Sergio Scariolo: ''Con Pau nunca fue un problema ser español y catalán''
02:44
5 Agosto 2021

Sergio Scariolo: ''Con Pau nunca fue un problema ser español y catalán''

El seleccionador hace balance de los Juegos, del fin de una generación, de la trascendencia de Pau más allá de la pista y del rol de Ricky: ''En la NBA no han sabido cogerle el punto''.

Trayectoria del mito De Gasol a Pau, la intrahistoria de dos décadas De Lisboa a Saitama El adiós de los Gasol y el fin de la historia más increíble del baloncesto español Hasta la cocina Final abrupto para una época de oro Adiós de los Gasol "Nos bajamos de esta bonita atracción"

A punto de subir al avión de vuelta a España, donde Sergio Scariolo se pone la última tarea antes de sus vacaciones en Marbella -"aún no vi el partido de ayer, así que tendré tiempo"-, el seleccionador atiende a EL MUNDO todavía con la cascada de emociones que supuso tanto la derrota en cuartos contra Estados Unidos -la primera vez de España sin medalla olímpica desde 2004- y el adiós a La Familia de Pau y Marc Gasol.

¿Le ha dado muchas vueltas por la noche?

La noche ha sido serena, con la conciencia tranquila de haber llegado al límite de nuestras posibilidades. Todo el mundo ha dado lo que tenía. En la parte de esfuerzo, la física, la técnica, la táctica... Entendiendo que el error puntual es parte de la naturaleza del hombre, en el global ha sido una excelente edición de la selección, aunque no haya sido premiada con medalla por haber encontrado dos equipos que, objetivamente, tenían algo más que nosotros.

¿No fue un torneo extraño, apenas cuatro partidos y de vuelta a casa?

Lamentablemente, este formato es otra herencia del covid. Me ha gustado la idea del sorteo, aunque honestamente no hemos tenido suerte. Sin embargo, es una aberración determinar, siendo tres grupos, si un segundo es mejor que un tercero en base a la diferencia de puntos. Eso sólo alimenta que el que tenga en su grupo al rival más flojo sea el mejor segundo. Es un fallo muy gordo de la fórmula. Esperemos que se vuelva a un torneo más bonito con ocho partidos o incluso con 16 equipos.

¿Con qué gesto, más allá de lo deportivo, se queda?

Cuando en el vestuario por fin nos encontramos todos e intentamos congelar el momento. Darnos cuenta de que era algo único e irrepetible. Y que merecía la pena ser vivido en plenitud. A título personal, después del partido, las palabras que me dijo Popovich en la cancha.

¿Se pueden saber?

Que llevaba dos años estudiando nuestro sistema, nuestra norma ofensiva y defensiva. Que incluso había cogido cosas para llevárselas y que no hay equipo en los últimos años que haya jugado con una organización tan rica. Son cosas que tampoco tenía por qué decir. Te dan motivación, fortalecen tu confianza en lo que estás haciendo tras una derrota en los Juegos que supone una eliminación y por la que estás dolido.

KIMIMASA MAYAMAEFE

Ese ratito del segundo cuarto...

Disfruté. Fue un buen momento, lejos de pensar que un equipo con la fuerza física de EEUU podía caer noqueado cuando cogimos esos 10 puntos de ventaja. Pero no recuerdo un partido contra ellos en la historia donde hayamos tenido un margen así. Igual hay que corregirme. Y una España que ya no está en su 'prime'...

Casi hemos pasado por alto que Ricky acabó con 38 puntos. ¿Cómo puede ser tan diferente al jugador que vemos en la NBA?

Son muchos años de comodidad, de confianza, de reconocimiento de su rol en este equipo. Y una evolución mental y técnica en las últimas temporadas que nosotros hemos tenido la oportunidad de disfrutar porque se lo hemos permitido. Sin embargo, lamentablemente, en la NBA, donde hay un número de jugadores impresionantes en su posición, no han sabido cogerle el punto del todo y se le ha encasillado demasiado rápido. Le han hecho renunciar a poder expresar en la cancha sus mejoras en la faceta anotadora.

No tuvo que resultar sencillo dejar a Pau sin jugar toda la segunda parte sabiendo que era su último partido.

Un entrenador tiene que tomar las decisiones que cree que en ese momento pueden ayudar al equipo. La estructura atlética y la velocidad de EEUU nos hicieron pensar que para aguantar, teníamos que recurrir a quintetos más rápidos. Eso paró la hemorragia y nos permitió estar en el partido hasta los últimos dos minutos. Pero no fue algo que uno haga con gusto. Todos los jugadores, incluidos los directamente involucrados, saben por qué se toman decisiones. Haberlo sacado para un homenaje, en frío, hubiera sido un feo tan grave. Hacer un paripé de juveniles a unas leyendas de nuestro baloncesto. Me parece una vergüenza sólo pensarlo.

¿Qué tesoro se lleva de Pau?

Puf. Muchas cosas. Ha sido un privilegio compartir tantas cosas. Y este año, en otra versión de Pau, me ha enseñado casi más. La disponibilidad, la humildad, el entender lo que el equipo necesita, la positividad, la actitud desde el minuto uno al último. Para mí ha sido una lección increíble. Te hace entender cuál es su grandeza, la de una leyenda que ha sabido ser grande en los momentos grandes y en los pequeños.

Hace años me dijo que Pau se sentía catalán y español y que eso unía al equipo. Entre tanta crispación, ¿es necesaria su figura?

Una figura como la Pau es necesaria en cualquier momento. Encarnar los valores del deporte como él ha hecho le viene bien a la sociedad en cualquier momento. En cuanto al tema de la crispación, de ser catalán y español, esto ha sido una contribución especial y constante: su capacidad de dejar al margen cualquier consideración que no fuera pertinente con lo que estamos haciendo y que no quiere decir que no tenga una conciencia social, una visión, una idea, una opinión propia. Aquí, el origen de cada uno nunca ha venido a cuento ni nunca ha sido un problema. Incluso la rivalidad eterna entre Real Madrid y Barcelona, que ha dejado momentos bonitos, estimulantes y divertidos en la historia del deporte, pero también alguno menos elegantes, en nuestra selección se ha vivido con una clase y una naturalidad extrema.

THOMAS COEXAFP

Marc tiene una personalidad bien diferente. ¿Cómo ha sido entrenarle?

Marc te mejora como entrenador. Para estar a la altura de su conocimiento del juego y de su rapidez en darse cuenta de las variantes que se producen, del conocimiento del rival, de los sistemas... Es tan profundo, que entrenarle es un reto. No puedes fallarle. A nivel personal, ha sido un conocimiento progresivo: su faceta pasional, su madurez, todo lo que le ha pasado de extraordinario en la vida, su responsabilidad familiar. Su personalidad global ha evolucionado a una dirección agradable, profunda y reflexiva. Él y su familia me gustan mucho. Son personas que no están nada pendientes de modas o tendencias.

¿Le dio la sensación de que alguno más no iba a volver?

No lo sé. Lo afrontará la Federación en los próximos meses. La claridad en la intención de los otros veteranos va a ser importante a la hora de determinar el rumbo. Pero a la vez hay que tener un gran respeto. Que se tomen su tiempo y con la naturalidad que esta situación requiere.

Contra EEUU, en pista respondieron Willy, Garuba, Abalde... en la granda estaba Juancho. ¿Ya están aquí los jóvenes?

Es un desafío interesante. Creo que será clave dimensionar las expectativas para no quemar con las comparaciones a unos jugadores que han tenido un tapón importante delante. No han sumado una gran cantidad de experiencia internacional. Pero es ley de vida. Si hay generaciones delante que lo hacen especialmente bien, tu momento se retrasa. Será decisivo el discurso. No ponerles etiquetas, comparaciones ni retos imposibles que lleven a la frustración y puedan hacerles perder energía.


Etiquetas:  #Sergio #Scariolo #Con #Pau #nunca #fue #un #problema #ser #español #y #catalán

COMENTARIOS