Rodríguez Uribes, el ministro 'deshabitado' al que sustituye Miquel Iceta
16:03
10 Julio 2021

Rodríguez Uribes, el ministro 'deshabitado' al que sustituye Miquel Iceta

Sale de Cultura sin cumplir los objetivos que se marcó antes de la pandemia y enfrentado al sector

Crisis de Gobierno Carmen Calvo deja la Vicepresidencia Ley de Mecenazgo Nueva salida en falso Uribes "Yo no debo fomentar ni recomendar ir a los toros" Indecisión en la pandemia Uribes irrita a la industria cultural Miquel Iceta En camisa de Once Varas

La crisis de Gobierno desatada por Pedro Sánchez se ha llevado por delante también a José Manuel Rodríguez Uribes (Valencia, 1968) en beneficio de Miquel Iceta, que será el nuevo responsable de la cartera, el cuarto en los últimos tres años de gobiernos socialistas tras Máximo Huerta, José Guirao y el propio Uribes.

El cambio de Rodríguez Uribes por José Guirao pareció inexplicable, y vaticinaba algo inquietante: salía un gestor cultural con 40 años de experiencia en la Administración para dar paso a zafador de la política, un amigo de alguien. Con Cultura (salvo excepciones) siempre ocurre lo mismo: es una cámara de recompensa y proyección para dar contorno a gente que difícilmente vuelve a asomar por los ámbitos de la cultura.

A Uribes, también hay que reconocerlo, te tocó la época más compleja en el sector desde que entró a funcionar la democracia en España. Podría haber dado síntomas de imaginación, de conocimiento del medio, de capacidad resolutiva. Pero no pudo ser. La pandemia, que segó buena parte de las industrias culturales, dejó también achicado como un bonsái al ministro del ramo.

El paquete de ayudas que promovió para estimular al sector cuando más lo necesitaba, 76 millones de euros, resultó insuficiente. Y de ahí en adelante, Uribes se ha movido entre la imprevisión y el desafecto de la mayor parte de áreas que abarca su ministerio. Mantener los teatros y cines abiertos con el lema de 'Cultura segura' no sirvió de demasiado. No sirve aún. Las medidas de eficiencia faltaron. Además de algunas pequeños trucos que afearon la conducta del ministerio. Hay que contar que de las 75 medidas de Estatuto del Artista sólo se han desarrollado cinco. Y tampoco ha convocado aún la mea interministerial que proponía desde el pasado mes de diciembre.

Con mucho ruido de focos y fotos, el ministerio de Rodríguez Uribes anunció el acuerdo de alquiler alcanzado con Tita Cervera para que su colección se mantenga en el Museo Thyssen-Bornemisza, pero los cabos sueltos aún pueden dar batalla porque el asunto tampoco queda sellado del todo.

Uribes ha sido también el sujeto pasivo en un nuevo intento por renovar la ley de mecenazgo para la cultura. En su primer discurso ante la Comisión de Cultura del Congreso, Rodríguez Uribes se refirió muy marginalmente al proyecto en un fleco de su intervención. Después, fue una iniciativa parlamentaria la que devolvió el asunto a la agenda política. El Gobierno, según la oposición, se ha dedicado a hacer la estatua ante uno de los grandes retos del sector.

Hubo más: Uribes habló con desdén de los toros, que es uno de los sectores que estaban bajo su tutela, pero luego no hizo nada, n a favor ni en contra de un arte cuyo futuro es incierto. Fue también el último ministro en hablar ante el público durante los meses duros del encierro y el que menos dijo de todos en una comparecencia llena de naderías que irritó a los representantes de las industrias culturales. Después, llegó el verano, y al ministro de Cultura le tocó la tarea de acompañar a los reyes en su gira por la España post pandémica. No gran cosa.

Miquel Iceta.Miquel Iceta.ANTONIO MORENO

¿E Iceta? Miquel Iceta (Barcelona, 1960) es otro político profesional, formado en las oficinas de Presidencia en los últimos años del felipismo y curtido en el PSC en la crisis perpetua del Procés. Debió de se una mili muy dura, pero Iceta consiguió mantener a su partido vivo en las peores circunstancias posibles. Hijo de una familia nacionalista vasca que se radicó en Barcelona tras la guerra, su origen ideológico está en el Partido Socialista Popular de Enrique Tierno Galván, una vieja comunidad universitaria y casi centrista que llegó al PSOE en los tiempos de la Transición y a la que se le supone cierto prestigio intelectual.

Iceta recibió notoriedad a principios de este siglo, cuando fue uno de los primeros políticos que se declaró públicamente homosexual. Después, cayó del lado ganador de la historia del PSOE en el gran trauma de la elección de Pedro Sánchez frente a Susana Diaz. Concluido su ciclo en el PSC, Sánchez lo llamó a Madrid para dirigir el Ministerio de Política Territorial desde enero. Nunca ha tenido responsabilidad en asuntos culturales.

Durante mucho tiempo, el PSOE ha tenido la habilidad de encarnar los intereses de las industrias culturales. Si los gobiernos del PP relegaban a Cultura a la categoría de secretaría de Estado del Ministerio de Educación, los del PSOE recuperaban la cultura propia y se la confiaban a personajes carismáticos como Javier Solana o Jorge Semprún. Pedro Sánchez cumplió la primera parte del patrón, pero no la segunda. Uribes ha sido un técnico que no ha dejado ningún legado. Huerta duró unos días en el cargo. Guirao pudo ser el gran ministro de Cultura de su generación pero su mandato terminó sin una explicación clara. Iceta tiene ahora el reto de darle la vuelta a esa decepción crónica.

La época ha sido (y es) convulsa e inestable. Era momento de gestores y no de recién llegados. El ministro saliente abandona la plaza del Rey con la cartera vacía.


Etiquetas:  #Rodríguez #Uribes #el #ministro #deshabitado #al #que #sustituye #Miquel #Iceta

COMENTARIOS