Roglic, víctima de la escabechina liderada por Pogacar en el pavés
20:26
6 Julio 2022

Roglic, víctima de la escabechina liderada por Pogacar en el pavés

El esloveno del Jumbo pierde 2.05 minutos con su compatriota, que voló en los adoquines. Vingegaard y Mas sólo ceden 10 segundos en una etapa ganada por Simon Clarke

Directo Así lo vivimos

Atravesar los tramos de pavés es como cruzar la jungla, zona repleta de peligros invisibles. Los bordes de los adoquines son desafiantes, se clavan en el alma. Ahí se pelea por sobrevivir, por salir ileso. Y en cuestión de supervivencia pocos saben más que Simon Clarke y Tadej Pogacar, los principales beneficiados de la infernal jornada de adoquines.

El australiano ganó la etapa y Van Aert consiguió mantener el liderato frente a Powless y Boasson Hagen. Pogacar mostró una apabullante autoridad respecto a sus rivales más directos y sólo bajó su espléndido rendimiento en los últimos 10 kilómetros. El esloveno voló en un terreno diabólico, con 11 sectores empedramos, con 20 kilómetros de longitud, intercalados en los últimos 78 kilómetros de la etapa. Cuatro de esos tramos estaban incluidos en París-Roubaix, cinco fueron inéditos y dos que no se afrontaban desde 1983.

Una etapa plagada de incidencias, que arrancó con una fuga integrada por Van der Hoorn (Intermarché), Magnus Cort, Neilson Powless (EF Education), Boasson Hagen (TotalEnergies), Simon Clarke (Israel) y Alexis Gougeard (B&B Hotels-KTM). Las primeras caídas las sufrieron Van Aert y Sagan en la primera aproximación a las piedras, con Pogacar, muy atento y apretando para neutralizar a los fugados.

Aliviados sin la temida lluvia, apareció el polvo, que se concentró en una incómoda nube cegadora. El australiano Ben O'Connor (cuarto el pasado año) fue el primero de los damnificados. Sufrió una avería en el tercer tramo y en un suspiro cedió más de un minuto con el grupo de los mejores, liderado por Nairo Quintana y Pogacar. En el cuarto quedó descolgado Van der Poel y Vingegaard sufrió una avería, Kruijswijk le cedió la bicicleta en un cambio caótico con tres corredores más del Jumbo intentado auxiliar al jefe de filas.

Enric Mas y Daniel Martínez también quedaron cortados de un pelotón con menos de 50 unidades. Van Aert, sin opciones de triunfo, esperó a Vingegaard. Luego llegó la caída de Roglic y un el posterior suplicio al carecer de energías para conectar con el resto los favoritos. Escabechina sufrida por el Jumbo Visma en el ecuador de los sectores del pavés. A 25 kilómetros de la meta, el danés perdía 50 segundos con Pogacar; el Roglic, 1.40.

Sufrimiento extremo en una superficie machacante para la espalda, los brazos y la cabeza. El traqueteo perfora el cerebro y todo se complica si además acumulas desgracias físicas y mecánicas, como le sucedió a Roglic.

Pogacar hace fácil lo difícil. No hay retos imposibles. En un día que se presentaba complicado, dado que en la víspera de la salida de Copenhague, perdió a Matteo Trentin por covid, que era el gran especialista del UAE en este terreno. Pero en los adoquines se manejó con una autoridad primorosa. Siempre en cabeza del grupo principal. A falta de 16 kilómetros, abandonó a sus compañeros y se quedó solo con Jasper Stuyven (Trek), ganador de la Milán-San Remo. Cuando parecía que iba a rematar la faena bajó el ritmo y por atrás, con un espléndido Van Aert, se acortaron las distancias. Los fugados siguieron creciendo y se presentaron en la meta con una ventaja de 54 segundos con Pogacar y 10 segundos más con el grupo de Vingegaard. Roglic, dos minutos más tarde.

Enric Mas salvó un complicadísimo. Siempre estuvo protegido por Imanol Erviti, el español con más presencias en la París-Roubaix: 17 ediciones. Antes de la salida, ya explicó al balear que los tramos irregulares de piedra hay que frenar y cambiar la dirección de manera distinta, con más firmeza, pero con suavidad.

Como no podía ser de otra manera, el pavés mermó las opciones de algunos favoritos, como ocurrió en 2010, cuando ganó Thor Hushovd y se cayó Frank Schleck y Armstrong perdió 11 minutos por una avería. En 2014, venció Lars Boom, y Contador perdió cerca de tres minutos ante una gran exhibición de Nibali. En 2018, triunfo de Degenkolb y caída de Froome


Etiquetas:  #Roglic #víctima #de #la #escabechina #liderada #por #Pogacar #en #el #pavés

COMENTARIOS