inyecciones no surten efecto, si no disminuyen su dolor lo suficiente o si le adormecen demasiado el pie, optará por operarse, pese al riesgo de retirarse desde una sala de rehabilitación. Con una osteotomía, una fragmentación y recolocación de su escafoides necrosado, podría desaparecer su sufrimiento sin perder rango de movilidad, pero necesitaría entre tres y seis meses de recuperación y nuevamente nadie le puede asegurar al 100% que el dolor marchará. En última instancia, si nada le funciona, sólo le quedará dejar el tenis y someterse a una artrodesis, que le bloquearía todo el medio pie y le evitaría su padecer, aunque siempre a cambio de moverse con limitaciones el resto de su vida.


Etiquetas:  #Rafa #Nadal #las #inyecciones #de #radiofrecuencia #o #un #último #milagro #para #alargar #su #carrera

COMENTARIOS