Rusia incorpora a la guerra a sus reservistas, que amenazan con amotinarse
15:38
24 Octubre 2022

Rusia incorpora a la guerra a sus reservistas, que amenazan con amotinarse

Los civiles reclutados denuncian la ausencia total de entrenamiento y la mala calidad de las armas recibidas

Directo Guerra Ucrania - Rusia, última hora Diplomacia & Geopolítica Todas las mentiras de la guerra de Ucrania

Decía Ian Fleming, autor de las novelas de James Bond, que si algo sucede una vez es casualidad, dos es coincidencia y tres es acción enemiga. Un caza Su-25 ruso se estrelló al despegar de Crimea el 11 de septiembre. Desde entonces se han estrellado un MiG31, un Su-32 hace una semana en Krasnodar y este mismo domingo un Su-30 se precipitó contra un bloque de viviendas en la ciudad rusa de Irkutsk. Son ya 64 aviones de combate rusos derribados por Ucrania o accidentados, otro récord negativo en la historia bélica moderna que muestra el inmenso roto que este conflicto está causando en el antes considerado como segundo Ejército del mundo.

Hoy no ha sido un buen día para los rusos ni en los cielos ni en la tierra. La actividad partisana regresó con fuerza en los territorios ocupados de Jersón y Zaporiyia. En Jersón, la primera capital conquistada por los rusos durante los primeros días de guerra, varios militares rusos murieron al explotar su vehículo en el centro de la ciudad. En la región de Zaporiyia, más concretamente en la ciudad de Energodar, la misma en la que se enclava la central nuclear, el hotel Alisa donde muchos militares rusos duermen, saltó por los aires sin que se sepa si ha sido una bomba y cuántos soldados murieron.

Los canales militares rusos son cada vez más pesimistas sobre el destino de la ciudad de Jersón y su guarnición. Para la mayoría, parece inevitable una retirada ordenada. El problema es que no es fácil abandonar un territorio sin sufrir bajas y sin dejar atrás gran cantidad de armamento pesado. Hay que hacer un esfuerzo por confundir al enemigo, hacerle pensar que todo sigue igual y que nadie se retira de sus posiciones cuando en realidad sí lo están haciendo. Si algo sale mal y Ucrania lo aprovecha, el pánico puede cundir en las líneas rusas y que se produzca una desbandada peor que la reciente del frente norte.

Guerra en Ucrania

Todas las mentiras de la guerra

Un tsunami fluvial para frenar a Ucrania

Ya se han incorporado a su servicio los civiles reclutados por Putin hace unas semanas en toda Rusia. En un vídeo largo, de unos 27 minutos, un grupo grande de nuevos movilizados, con la cara tapada, muestra su indignación con la ausencia total de entrenamiento que han recibido, la mala calidad de las armas recibidas y los precios inflados del equipo que ellos mismos tuvieron que costearse, a pesar de que se les aseguró que el casco y el chaleco antibalas estaba pagado por el gobierno local de Sergey Sobyanin, alcalde de Moscú, ya que estos militares pertenecen al 15 regimiento motorizado basado en la capital rusa. Afirman que se les llevó a la base de Soloti, en la región fronteriza de Belgorod, donde los dejaron en tiendas, pero no recibieron ni una sola hora de entrenamiento. "Nos dijeron que no esperaban nada de nosotros", confiesa uno de los reclutas a la cámara. "Aquí hay gente que no puede cargar ni con 15 kilos de peso, cuando las mochilas y el armamento llegan a los 25 kilos", dice otro sobre el estado físico de algunos movilizados. Por supuesto, también se quejan de no haber cobrado ni un rublo.

En su guerra energética contra los civiles ucranianos, el ejército de Vladimir Putin lanzó hoy 40 misiles Kaliber y 16 drones contra nueve regiones atacadas, de nuevo con muchos derribos por parte de la defensa antiaérea. Rusia ha destruido el 90% de las instalaciones eólicas de Ucrania, así como un 50% de sus plantas solares. En la capital, Kiev, una alarma mantuvo a los kievitas en sus refugios unas tres o cuatro horas durante la noche del sábado al domingo, lo que no impidió que miles de personas llenaran los restaurantes del centro de Kiev el domingo al medio día, como si la guerra fuera algo lejano. Es el día a día extraño en esta ciudad, en la que cuando cae la noche sus calles parecen las de Londres en 1940.

Llevamos varios días viendo movimientos diplomáticos extraños desde Moscú. Hace dos días fue Sergei Lavrov, ministro de Exteriores ruso, el que habló con el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken. Hoy el ministro ruso de Defensa Sergeii Shoigu levantó el teléfono para hablar con su homólogo británico Ben Wallace. El objeto de la discusión, según publican los medios rusos, era avisar al Reino Unido de la intención de Ucrania de escalar en el conflicto, una teoría que Wallace rechazó "en un clima de respeto", además de reiterarle que ni Ucrania ni ninguno de los países que apoyan al gobierno de Kiev desean "escalar en la guerra".


Etiquetas:  #Rusia #incorpora #a #la #guerra #a #sus #reservistas #que #amenazan #con #amotinarse

COMENTARIOS