Simeone, la lección de Múnich (2020) y la inspiración de Mou que articularon el plan defensivo ante el City
19:08
6 Abril 2022

Simeone, la lección de Múnich (2020) y la inspiración de Mou que articularon el plan defensivo ante el City

El técnico se marchó de Manchester convencido de que salir vivo, pese al zarpazo de De Bruyne, ya era una pequeña conquista.

Crónica El Atlético escapa de Manchester sólo con un rasguño La cláusula El Atlético está vivo, el resto da igual Batalla táctica A Simeone no le basta con sublimar el 'catenaccio' La paciencia da fruto a Guardiola "En la prehistoria o dentro de 100.000 años es muy difícil atacar un 5-5-0" El cortador de césped Simeone hizo raquítico a Guardiola

Durante sus nueve aventuras en Champions con Atlético, Diego Pablo Simeone ha paladeado experiencias de todos los colores. Algunas, como ocurrirá con ese primer asalto ante el Manchester City (quién sabe si también con el segundo), han quedado registradas en el imaginario rojiblanco. En el Etihad, el método del Cholo logró contener el ciclón azul durante 70 minutos. Lo hizo blindando su corazón y pagando un peaje estético que nunca ha sido ningún trauma. En el vestuario están convencidos de que sin ese dibujo 1-5-5, que llevó a Pep Guardiola a evocar a la Prehistoria, hoy no habría opción de fantasear con una gesta en el Metropolitano, el próximo miércoles.

Antoine Griezmann y Joao Félix sacrificaron su alma ofensiva (algo que no le resultó nuevo al francés) para defender un plan que llevaba tiempo pensado. Nada de lo que aconteció fue casualidad. Por ninguna de las dos partes. Un mínimo descuido, con el chispazo entre Phil Foden y Kevin de Bruyne, dejó entrever lo que podría haber sido un cuerpo a cuerpo. Ya lo experimentaron la temporada pasada, en su visita al Allianz Arena de Múnich, donde el Atlético cayó con estrépito (4-0) en su primera noche en Europa. La esencia siempre le ha acortado el camino hacia el éxito.

Porque el equipo de Guardiola, el más firme atrás (18 goles en contra) y el segundo más temible ofensivamente de la Premier, tras el Liverpool (70), nadó entre la frustración durante un largo rato. No llegó a tirar a puerta en toda la primera parte y sólo lo hizo dos veces durante la segunda. Nadie en el Atlético se marchó con esa sensación de haber podido ser aplastado, como sí ocurrió en aquella noche en Múnich, en 2016, frente a aquel Bayern de Pep. Los alemanes lanzaron 33 veces y 11 fueron a puerta, aunque en aquella ocasión los rojiblancos sí llegaron a plantarse en el área de Manuel Neuer, e incluso ajusticiar a su rival al contragolpe. Esa volvía a ser la idea. Allí estaban también Griezmann y Koke, que soportaron aquel asedio en el que los bávaros llegaron a tener un 73% de posesión.

Más posesión en la vuelta

"Hay que mejorar e intentar tener más la pelota. Cuando pudimos circular, generamos dificultades", recetaba Simeone con vistas al partido de vuelta. En Manchester, tanto la pelota (68%) como las ocasiones (2) fueron del City. Pero el técnico argentino, cuya mente visualizó desde el sorteo de cuartos una panorámica de 180 minutos, se marchó convencido de que salir vivo de allí, a pesar del zarpazo de De Bruyne, ya era una pequeña conquista. Ninguno de sus jugadores rechistó.

Los debates sobre la estética, sobre las formas, son lícitos. Sin embargo, será dentro de una semana cuando se descubra si el sacrificio valió la pena. "Saben que compitieron bien. Hay que defender sin vergüenza", insistía en su idea Simeone, a quien ya le llovieron críticas, hace poco más de un año, por su planteamiento ante el Chelsea, en la ida de octavos, durante el exilio de Bucarest.

La imagen de Thomas Lemar convertido en carrilero y Ángel Correa, acompañante de Luis Suárez y Joao Félix, mordiendo en el medio, como el martes lo hicieron el propio Joao y Griezmann, se tildó casi de sacrilegio. Poco le importan esos debates estéticos al Cholo. Tampoco a Guardiola, que este este domingo (17.30 horas), antes de viajar a Madrid, tendrá un duelo crucial por la Premier frente al Liverpool, sobre el césped del Etihad.

La pincelada de Mou

Aunque hoy se perciba lejana, hubo una tarde en la que fue Simeone quien tuvo que clavar los codos ante un planteamiento casi calcado a ese suyo que ahora se cuestiona. Sucedió la soleada tarde del 22 de abril de 2014. Aquel Atlético se topó en semifinales con el Chelsea de José Mourinho. También de Fernando Torres, que volvía a pisar por primera vez su casa, tras varios intentos fallidos con el Liverpool.

El caso es que el técnico portugués, acostumbrado a plantear duras batallas de 180 minutos, blindó su portería, obligando a Torres a vivir una lucha en solitario contra el mundo. Diego Costa no encontró espacios. Diego Ribas y Arda Turan no pudieron inventar (0-0). Un episodio de frustración. Los rojiblancos firmaron un 65% de posesión y la eliminatoria, como ya se sabe, acabó cayendo del lado rojiblanco en Stamford Bridge. Mou, dueño de dos Champions, no se sonrojó por su planteamiento en aquella partida de ajedrez. No tenía por qué.

A veces, el fin justifica los medios. Y, como en este caso, llegar con vida al Metropolitano lo era. Allí, en un escenario donde no han ganado ningún partido de Liga de Campeones esta temporada, y obligados a remontar el rasguño de De Bruyne, tendrán que idear otro guion.


Etiquetas:  #Simeone #la #lección #de #Múnich #2020 #y #la #inspiración #de #Mou #que #articularon #el #plan #defensivo #ante #el #City

COMENTARIOS