Sin cortes en casa, pero se mantiene la regulación de temperatura en interiores: cómo te afecta el Plan del Gobierno
16:36
12 Octubre 2022

Sin cortes en casa, pero se mantiene la regulación de temperatura en interiores: cómo te afecta el Plan del Gobierno

Las 73 medidas tratarán de aportar una reducción adicional de un consumo ya alcanzado a pesar de una mayor producción con gas este verano

Tras semanas de reuniones con asociaciones, empresas y grupos parlamentarios el Gobierno presentó por fin su esperado plan de contingencia para asegurar el suministro de electricidad y gas de cara al invierno, bautizado Plan + Seguridad Energética. Se trata de 73 medidas entre las que no se contemplan cortes o restricciones, pero sí ayudas e información o la instalación -voluntaria- de contadores individuales en inmuebles con calefacción central. Se plantean también facturas didácticas en las que aparezca el consumo medio de los vecinos que compartan código postal para comparar el uso que se hace de la energía.

Entre las medidas aparecen varias que ya se habían ido adelantando en los meses y semanas anteriores al Consejo de Ministros, como el nuevo sistema de cálculo para combatir la volatilidad la factura de la luz que pagan los consumidores de las tarifas reguladas de Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).

El Plan +SE queda, por tanto, más como un listado de ayudas, bonificaciones y recomendaciones de cara a una transición que ya estaba en marcha. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ya lo advirtió hace unos meses cuando le dijo a Europa que a diferencia de otros países, no habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades energéticas: "Pase lo que pase, las familias españolas no van a sufrir cortes de gas ni cortes de luz en sus casas".

La situación es la misma con el documento en la mano. No habrá cortes y se ampliará la cobertura del bono social eléctrico y el bono social térmico, que llegarán a más gente. También se reducirá la factura de 1,6 millones de hogares con calderas comunitarias, aunque, de momento, el Gobierno sólo adelanta que "se aprobará un mecanismo de protección para consumidores domésticos de gas que formen parte de comunidades de propietarios con calderas comunitarias". Asimismo, se recoge el cambio en las viviendas con calefacción central para que se instalen contadores individuales (su coste será sufragado "a cargo de los ahorros generados").

Destaca también la obligación para las comercializadoras de dar información más transparente en la factura, con la idea de que los clientes puedan actuar sobre un consumo que comprendan. Se trata de una de las peticiones de las asociaciones de consumidores, que se reflejará particularmente en un apartado que incluirá información sobre "el consumo medio de los consumidores que compartan el mismo código postal". En el caso de energía eléctrica, llegará a aquellos clientes que tengan contratada potencia menor o igual a 15 kW, mientras que en el gas natural se aplicará a los que tengan un consumo inferior a 50.000 KWh anuales. También se darán "consejos e información que facilite la reducción del consumo" y "cambios que permitan una mayor comprensión" de todos los elementos que aparecen en la factura.

Aunque el plan lo componen varias decenas de medidas, el Ejecutivo presume de 10 puntos, que van de la protección a los más vulnerables a las ayudas para instalar placas solares o mayor inversión en el PERTE de las renovables. El ahorro parece ponerse en los hombros de la transición energética.

Así, el Gobierno anuncia ayudas -500 millones de euros- para el autoconsumo y "más facilidades para comunidades energéticas e industrias", además de una "ayuda fiscal para inversión de los hogares en transición energética". Hay un alto componente pedagógico que llega hasta el punto de que la factura recoja información del consumo en el distrito y consejos para ahorrar.

En lo que respecta a las grandes empresas -aquellas que tengan a partir de 50 millones de euros de facturación o más de 250 trabajadores- tan solo se les pide información y se les sugiere ahorro. Estas firmas deben realizar auditorías energéticas desde 2016 y cada cuatro años o contar con sistemas de gestión de la energía, algo que no cambia.

La única novedad es que ahora se les pedirá, dado que se considera que el conocimiento adquirido de este modo es útil, que "elaboren y publiquen planes de contribución al ahorro energético" que incluyan las medidas identificadas "con mayor rentabilidad y viabilidad en el corto plazo". El Ministerio de Transición Ecológica deberá habilitar una plataforma pública para que, en un plazo de tres meses, estas compañías publiquen en ella esta información.

Por otro lado, se recoge que "se colaborará con las asociaciones representativas de los principales sectores económicos, para la elaboración de guías, manuales u hojas de ruta que faciliten la adopción de medidas de eficiencia energética y energías en el corto y medio plazo en cada uno de los sectores".

La postura de España es -y ha sido- similar a la que mostró para plantear el tope al gas: somos una isla energética. La situación es muy distinta a la del centro de Europa porque ni se depende tanto de este hidrocarburo ni Rusia es la principal fuente de suministro. Es más, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Ribera presumió del papel de 'batería' que había tenido España para alimentar las necesidades eléctricas de Francia y Portugal este verano, en el que quemó más gas que nunca.

Si se descuenta este esfuerzo adicional para la exportación, el Ministerio cifra el ahorro en el entorno del 14%. Aunque bajará algo hasta finales de año, porque la cogeneración entrará en este tope y volverá a utilizar el hidrocarburo, estaría muy por encima del 7% acordado. Ahora el Gobierno cree que se podría sumar un ahorro adicional de entre un 5,1% y un 13,5%.

¿Por qué dice España que ya ha cumplido?

Porque, aunque este verano ha utilizado más gas que nunca, es cierto que ha cambiado por completo la relación con Francia: en agosto, por ejemplo, aumentó lo exportado un 619% respecto al mismo mes de 2021 y las importaciones se redujeron 92%. Coincidiendo con la aplicación del tope ibérico, el país galo tuvo problemas con cerca de la mitad de su parque nuclear y demandó electricidad de España, que también tenía su sistema tensionado por la ola de calor. Se cubrió esta demanda con la entrada en funcionamiento de centrales de ciclo combinado. En el caso de Portugal, España ha sido tradicionalmente exportadora, aunque este verano también lo ha hecho a mayor ritmo. Si se tiene en cuenta cómo ha afectado esto al consumo de gas, el Gobierno mantiene que el ahorro conseguido estaría en torno al 14%.

¿Preocupa el suministro de gas?

En España, no. Las reservas están al 91,7%, según los datos de GIE. Y, en cualquier caso, la aportación de Rusia -cuarto país por volumen en lo que va de año- no es tan importante como para Alemania. Hay mayor diversidad de suministro y más fuentes de entrada, ya que el país tiene seis regasificadoras que permiten que el hidrocarburo llegue por barco, además de lo que entra por gasoducto desde Argelia.

¿Habrá que bajar el termostato en invierno?

No en casa, pero sí en los edificios de uso público, siempre que esto no choque con las normativas de prevención de riesgos laborales. Siguen vigentes las medidas del Real Decreto-ley 14/2022, de 1 de agosto, que establecen una limitación en refrigeración -27 grados- y calefacción, que tendrá que estar a un máximo de 19 grados.

¿Podrán mis vecinos ver mi consumo en su factura?

No. Lo que establece la Medida 7 de Información y transparencia en la factura energética es que las comercializadoras deberán reflejar en la factura para pequeños clientes información sobre el consumo medio de todos los que haya en un mismo código postal, pero nunca de forma individualizada. De este modo se podrá ver si hay un consumo anormal o que choque con lo que están haciendo los vecinos para actuar en consecuencia. También aparecerán consejos para reducir el consumo energético, pero, de nuevo, no se tratará de recomendaciones personalizadas en base a usos concretos.

¿Cómo funcionará la reducción de factura en las comunidades?

No se ha adelantado, aunque hace tiempo que está sobre la mesa la posibilidad de que las comunidades de viviendas que tienen una caldera central se puedan acoger a la Tarifa de Último Recurso (TUR), que tiene un precio inferior, pero sólo están disponibles para usuarios individuales. El tope de consumo para la TUR son 50.000 kWh, de modo que debería ampliarse este límite para llegar a las comunidades.


Etiquetas:  #Sin #cortes #en #casa #pero #se #mantiene #la #regulación #de #temperatura #en #interiores #cómo #te #afecta #el #Plan #del #Gobierno

COMENTARIOS