Sony WH-100XM5: vuelve el rey del silencio
10:48
31 Mayo 2022

Sony WH-100XM5: vuelve el rey del silencio

Son unos auriculares pensados más para viajar o para usar en el trabajo que para un paseo o una carrera

No hace mucho tiempo la recomendación a la hora de comprar unos auriculares con cancelación de ruido era sencilla. Salvo casos muy contados, equivocarse con los Sony WH-1000XM3 resultaba casi imposible. La marca japonesa dio con un buen equilibrio de prestaciones y funcionalidad en ese modelo. Tanto, de hecho, que casi lo mejor de su sucesor, los WH-1000XM4, era que rebajaban el precio de los primeros.

Y es que resulta complicado evolucionar este tipo de productos. ¿Qué haces cuando tienes uno casi perfecto en las manos? Este año Sony ha intentado responder a la pregunta con la quinta generación de estos auriculares, que se llama, tal y como cabría esperar, WH-1000XM5. Llegan a un mercado saturadísimo de ofertas y en el que lo más interesante parece estar pasado en el terreno de los auriculares más pequeños, los inalámbricos intraurales tipo botón o bastoncillo, como los AirPods.

Aquí Sony también tiene sus contendientes -y hablaré de ellos pronto-, pero la propuesta de los WH-1000XM5 (de ahora en adelante los M5, para abreviar), es la de unos auriculares pensados más para viajar o para usar en el trabajo que para un paseo o una carrera.

Los he estado probando durante los últimos diez días y dan definitivamente un salto perceptible en la calidad de su cancelación de ruido, que ya era legendaria. Tal vez más importante es que lo dan también en el modo 'transparencia', que Sony llama Ambient Sound, y que deja pasar el ruido del tráfico en la ciudad, por ejemplo, o de una conversación.

Se escuchan muy bien, pero eso es algo que se podía decir de sus antecesores también. Tienden a dar protagonismo excesivo a los bajos pero es algo que se puede modificar en la app que los acompaña y que incluye varios controles de ecualización. Sony ha cambiado los drivers de 40 mm. por unos de 30 mm. pero no es algo que se note en el uso cotidiano. Algo que es nuevo y que sí me ha gustado bastante, sin embargo, es que su diseño tiene copas más amplias. Si, como yo, tienes las orejas grandes, es algo que se agradece. No sólo evita molestias sino que aíslan también mejor de forma pasiva.

El diseño es comodísimo y a ello contribuye que pesan sólo 250 gramos, que es mucho menos de lo que suele ser habitual en estos productos. Muchos me han preguntado estos días qué tal son comparados con los AirPods Max. Es una comparación difícil porque creo que para los usuarios que viven en un ecosistema Apple los Max ofrecen ventajas imposibles de replicar para Sony, como el emparejamiento rápido o el salto automático entre dispositivos.

Pero, a cambio, aunque también son cómodos, los Max son también bastante pesados. 136 gramos más pesados, para ser exactos. Y parece que no, pero la diferencia se nota en un vuelo de cinco horas.

En calidad de sonido y de micrófonos creo que ambos están bastante a la par. Los M5 destacan más en la claridad de captura de voz durante una conversación telefónica pero ambos tienen un sonido rico e inmersivo. El nuevo modo transparencia de los M5 es competitivo con el de los Max. Todo eso, además, en unos auriculares más baratos. Para quienes usan Android, la comparación es aún más sencilla. Los de Sony ofrecen emparejamiento rápido en la plataforma y casan mejor con el ecosistema de estos productos.

El único pero que le puedo poner a los M5 es que con el nuevo diseño el sistema de plegado es diferente y no permite que los auriculares queden tan compactos como las versiones anteriores. No es algo terriblemente grave pero cuando se viaja con ellos lo que quieres es que ocupen el menor espacio posible en la maleta o la mochila. Aun así el estuche de transporte es compacto y suficientemente rígido.

Los M5 se pueden usar con cable o conectados a través de Bluetooth 5.2. Se pueden conectar a dos dispositivos de forma simultánea, también. Los controles son similares a los de modelos anteriores. Hay sólo dos botones, encendido y activación de cancelación de ruido ambiente, pero las copas incluyen sensores táctiles que permiten subir el volumen o pausar simplemente deslizando el dedo. Si se apoya la palma de la mano en la copa, se activa automáticamente el modo transparencia. Es un buen atajo para hablar rápidamente con alguien sin tener que desactivar la cancelación activa de ruido.

En la app que acompaña a los M5 se pueden realizar algunos ajustes adicionales, como especificar el nivel de transparencia que se quiere para Ambient Sound o permitir que sólo se escuche la voz y no necesariamente el ruido del tráfico. Hay también algunas funciones experimentales, como que el modo transparencia se active automáticamente al detectar que estamos hablando. Mi experiencia no siempre ha sido buena con este modo, y en alguna ocasión ha saltado sin que yo dijera nada, pero es una función secundaria en la experiencia de uso de los auriculares.

La batería interna de los cascos es de aproximadamente 30 horas con el modo de cancelación de ruido activa, más o menos una semana de uso esporádico. Además, se aprovecha de la mayor capacidad de una conexión USB-C para cargar la batería interna más rápido. Apenas tres minutos de carga son suficientes para unas tres horas de escucha si la batería está completamente agotada.

En general, los WH-1000XM5 son lo que se espera de ellos, unos excelentes auriculares con muy buena cancelación de ruido ambiente y modo de transparencia. Son altamente configurables gracias a la app que los acompaña y el diseño es comodísimo, aunque algo más voluminoso que el de los modelos anteriores. Son algo caros, con un precio de 449 euros, pero unos buenos auriculares son una inversión que merece la pena y estos, no cabe duda, buenos son.


Etiquetas:  #Sony #WH #100XM5 #vuelve #el #rey #del #silencio

COMENTARIOS