Sánchez asume las tesis de CCOO y promete una tasa a la banca para aplacar el otoño caliente sindical
01:40
13 Julio 2022

Sánchez asume las tesis de CCOO y promete una tasa a la banca para aplacar el otoño caliente sindical

El presidente del Gobierno hace suya la demanda de CCOO de implantar una tasa extraordinaria a la banca por la subida del euríbor y solapará la tramitación del proyecto con las protestas sindicales del próximo otoño contra el descontrol en la subida de precios

Pedro Sánchez quiere desactivar el otoño caliente que le augura el efecto demoledor de la inflación sobre los salarios. El presidente del Gobierno recogió el guante lanzado hace una semana por Unai Sordo y prometió un impuesto extraordinario a la banca en 2022 y 2023 por los beneficios extraordinarios que les va a aportar la subida de los tipos de interés que anunciará el Banco Central Europeo (BCE) el próximo 21 de julio.

La propuesta de Sánchez da alas a quienes en CEOE piden a Antonio Garamendi una oposición más dura al Gobierno. Pero ayer era el día de hacerse eco de la exigencia de Sordo el pasado 6 de julio en una protesta frente a la sede de CEOE. "El sector financiero y la banca, con la subida de los tipos de interés van a forrarse a través de las hipotecas y eso son beneficios caídos del cielo, señaló el secretario general de CCOO como parte de su lista de peticiones para entrar en un pacto de rentas en cuya viabilidad, a día de hoy, solo creen los economistas y el Banco de España.

Sordo y CCOO han asumido en las últimas semanas el liderazgo sindical en la escalada de tensión que supone la negociación de subidas salariales para hacer frente a la subida de precios. De su sindicato proceden las advertencias de mayor conflicto social si no se aplican cláusulas de garantía salarial a unos convenios que hasta junio reconocen subidas del 2,45% frente al 10,2% de la inflación.

A Sordo le cuesta creer en los compromisos de Sánchez. Tachó el primer pacto de rentas propuesto por Sánchez de "unicornio azul" por impreciso. A la segunda propuesta, lanzada la semana pasada por la vicepresidenta Nadia Calviño (moderación de salarios y beneficios empresariales hasta 2025), CCOO respondió que sin "medidas valientes" por parte del Gobierno no había nada de que hablar. Seguidamente, el sindicato convocó una protesta frente al Congreso el próximo viernes a favor de las subidas salariales de los funcionarios.

La tercera vez ha sido desde el atril del Congreso en pleno estado de la Nación. Y ni siquiera la solemnidad del momento y el marco institucional han llevado a Sordo apearse de su escepticismo. "En general, compartimos las medidas, pero hay que obstar dos cosas: hay que ver su concreción porque sabemos que las medidas fiscales dependen mucho de cómo se reglamenten para que tengan un efecto recaudatorio u otro y no se queden en agua de borrajas. En segundo lugar, este tipo de medidas se tienen que compartir con los agentes sociales, porque es la forma de poder avanzar en lo que se nos está emplazando a hacer, que es un pacto de rentas", indicó el líder de CCOO.

Aunque el efecto de anunciar un impuesto de 3.000 millones de euros a la banca fue inmediato en Bolsa, nadie sabe de qué manera se pondrá en marcha y es seguro que, como subrayó la vicepresidenta Yolanda Díaz, tardará meses en diseñarse y aprobarse en el Congreso.

La promesa del impuesto a la banca se solaparía así con el calendario de protestas sindicales previsto para el otoño. Muy probablemente Sánchez, que ayer puso los impuestos a energéticas y banca como ejemplo de su manera de afrontar la crisis en contraste con el PP, piensa que es motivo suficiente para atenuar la conflictividad prometida por Sordo y de paso hacer suya una bandera de su socio de Gobierno.

Que el golpe de efecto ha sido una medida especialmente impulsada por el presidente Sánchez lo demuestra también que no era una prioridad en Hacienda. En el Ministerio sí han estado trabajando muy intensamente en el nuevo impuesto para las compañías eléctricas y petroleras, con las que el Ejecutivo estima que recaudará un total de 4.000 millones de euros en los dos próximos ejercicios. Pero el gravamen a las entidades bancarias no estaba en el mismo nivel de prioridades para María Jesús Montero. Hasta que el propio presidente impulsó esta figura, según confirman fuentes del Ejecutivo, que por cierto había sido exigido en numerosas ocasiones por Podemos pero que el ala socialista siempre había rechazado.

Por ahora, en todo caso, ni siquiera está claro cuál será el objeto del gravamen, ya que Sánchez se limitó a señalar que la banca "ya se está empezando a beneficiar de las subidas de los tipos de interés". En Hacienda tampoco confirman este punto, aunque defienden que el impuesto sí está trabajado, como demuestra la estimación de ingresos, y que no se trata de una improvisación del Ejecutivo. Pero, desde luego, no se esperaba, todavía quedan aspectos notables por definir y la incertidumbre que aporta sobre el sector lo demuestra el desplome que la cotización de las entidades bancarias, especialmente las más expuestas a España, sufrieron en la jornada de ayer.

Las compañías energéticas, en cambio, no mostraron un comportamiento tan negativo porque la nueva figura que gravará sus "beneficios extraordinarios" estaba ya descontado. De hecho, el Gobierno llegó a barajar la posibilidad de incluir esta figura ya en el decreto anticrisis que aprobó la pasada semana. Pero en Hacienda tenían muy presente que aprobar un impuesto a través de esa figura acarrearía problemas jurídicos, ya que existe un precedente en el que el Tribunal Constituciones decretó la nulidad de una modificación fiscal que el Ejecutivo de Mariano Rajoy aprobó a través de un decreto. Por eso, como adelantó este periódico, en el Ministerio prefirieron buscar la alternativa que ayer anunció Sánchez, con la que se impondrá un impuesto también para, al menos, los resultados empresariales de 2022 y 2023.


Etiquetas:  #Sánchez #asume #las #tesis #de #CCOO #y #promete #una #tasa #a #la #banca #para #aplacar #el #otoño #caliente #sindical

COMENTARIOS