Sin acuerdo en Bruselas para la reforma de la PAC
17:08
28 Mayo 2021

Sin acuerdo en Bruselas para la reforma de la PAC

Capitales y Eurocámara no logran pactar el factor verde de la nueva política agrícola y se emplazan para finales de junio. Las ayudas desde 2023 no peligran, según el ministro Luis Planas

No hay acuerdo para reformar la Política Agrícola Común. Después de tres años de trabajos técnicos y de una sesión maratoniana esta semana en Bruselas, los ministros de la UE y el Parlamento Europeo han sido incapaces de encontrar un punto intermedio. Las conversaciones seguirán a lo largo de las próximas semanas y se volverá a intentar una vez más a finales de junio. "No es dramático que tengamos unas semanas de retraso tras tres años discutiendo la nueva PAC. Soy optimista sobre un acuerdo en un futuro próximo, pero esto tiene consecuencias", ha señalado el ministro Luis Planas este viernes en Bruselas tras varios días de encierro con sus colegas.

"Queremos cerrar un acuerdo, pero no a cualquier precio", ha escrito en su perfil de Twitter la ministra de Agricultura de Portugal, Maria do Céu Antunes, que ha liderado las negociaciones, pues su país presidente la UE hasta el 30 de junio. "Hemos estado cerca", ha lamentado el comisario europeo Janusz Wojciechowski. "Espero que podamos conseguir el acuerdo durante la presidencia portuguesa".

El procedimiento de toma de decisiones en Bruselas no es igual al de un país. La Comisión Europea, el cuerpo más técnico, hace una propuesta y después hay un proceso de codecisión entre la Eurocámara y el Consejo, esto es, los ministros de cada ramo. Sobre la mesa, desde junio de 2018, estaban los objetivos de reforma para el periodo 2021-2027, pero las negociaciones en este tema (que se come históricamente la parte más grande del Presupuesto comunitario) son muy lentas y delicadas, así que la fecha provisional de inicio de la reforma propuesta de la PAC se ha retrasado hasta el 1 de enero de 2023, con un reglamento de transición hasta entonces.

De fondo hay dos grandes debates: la transformación verde de la UE, que es el principal pilar de esta legislatura. Lucha contra el cambio climático, pero también economías y, por tanto, agricultura y ganadería, más sostenibles. Además, simultáneamente, hay una cuestión filosófica. Hay países que creen obsoleto un modelo de Unión tan volcado en la protección de la PAC y que apuestan por otras vías. Creen que la UE de la PAC es un modelo viejo y que hace falta una "modernización". Y entre esos vectores están los que abogan por reducir el peso de las ayudas y apostar por otros sectores y los que, como España o Francia, defienden el campo a capa y espada.

Esta semana en Bruselas había dos eventos simultáneos. Por un lado, el Consejo de los ministros de Agricultura. Y por otro, los llamados trílogos, que es como se conoce a las reuniones entre las capitales y los diputados europeos 'moderados' y asistidos por la Comisión. El Parlamento Europeo tiene fijada su posición y el Consejo también, pero tienen que encontrar un punto a medio camino. Y han fracasado, culpándose mutuamente.

Los diputados creen que los gobiernos están jugando a dos bandas. Aprobando objetivos de reducción de emisiones, lanzando una agenda verde, pero luego boicoteando las decisiones y los reglamentos necesarios para conseguirlo. Los ministros creen que hay que buscar soluciones "buenas, pero también implementables", según Planas, quien ha criticado el rol de la Comisión Europea esta semana y que los diputados no paran de pedir cosas nuevas. "Hay una sensación de asimetría. La Comisión propone y lleva adelante, pero en un sistema de codecisión hace falta que alguien tienda puentes y nos da la impresión, no a sólo mí sino que es algo generalizado entre todos o casi todos los ministros, de que no lo está haciendo plenamente. La Comisión no ha jugado el papel que fija los Tratados", ha lamentado, asegurando que "es una llamada de atención, un reproche insalvable. Todo va mejor cuando uno cumple su papel, esperamos que la Comisión contribuya al acuerdo en el futuro".

España se juego mucho en la negociación. Hay más de 630.000 perceptores de ayudas, y para el periodo 2021-2027 la cantidad prevista a nivel comunitario es de 378.000 millones de euros. De ellas, unos 45.000 millones para nuestro país, 37.400 en pagos directos a los agricultores y 7.800 millones en fondos para el desarrollo rural. Las más altas de la Unión después de los 65.000 millones de Francia.

La discusión de estos días tiene un componente verde claro. El 40% de la PAC tiene que tener ese color y para ello se han introducido ideas y conceptos como el de los ecoesquemas, una forma de incentivar a los agricultores para que superen los límites medioambientales establecidos. Pero al ser dinero fijo, los premios por un lado pueden suponer un 'castigo' por otro. Los ministros acordaron hace unos meses que sólo el 20% de los pagos directos serían para ecoesquemas, pero durante esta semana han aceptado subir desde el 20 al 25%, a cambio de que se pudiera usar dinero de otras partidas no gastadas para compensar a quienes no lograran las mejores marcas, ha explicado a Planas. Sin embargo, el Parlamento no ha bajado todavía desde el 30% que estaba en la propuesta original.

Planas ha asegurado que este retraso no afectará en absoluto a los pagos desde 2023, pero ha instado a acelerar las conversaciones. Por su parte, el ministerio tenía previsto convocar la conferencia sectorial el 11 de junio, pero ha optado por postponerlo. "Hay datos y parámetros que dependen de la negociación en Bruselas así que no es prudente celebrarla hasta no disponer de ellos", ha indicado


Etiquetas:  #Sin #acuerdo #en #Bruselas #para #la #reforma #de #la #PAC

COMENTARIOS