Robe Iniesta: ''El clima moral me la suda, no puedo pensar en eso''
00:36
17 Septiembre 2021

Robe Iniesta: ''El clima moral me la suda, no puedo pensar en eso''

El veterano rockero dio carpetazo a Extremoduro para publicar su tercer álbum en solitario y comenzar ahora una gira que pronto tendrá continuidad. ''Ya tengo canciones preparadas para un nuevo disco'', anuncia

Robe Iniesta Disco nuevo, inspiración socrática e incierta gira para Extremoduro Nueva gira y mensaje a Extremoduro "Ahora tengo la mejor banda que he tenido en mi vida" El fin de Extremoduro Robe Iniesta suspende unilateralmente la gira y anuncia proyecto en solitario

Lleva más de 30 años lanzando pedradas y evitando dar explicaciones. Robe Iniesta (Plasencia, 1962) es el arquetipo de poeta en bruto, o quizá poeta bruto, que considera que el rock es la mejor herramienta para contar la verdad de la vida, o quizá su verdad. "Hay que tener dudas", reivindica una y otra vez durante la entrevista, que se realiza por medio de una llamada telefónica desde un número oculto.

"Vivo en pueblitos pequeños", dice con una voz también pequeña, una voz risueña completamente distinta al gruñido roto, casi animal, que resuena en sus canciones. "Entre Plasencia y un pueblito cerca de Bilbao", añade. Evita las multitudes Robe igual que evita, en general, las entrevistas, porque no le gustan. "Hay mucha gente que sólo te quiere entrevistar por el sensacionalismo, no para hablar de música, y luego te encuentras cada titular...", explica. "Porque si tú le preguntas a un tío 'oye, ¿a ti te gusta que cuando estás tocando la guitarra venga por detrás un negro de dos metros y te dé por culo?'", continúa, riendo, "y el tío dice que no, pero tú pones de titular: "A mí lo que no me gusta cuando estoy tocando es que venga un negro de dos metros y me dé por culo", pues ese es un titular cojonudo, pero claro, todo el mundo pensaría, 'hostia, ¿y este dónde toca la guitarra?'".

En primavera Robe Iniesta publicó su tercer disco en solitario, Mayéutica, grabado en 2018 y congelado para sacarlo tras la gira de despedida de Extremoduro, el grupo que ha liderado desde 1987 hasta 2019. Sin embargo, aquella gira final, programada para primavera de 2020 y cuyos cientos de miles de entradas se agotaron en unos pocos días, se fue retrasando por la pandemia. El dique se rompió en marzo pasado, cuando el guitarrista y cantante decidió unilateralmente cancelar los multitudinarios conciertos de Extremoduro, dar por cerrado el tema, publicar su disco y salir a tocar con un nuevo grupo: una gira por 19 ciudades que comenzó el 4 de septiembre y que se ampliará en 2022.

¿Qué regusto le ha dejado el final de Extremoduro?

Hombre, pues malo, malo. Bueno, era una despedida, que ya de por sí tiene un regustillo amargo, pero no nos podemos quedar encallados por la pandemia. Hay que aceptarlo y seguir palante. Que no llevamos con esto dos meses, son dos años.

¿Acabar con Extremoduro fue un poco liberador?

Bueno, cuando cierras una etapa no es algo que surja de repente. En la vida lo más importante son las ganas, y cuando ves que empiezas a perder las ganas y la ilusión y, por otro lado, cuando me puse en esta historia en solitario y vi que se pueden hacer las cosas de otra manera a como lo estábamos haciendo en el grupo... ¿que si fue liberador? Pues en cierta manera sí, sí.

Ha llamado a su último disco Mayéutica, que es un concepto filosófico que procede de Sócrates que consiste en hacer preguntas a una persona para que vaya comprendiendo la verdad por sí misma. ¿Qué le interesa de esa idea?

Bueno, no hace falta que sean preguntas, puede ser cualquier cosa que te puede hacer pensar y que quizá te sirva para conocerte mejor. Puede ser una canción o algo que leas o cualquier otra cosa que te ayude a saber cosas de ti que estaban ahí, pero que no las tenías claras. Engancha un poco con el rollo de La ley innata (2011), que eran cosas que tiene uno dentro.

La palabra procede del griego de la palabra parto o parir, de dar a luz, significaría más o menos dar a luz la verdad.

Sócrates lo llamaba así porque su madre era comadrona. Él decía que en cierta manera trabajaba en lo mismo, en hacer que renacieras o que tuvieras otro nacimiento.

¿Su forma de escribir canciones es también un poco como un parto?

Pues sí, pues sí, en cierta manera sí, porque yo no sé nunca lo que va a salir de ahí. Hay creadores que se fijan un camino, dicen, "bueno, voy a ser como un alfarero, voy a hacer un botijo", y les sale un botijo. Yo eso no lo puedo hacer. Yo es como si fuera un arqueólogo que me pongo a cavar en un sitio y no sé lo que me voy a encontrar. No puedo predeterminar nada, ni siquiera si va a ser triste, alegre, marchosa, suave. No, no, yo me siento con la guitarra y lo único que me interesa es si me emociona. Y luego ya en un segundo plano pues que sea algo que hace pensar, pero si no me emociona no me vale para nada. Necesito que me mueva los sentimientos y que me mueva la cabeza.

¿Cómo se enfrenta al clima moral de esta época? ¿Le limita?

Pues veo con un poco de asombro que sigamos en estas cosas que se creía que estaban superadas, y me temo que esto es todo influencia de los americanos, que nos comen la cabeza con sus putas películas y con su puritanismo y sus rollos y ese cogérsela con papel de fumar. No lo entiendo demasiado. A mí a la hora de componer desde luego no me afecta. Y si algo tengo que decirlo y me motiva, pues lo digo. Y bueno, pues luego puede que no salga en un sitio o en otro, porque en estas redes sociales los tacos te los quitan... Bueno, me la suda. No puedo pensar en nada a la hora de componer, tengo que dejarme llevar. Y si hay algo que es políticamente incorrecto, pues quizás también te vale como un revulsivo. Yo creo que las palabras hay que usarlas todas, tanto las fuertes como las suaves. Hay que usarlas porque todas tienen su sentido. A veces las ideas puestas a bocajarro para hacerte pensar están bien. Si son políticamente correctas o no, no sé, eso creo que es algo que se han inventado los políticos para intentar quedar bien delante del mayor número de gente, pero tampoco es mi objetivo.

Bueno, de hecho su objetivo imagino que es el contrario, remover más que agradar.

Claro, claro, y para remover pues no puedes estar siempre agradando.

¿Hay alguna canción que no cante porque piense que ya no es apropiada?

Pues sí que te pasa esto, porque haces canciones en un momento que te sientes de una manera y después es muy fácil no te den ese punto. Yo para cantar algo me lo tengo que creer y sentir, porque si no me siento ridículo. En esta gira por ejemplo se han quedado fuera La nana y La canción más triste porque no me apetecía una mierda meterme ahí en ese punto ni meter al público. Ahora mismo con las cosas tan jodidas, meterte en canciones tristes y que te toquen la fibra no me apetecía.

¿Se siente libre en España a la hora de cantar o aquí se censura?

Se censura de muchas formas. Para empezar desde las redes sociales, que te censuran palabras o tacos. Pero yo esto siempre lo he llevado con mucha normalidad. Hace 30 años también había muchas cosas que no se podían decir y al final las dices. Luego por una letra se te cae algún concierto o lo que sea y, bueno, son gajes del oficio, es que no puedo estar pensando en eso a la hora de componer.

¿Cómo valora el trabajo del Gobierno para defender a los músicos durante la pandemia?

¿Que cómo lo valoro? Pues fatal. Fatal. Creo que no han hecho nada. Es un sector que está muy precario, la mayoría somos autónomos, y ahora he visto a compañeros que han tenido que irse a recoger fruta por no poder trabajar. Y mientras el Gobierno sólo hablaba del turismo y del turismo, y de la hostelería, y del turismo y la hostelería. Y parece que se ha centrado todo en esa batalla, pero de la cultura y de la música no se ha hablado nada. Los conciertos se han demonizado desde el principio y no se han visto ayudas por ningún lado.

El próximo año cumple 60. ¿Cómo lo lleva?

Pues un poco mal. Los cambios de década sientan peor. Joder, suena un poco mal. Yo desde luego no me veo como una persona de 60 años.

¿Qué queda del Robe de hace 30 años?

No sé lo que queda, pero en la vida hay que evolucionar y tienes que cambiar, hay que cambiar. Pero tengo la misma ilusión haciendo canciones y la misma impaciencia de enseñarlas. Me he pasado temporadas largas sin componer nada, es algo que te va consumiendo un poco, intentarlo cada día y que no te guste ni una sola fra se de lo que haces. He llegado a pasarme así hasta cinco años. Ahora estoy muy contento por eso, porque me veo en un buen momento y me siento con la guitarra y me entran ganas de hacer cositas nuevas, me salen con gusto y con facilidad y me veo en buen momento.

canciones?

Durante el confinamiento estaba tocando todo el día la guitarra sin hacer otra cosa. Me han salido muchas ideas, ya tengo temas preparados y un disco a la vista y con muchas ganas de meterme en el local de ensayo y de grabar de nuevo. Ahora quiero tocar este año y el que viene y entre medias no me da tiempo a sacar un disco, pero querría sacar algunas canciones, como hacen los chavalitos ahora que sacan canciones sueltas.

¿Cómo son esas nuevas canciones?

No tienen relación entre sí, ha salido de todo, unas marchosas, otras suaves. Son bastante diferentes, no hay como en Mayéutica un hilo que lo guíe todo. Pero tendrán que ver, porque siempre que compones canciones en una misma época hay algo similar, al final te están rondando las mismas cosas por la cabeza.

¿También son temas de amor sobre todo, como en Mayéutica?

Bueno, supongo que sí, pero tengo que interpretarlo. La cosa es que me van saliendo y hay algunas que las interpreto según salen y otras que tardo bastante. Componiendo me siento como un espectador, es como si no fuera yo, sino que estoy escarbando, estoy encontrando cosas y luego lo tengo que analizar. Estás escribiendo poesía, no estás contando una historia, estás enlazando frases, palabras, ideas, sonidos, ritmos... No es que todo lo que escriba por fuerza tenga que comprenderlo. No. Además no me interesa comprender todo lo que estoy diciendo, lo que me interesa es que eso me emocione.


Etiquetas:  #Robe #Iniesta #El #clima #moral #me #la #suda #no #puedo #pensar #en #eso

COMENTARIOS