Senegal tiene un ángel y un demonio: Mendy, de la cola del paro al estrellato mundial entre gestas y errores
23:14
3 Diciembre 2022

Senegal tiene un ángel y un demonio: Mendy, de la cola del paro al estrellato mundial entre gestas y errores

Mendy pasó de cobrar el subsidio por desempleo a ser escogido mejor portero del mundo en 2021. El duelo de octavos frente a Inglaterra medirá la estabilidad del guardameta, pésimo en el estreno ante Países Bajos y exultante frente a Qatar

Fase final Cuadro del torneo

¿Y si parar un balón, en realidad, fuera lo de menos?

Eso fue lo que se preguntó Édouard Mendy (Montivilliers, Francia, 1992) cuando todo el mundo se había olvidado de él. Tenía 23 años. Había estado jugando en el Cheburgo, subsuelo del fútbol francés, pero ni siquiera allí lo quisieron. Estuvo un año en paro y cobrando el subsidio, con la esperanza de que alguien decidiera darle una oportunidad. Pasaban los meses y le propusieron ir a vender ropa. Aceptó. Regresó a casa de sus padres. Y el teléfono por fin sonó. Una cadena de casualidades y contactos (un antiguo compañero del Cheburgo, un entrenador de porteros del Marsella, y un enlace con un agente que vio negocio en él) le llevaron hasta el Stade de Reims. Y la historia, la que transcurre en la superficie, ya pudo comenzar.

Es Édouard Mendy un portero que ha llegado desde tan abajo que, una vez conquistó la cima del fútbol con el Chelsea, toda caída posterior puede amortiguarla mejor. Pese a comenzar el Mundial con Senegal con una legión de críticos demandando su suplencia -erró en los dos goles que costaron la derrota inaugural frente a Países Bajos-, su seleccionador, Aliou Cissé, se mantuvo firme. «Mi confianza en Mendy es ciega». Su encuentro frente a Qatar en la segunda jornada ya fue extraordinario, firmando además una de las mejores paradas del torneo; y ya en la victoria contra Ecuador que proporcionó el pase a octavos a los Leones del Teranga, mantuvo el tipo con tres paradas.

Le tocará este domingo a Mendy enfrentarse en la jaima de Al Khor a esa legión de excelentes atacantes ingleses que tan bien conoce desde que llegara a la Premier League en septiembre de 2020 [por recomendación del legendario portero Peter Cech], entre ellos su compañero en Stamford Bridge Mason Mount. En esta selección de Senegal, de hecho, juegan diez futbolistas con contrato en Inglaterra, seis en la Premier y cuatro en la Championship. «Pero son jugadores de Senegal, aunque muchos jueguen en Inglaterra o, como yo, en Francia», se revolvió ayer el portero del Stade Rennais francés Alfred Gomis, a quien le federación senegalesa mandó a hablar en la víspera del partido contra Inglaterra pese a ser, hasta ahora, suplente de Mendy. Aunque tampoco apareció por el centro de convenciones de Qatar el seleccionador Aliou Cissé, integrante como jugador de aquel combinado que en el Mundial 2002 ganó a Francia en el debut y alcanzó los cuartos de final del torneo, donde perdió contra Turquía. «Cissé lleva enfermo dos días», aseguró su asistente, el francés Régis Bogaert.

Mal momento en el Chelsea

Mendy perdió esta temporada su condición de titular indiscutible ante Kepa en el Chelsea. Y su nuevo técnico en Londres, Graham Potter, no tiene clara su continuidad. Incluso se plantea incorporar a Robert Sánchez, segundo de Unai Simón en la selección española y a quien conoce de su etapa en el Brighton.

Pero si algo ha conseguido Mendy en este Mundial de Qatar ha sido cambiar una tendencia destructiva que le llevó a ser uno de los principales sospechosos del combinado africano. Atrás quedaba aquella Champions (2020-21) conquistada con el Chelsea de Tuchel tras mantener la portería a cero en nueve de los 12 partidos que jugó -incluida la final contra el Manchester City-, y los premios tanto de la FIFA como de la UEFA al mejor portero del año. Osu buenaventura en las tandas de penaltis con Senegal (tanto en la final de la Copa África como en la eliminatoria de clasificación para el Mundial de Qatar), siempre con Egipto como víctima pese a no ser un reputado especialista en penas máximas. En la Premier sólo paró uno, a Agüero, de los nueve lanzados.

El Hadji Diouf, otro de los ayudantes de Cissé y también héroe en el Mundial de 2002, ve un ángel donde otros ven un demonio. «Conozco a nuestro portero. Si llegamos en cualquier partido a la tanda de penaltis, vamos a ganar. Fácil».


Etiquetas:  #Senegal #tiene #un #ángel #y #un #demonio #Mendy #de #la #cola #del #paro #al #estrellato #mundial #entre #gestas #y #errores

COMENTARIOS