Sánchez se topa con el escepticismo en el PSOE: ''La situación es complicada, los resultados no cumplen con las expectativas''
16:09
24 Julio 2022

Sánchez se topa con el escepticismo en el PSOE: ''La situación es complicada, los resultados no cumplen con las expectativas''

Instaura el mantra de «vamos a por todas», mientras en el seno del partido se reconoce que son «momentos difíciles» y que hay que «empatizar»

Comité Federal Pedro Sánchez ignora la crisis del PSOE y da un portazo a Alemania para exhibirse como líder frente al cambio climático Politica Pedro Sánchez resetea el PSOE: María Jesús Montero como 'número dos' y Pilar Alegría y Patxi López como portavoces

«Hace mucho calor». Quizás fue la queja más abrupta que se escuchó este sábado en la sala Ramón Rubial durante la celebración del Comité Federal del PSOE. «Todo muy bien», «Todo estupendo», «Bien bien, todo bien»... Repetían a la salida los asistentes al cónclave. Estas citas no son lo que eran, recuerdan los veteranos, en parte porque Pedro Sánchez ha confeccionado un partido a su medida, donde la crítica es más que reducida. Un comité convocado para ratificar los cambios en la cúpula y el organigrama socialistas, que sitúan a María Jesús Montero, ministra de Hacienda, como número dos socialista, y a Pilar Alegría y Patxi López como portavoces del partido.

El encuentro sorprendió por varios flancos. Primero, porque Sánchez, en su intervención de una hora, apenas dedicó cinco minutos a la crisis interna del PSOE, centrándose en la ecología y la crisis energética y despachando rápido su agradecimiento a Adriana Lastra, otrora persona de su máxima confianza y ya ex vicesecretaria general. Segundo, porque hubo ausencias destacadas como las de los barones Ximo Puig, Javier Lambán o Juan Espadas.

Tercero, porque Andalucía, que fue el detonante de esta crisis que sacude el PSOE y que trata de encauzar Sánchez, está borrado del imaginario colectivo de los socialistas. Lo describió así Juan Lobato, líder madrileño: el PSOE «dedica poco tiempo a lamerse las derrotas electorales».

Lo cierto es que las últimas derrotas electorales preocupan y ocupan, sobre todo a los barones. «El balance de los resultados no se corresponde con las expectativas», reconocía uno de ellos. Hubo 19 peticiones de turno de palabra en la reunión, donde, además de bendecir los cambios de Sánchez, hubo voces que admitieron que la «situación es compleja». El propio líder admitió que el camino es «difícil y complejo».

Sánchez, ante la rectificación de su plan sobre el PSOE, reconoció «errores». Ésa era una petición en el partido, asumir y reconocer los «errores». Y aunque su discurso pivotó sobre el cambio climático y la crisis energética, deslizó mensajes que se interpretan en clave interna cuando llamó a «remangarse para afrontar los problemas» porque la «inacción es el error seguro». Hay quien lo interpretó como una defensa de los cambios que hace en el PSOE, donde instaura un núcleo de nueve personas que tomará las decisiones estratégicas.

Entre los líderes territoriales no hubo reproches a la autoenmienda realizada por Sánchez a un PSOE que ideó hace sólo nueve meses en el congreso federal de Valencia. El presidente del Gobierno y secretario general socialista habló con algunos barones el miércoles para comentar la situación del partido. Sus interlocutores le transmitieron carta blanca para hacer y deshacer. El jueves hizo ronda con todos los líderes territoriales para comunicarles y explicarles la remodelación. Allanó camino. De ahí que un órgano de debate sea en trámite: «Ya sabíamos los motivos y el por qué».

Lo que sí hay entre los dirigentes socialistas es el consenso de que el escenario no es fácil. Que la remontada demoscópica ante un PP lanzado no es tarea sencilla, por más que Sánchez repita como un mantra «vamos a por todas». «La situación económica es muy difícil, era poco previsible que estuviéramos así», expone un líder territorial. «Son momentos difíciles, hay que decirle a la gente la verdad», expuso Salvador Illa, líder del PSC. «La economía está sufriendo por la invasión de Putin». Más directo fue Emiliano García-Page: «Hay que ser conscientes de que vienen curvas, los tiempos por delante son difíciles para todo el mundo. Las cosas están difíciles en España». El presidente de Castilla-La Mancha abandonó la reunión tras la intervención de Sánchez.

En el partido consideran clave «pisar la calle», «analizar lo que quiere la calle», expresan varios líderes territoriales. Lo resume Adrián Barbón, presidente de Asturias: «El PSOE tiene que ser un partido empático, cercano y consciente de que tiene que reconectar con la sociedad».

Frente a ese escepticismo, el secretario general del PSOE trató de lanzar un mensaje revitalizador hacia los suyos, un aliento para no caer en el desánimo: "Si hay una organización que representa en la política europea el valor de la resistencia y el avance es el PSOE". Según fuentes presentes en el Comité Federal, la premisa es que "todo el mundo debe estar concentrado". Así lo expuso en su discurso en el que llamó a no resignarse y dar batalla al PP: "Desde este momento el PSOE tiene una prioridad clara: ganar las elecciones municipales y autonómicas". Por eso, trasladó una orden clara: "Toca meter una marcha más".


Etiquetas:  #Sánchez #se #topa #con #el #escepticismo #en #el #PSOE #La #situación #es #complicada #los #resultados #no #cumplen #con #las #expectativas

COMENTARIOS