¿Se podía haber predicho a Filomena?
09:56
11 Enero 2021

¿Se podía haber predicho a Filomena?

Los modelos matemáticos lograron predecir la llegada de la borrasca, pero no sus consecuencias

En gran parte de España está nevando demasiado. Los centímetros de nieve se acumulan y los árboles de áreas urbanas como Madrid empiezan a ceder ante su peso. Los coches cada vez se distinguen menos y la manera más rápida para desplazarse por algunas calles es el uso de esquís y no de botas.

Pero esto es solo el principio, aunque Filomena nos deje, la ola de frío que viene a continuación hará que la nieve se compacte y forme placas de hielo, muy difíciles de eliminar. Normalmente, evitamos que las placas se formen añadiendo sal, pero en estas circunstancias, tratar de añadir sal para quitar decenas de centímetros de nieve es como apagar un incendio como un vaso de agua.

Mientras esperamos que el efecto del hielo no sea muy grave, podemos pensar en cómo hemos llegado aquí. ¿Se podría haber predicho esta nevada?

La calma antes de la tormenta

Durante el 6 de enero, mientras abríamos los regalos de los Reyes Magos, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) comprobó que una gran borrasca iba a llegar a las Islas Canarias, a la que bautizó como Filomena. Ese mismo día, se declaró alerta amarilla en las islas. El paso de la borrasca provocó fuertes lluvias y vientos de más de 80 kilómetros por hora durante los dos días siguientes. No llegó a nevar porque la temperatura en las islas era mucho más elevada, pero los fuertes vientos provocaron daños en el tendido eléctrico de algunas islas.

La AEMET vio que Filomena se acercaba a la península, así que tocaba investigar cómo iba a evolucionar. Si esa fuerte tormenta se combinaba con las bajas temperaturas de la península, se formaría una fuerte ventisca que acumularía nieve a gran velocidad. Por este motivo, la AEMET lanzó avisos de precaución ante la llegada de Filomena, esperando obtener más datos sobre qué podría suceder.

El problema que tenía AEMET es que no todas las predicciones del clima que realizaban daban el mismo resultado. Los meteorólogos trabajan con modelos matemáticos para intentar predecir el movimiento del aire de la atmósfera, las temperaturas, y la evolución de las nubes. Pero estos fenómenos meteorológicos son realmente complejos, y casi imposibles de predecir con exactitud. Para arreglarlo, se aplica una serie de ecuaciones basadas en la Teoría del Caos, que permite obtener una tendencia a algo, aunque no se conozca el valor exacto.

De este modo, las predicciones climatológicas siempre tienen un margen de error. Era fácil ver que Filomena se acercaría a la península, pero no se sabía la ruta exacta. Además, este margen de error aumenta en el tiempo. Podemos predecir el clima del día siguiente con bastante exactitud, pero el clima de la próxima semana tiene un margen de error demasiado grande.

Esto hace que los meteorólogos estén acostumbrados a plantear diferentes escenarios. Cuando vemos el tiempo en la televisión, no vemos el producto de un programa informático, sino el resultado de varios modelos matemáticos, dejando al meteorólogo la libertad de decidirse por el escenario más realista de los resultados posibles.

Al límite

El caso de Filomena ha sido especialmente peliagudo para los meteorólogos. La nevada que hemos sufrido ha sido causada por factores al filo de los algoritmos de predicción que manejaban. Normalmente las borrascas pierden fuerza al llegar a tierra, y si Filomena se hubiera debilitado lo suficiente, la nieve no se habría llegado a acumular, dando tiempo a derretirse. También la temperatura está en los límites justos. Por ejemplo, en Madrid la temperatura actual está entre -1 y 1 grado, un rango muy sutil, que afecta de manera directa a que la nieve se derrita o permanezca.

Durante estos días previos, los meteorólogos se han encontrado con tener que decidir entre escenarios demasiado diferentes entre sí. Algunos modelos matemáticos señalaban a Filomena como una tormenta de nieve o lluvia ligera, que afectaría solo a la zona de costa. Otros modelos situaban en Madrid la nevada del siglo. Al final, el escenario se ha parecido más al segundo, y no se ha podido confirmar hasta prácticamente horas antes de su llegada. Dejando poco margen para la actuación.

Esto realmente no es nuevo, las predicciones meteorológicas siempre tienen ese margen de error. Aunque los modelos sean más exactos cada vez, siempre habrá una incertidumbre con la que vivir, y los meteorólogos lo saben. Si leemos que va a llover y no lo hace, normalmente no nos quejamos; pero aquí hay consecuencias materiales importantes. Por eso AEMET informó sobre la potencial peligrosidad de Filomena días antes sin saber lo que sería, un monstruo demasiado grande para algunos modelos matemáticos.

QUE NO TE LA CUELEN:Teoricamente, los fenomenos complejos como el clima deberian ser predecibles, pero no son por su gran variedad de factores. Si supieramos la posición y distancia de cada molecula de aire sería posible hacer una simulación realista sin margen de error, pero eso no es posible con nuestra tecnologia, y puede que no lo sea nunca. Nuestra mejor opción es reducir el margen de error y vivir con el, evitando hacer predicciones a largo plazo.

Etiquetas:  #Se #podía #haber #predicho #a #Filomena

COMENTARIOS