Sánchez lleva a Bruselas la batalla de la luz para evitar una revuelta de chalecos amarillos contra la transición verde
12:48
21 Septiembre 2021

Sánchez lleva a Bruselas la batalla de la luz para evitar una revuelta de chalecos amarillos contra la transición verde

Presiona para que el próximo Consejo Europeo aborde la cuestión, propone un mecanismo de compra de gas centralizada como con las vacunas y defiende la legalidad de todas las medidas aprobadas en España

Si no es un tema europeo, tendrá que serlo. El precio de la luz está disparado en todo el continente, y si bien España y Portugal son las que sufren un coste más alto en el mercado mayorista, no hay prácticamente ningún país que se libre. Por eso el Gobierno de Pedro Sánchez cree que la UE debería hacer más, hacerlo rápido y dejar de ponerse de perfil, porque existe un riesgo creciente de una revuelta generalizada como la de los chalecos amarillos y de que el apoyo de millones de personas a las políticas verdes se desvanezca.

La semana pasada la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ignoró de lleno la cuestión en su Discurso sobre el Estado de la Unión, lo que desde Madrid fue recibido con fastidio e interpretado como la necesidad de redoblar la presión. La estrategia tiene varias patas, desde fomentar la discusión a hacer un lobby agresivo en defensa de las políticas adoptadas desde Madrid.

Por un lado, el presidente del Gobierno ha reclamado al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que la cuestión de la luz figure en la agenda de la próxima cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, en octubre, para ser discutida en profundidad. Así lo ha explicado este martes en Bruselas el secretario de Estado para la UE, Juan González-Barba, antes de reunirse con sus homólogos comunitarios. Sánchez quiere que "lancen el debate", poner la luz en la mesa política, que haya un mensaje común, se busquen soluciones de forma inmediata y se deje de afrontar una cuestión que puede tener enormes repercusiones sociales y poner en peligro el apoyo a la transición verde que defiende la Unión. "La crisis actual es una amenaza para las iniciativas de reducción de carbono. Los niveles actuales de precios y la volatilidad son políticamente insostenibles. Esto no es solo un problema para los gobiernos nacionales, sino también para todo el marco regulador europeo, que está perdiendo credibilidad. Esta situación puede provocar una reacción violenta contra las iniciativas de reducción de carbono, como ya se ha visto en Francia con la crisis de los chalecos amarillos. Las políticas de reducción de carbono se han entendido y aceptado en general en España, pero es posible que no soporten un período sostenido de precios de la electricidad abusivos", dice el Ejecutivo en una carta enviada a Bruselas y sus colegas de los 27.

Por otro, Sánchez quiere que la Comisión tome la delantera. Las posibilidades de actuación son limitadas, y no a corto plazo, pero existen. Moncloa quiere discutir "cuáles son las causas del actual repunte de los precios" y qué partes de la legislación europea son "susceptibles de una mejora" si se aborda a nivel europeo, ha dicho González-Barba en declaraciones recogidas por Europa Press.

El Ejecutivo esta desplegando en la capital comunitaria su estrategia, articulada sobre la carta que ayer remitieron a la Comisión Europea las vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Ribera. En ella inciden en la reforma del funcionamiento del mercado mayorista de electricidad y, a través de lo que se conoce como un 'non-paper', un documento de trabajo para impulsar el debate, proponen la puesta en marcha de una plataforma centralizada para la compra de gas, similar en sus principios a la usada para la compra de vacunas contra el Covid para toda la UE. "Si bien no podemos reducir nuestra dependencia a corto plazo, podemos y debemos aumentar nuestro poder de negociación. Por eso es necesaria una plataforma europea centralizada para comprar gas natural. Lo hemos hecho con éxito con las vacunas y deberíamos reproducir este modelo en otros campos estratégicos como éste. Además, podríamos utilizar nuestro mayor poder de negociación para generar reservas estratégicas que nos permitan mitigar nuestra exposición a las fluctuaciones del mercado", dice el 'non-paper' español en sus cuatro páginas.

Rivera y Calviño piden a la Comisión Europea iniciativa, que fije una serie de directrices para actuar en momentos de pánico y volatilidad. "La Comisión debería desarrollar directrices que permitan a los Estados miembros reaccionar en consecuencia durante períodos de dramática tensión del mercado. Si las reglas del juego se establecen a nivel europeo, las soluciones también deberían hacerlo. Los Estados miembros no deberían tener que improvisar medidas ad hoc cada vez que los mercados funcionen mal, y luego esperar que la Comisión no se oponga a ellas. Necesitamos con urgencia un menú de políticas europeas prediseñado para reaccionar de inmediato a los dramáticos aumentos de precios. Estamos pensando en directrices flexibles desarrolladas por la Comisión, que deberían proporcionar a los gobiernos diferentes opciones, aumentando así la certeza para los consumidores, los titulares y los gobiernos por igual. Debemos tratar de anticiparnos y prepararnos para cualquier retroceso imprevisto que pueda aparecer en el camino hacia la neutralidad de carbono", se lee en el papel.

En su carta y propuesta España no sólo aboga por el cambio, sino que aprovecha para defender las medidas aprobadas recientemente y para hacer lobby ante las críticas de las empresas, que se han girado también a Bruselas para intentar frenarlas. Es la tercera parte de la estrategia. "Todas las medidas nacionales introducidas recientemente en España cumplen plenamente con el marco legal de la UE", se defiende el Ejecutivo. "Todas ellas respetan el esquema de precios marginales existente de los mercados mayoristas europeos, y la mayoría de las medidas son solo temporales hasta que se alivie el pico actual de los precios del gas. España ha cumplido plenamente las normas europeas a pesar de la sensibilidad política de la crisis actual. Otros países han adoptado medidas menos ortodoxas y la Comisión ha mantenido un enfoque prudente. Esperamos al menos un trato similar", reclaman desde Madrid en un tono no muy frecuente.


Etiquetas:  #Sánchez #lleva #a #Bruselas #la #batalla #de #la #luz #para #evitar #una #revuelta #de #chalecos #amarillos #contra #la #transición #verde

COMENTARIOS