Sam Raimi: ''Ojalá despertara el mismo interés la adaptación de un clásico de la literatura que la de un cómic de superhéroes''
01:39
1 Mayo 2022

Sam Raimi: ''Ojalá despertara el mismo interés la adaptación de un clásico de la literatura que la de un cómic de superhéroes''

El director de la primera trilogía de Spiderman regresa a la dirección con 'Doctor Strange en el multiverso de la locura', el último y más esperado despliegue del arsenal Marvel

Crítica Spider-Man: No Way Home: La araña disecada de Schrödinger

Desde Posesión infernal a Doctor Strange en el multiverso de la locura han pasado cuatro décadas, casi una decena de película de Spiderman y hasta una pandemia entera. Eso sin contar las guerras, los desastres naturales y las nuevas modalidades de redes sociales. Y, sin embargo, Sam Raimi (Michigan, 1959), el director de las dos películas citadas al principio, siempre ha estado ahí, inmutable y perfectamente igual a sí mismo. Visionario y reinventor del género de terror, el responsable de la primera trilogía del hombre araña vuelve a la dirección y vuelve a los superhéroes convencido de que ahora sí. Ahora sí que sí. Veremos.

La última vez que se enfrentó a una gran película de superhéroes fue en 2007 con Spiderman 3. De entonces ahora ha habido cinco películas del hombre araña más y 50.000 de superhéroes. ¿Cómo hace uno para ponerse al día?

Por mucho que cambie la tecnología y se multipliquen las sagas, secuelas o precuelas, la dirección consiste en la comunicación entre un director y un actor sobre lo que es y se quiere de un personaje. Y aunque las cámaras hayan progresado una barbaridad en los últimos años, el principio básico es siempre el mismo. Tienes una historia y tienes que contarla. Hay un principio, un desarrollo y un desenlace. Y existe un personaje con el que el público tiene que identificarse y con el que tiene que conmoverse. Eso es básicamente todo. Da lo mismo lo que cuentes; da igual si se trata de superhéroes o de gente corriente. Los conceptos básicos siguen siendo los mismos desde la invención del cine. Y ahí seguirán.

¿Siente envidia del nuevo Spiderman? ¿Es el nuevo Spiderman mejor o peor que el de usted?

Lo único que puedo decir es que cuando vi Spider-Man: No Way Home me sentí genial. El único sentimiento identificable, por encima de la envidia, fue el de la nostalgia. Fue como un viaje en el tiempo. La emoción de ver a los viejos amigos con los que trabajé hace 15 años me resulta indescriptible. Y, por supuesto, sólo puedo estar agradecido por el respeto con que Jon Watts ha tratado a mis personajes.

No sé si, además y visto en la distancia, siente algún tipo de remordimiento. La última entrega de su trilogía no fue muy bien recibida por los fans creo recordar. ¿Se arrepiente de algo? ¿Haría ahora mismo algo distinto?

Por supuesto. Se podría decir que sólo tengo remordimientos. Miro las películas y no puedo evitar echarme en cara cada detalle. «Debería haber hecho esto», pienso. «¿Por qué no hice esto otro?», me digo a mí mismo constantemente. Pero, por otro lado, fue increíble. Spiderman ha sido una de mis grandes pasiones. Recibí en mis manos un legado de décadas que había sido escrito, reescrito, dibujado y vuelto a imaginar por muchísimos creadores. Digamos que me siento como un eslabón más de esa cadena. Fue un hermoso tesoro que se depositó en mis manos durante un tiempo y lo cuidé como se cuida una obra de arte en un museo. Sabía que llegaría el momento en el que tendría que ceder el testigo a otro. Y lo hice. Más allá de mis remordimientos, el tiempo que pasé con Spiderman fue grandioso.

¿Qué le ha llevado a volver a a dirigir una película y, más concretamente, una película de superhéroes?

Nunca me he sentido fuera del negocio. Simplemente, me he dedicado a otras facetas como la producción. Siempre me encantó dirigir, pero llega un momento en el que sientes que necesitas un descanso. La verdad es que lo echaba ya de menos. Quería criar a mis hijos y pasar tiempo en el jardín y, sobre todo, reflexionar sobre cómo convertirme en un director mejor. No me sentía satisfecho con mi última película. Necesitaba volver a sentirme como un estudiante. Necesitaba nuevos retos, nuevas motivaciones... Durante la última década he dedicado la mayor parte del tiempo a producir a cineastas jóvenes. De repente, te das cuenta de que sólo se aprende de verdad de los errores. Cuando adquieres cierta madurez y te rodeas de un equipo que está ahí para que no cometas un solo fallo, entonces caes en la cuenta de todo lo que te estás perdiendo.

Benedict Cumberbatch como Dr. Stephen Strange.Benedict Cumberbatch como Dr. Stephen Strange.Photo courtesy of Marvel StudiosMUNDO

¿Veremos muchos de esos errores en Doctor Strange en el multiverso de la locura (la distribuidora Disney no ha enseñado la película antes de la ronda de entrevistas)?

Digamos que cuando Marvel me llamó y me dijo que estaban buscando un director, no lo dudé... Me ofrecí yo mismo. Pensé: «Estoy listo».

Se diría que el perfil psicológico de Spiderman es el opuesto a del Dr. Strange...

Y eso es parte del aliciente de hacerme cargo de él. Los mejores personajes de Marvel creados por Stan Lee y Steve Ditko tienen grandes poderes pero siempre tienen fallas como seres humanos en el centro. Spiderman es un adolescente que no está muy seguro de quién es, de qué es lo correcto y tiene dudas sobre el alcance de su responsabilidad en cada una de sus acciones. Strange, en cambio, está completamente seguro de lo que hace y cree que la razón está siempre de su lado. Su pecado es el de la arrogancia. Su ego está disparatadamente inflado. Si Spiderman crece hacia la certeza y la madurez, Strange lo hace hacia la humildad. Digamos que son opuestos e idénticos a la vez.

¿Y cuál cree que es el superhéroe que nos tiene que salvar de este mundo polarizado e infectado de odio: el que lo sabe todo o el que duda de todo?

En este momento nos vendría bien un superhéroe algo más introspectivo con capacidad para cuestionarse a sí mismo. El problema ahora de la mayoría de los villanos que pueblan el mundo real es que tienen un ego desproporcionado y nunca piensa en el daño que causan en los demás. Parecen tener muy claro quiénes son y lo que es correcto, pero sin tener jamás en cuenta a la gente con la que conviven, que somos todos nosotros. Más introspección, ése sería el superpoder que hoy hace falta.

Uno de los elementos que distingue a su cine es el sentido del humor. ¿No sé si este no es otro de los superpoderes que nos vendría bien a todos, incluidas a las propias películas de superhéroes cada vez más pomposas?

Para esta película el componente de aventura ha sido más importante que el de comedia o el de cualquier otro género. Pero es cierto que si hay algo que humaniza y hace que entiendas a un personaje es reírte con él. La comedia, tal y como la entiendo, más que un género, es una herramienta narrativa en manos del creador. Si comprendes lo que le hace gracia al protagonista estás con, te identificas con él. Esto es lo básico.

Si uno mira la cifra de preventas de su película asustan. Por desproporcionadas. Las previsiones de taquilla andan cerca del récord. No sé si es una buena o mala noticia para el cine que las únicas películas que ahora mismo generan expectación sean las de superhéroes...

Entiendo que son los lectores de los cómics los que se lanzan a ver en la pantalla las historias que antes han leído. Ojalá hubiera mejor formación en las escuelas y se enseñara en ellas con más esmero la gran literatura del mundo. Eso haría que, además de cómics, se adaptaran al cine clásicos universales. Ojalá despertara el mismo interés la adaptación de una obra maestra de la literatura que la de un cómic de superhéroes. Sí que creo que nos estamos perdiendo algo.

¿Siente la presión de ser el director de la película más esperada del año?

Antes no. Ahora que me lo dice, sí.

¿Qué opina de los estrenos simultáneos (o casi) en el cine y en las plataformas?

Lo más importante del cine es la experiencia colectiva. Cualquiera que haga cine de terror, como yo he hecho durante tanto tiempo, sabe que el miedo sólo se disfruta si se comparte con otros en una sala a oscuras. Te sientes vulnerable y, a la vez, protegido. De ahí el placer de asustarse. El sentido mismo del arte es la comunidad, crear comunidad. Es un momento maravilloso cuando en la sala de cine, todo el mundo se da cuenta a la vez de que puede ser mejor gracias a lo que aprende del héroe. Eso es irrenunciable.

¿Y qué opinión le merece lo que le ha ocurrido a Netflix y su pérdida de subscriptores? ¿Cree que vivimos un cambio de tendencia?

La verdad es que no sé suficiente del asunto para comentar nada de este asunto.

Usted protagonizó una revolución con sus compañero del nuevo terror, ¿cómo se imagina la próxima revolución por venir?

La próxima revolución está ahora mismo gestándose en España, Alemania, Japón o cualquier lugar del planeta donde haya un cineasta preguntándose cómo conmover al público.


Etiquetas:  #Sam #Raimi #Ojalá #despertara #el #mismo #interés #la #adaptación #de #un #clásico #de #la #literatura #que #la #de #un #cómic #de #superhéroes

COMENTARIOS