Sorpresa en el último debate antes de las elecciones alemanas
01:50
24 Septiembre 2021

Sorpresa en el último debate antes de las elecciones alemanas

El líder de la CSU, que compite a las elecciones hermanado con la CDU, aparece como un candidato rival más de Laschet

Alemania La CDU de Merkel sigue sin poder liderar los sondeos Elecciones Alemania se mira el ombligo en una campaña electoral que ignora a Europa

Los candidatos a la Cancillería alemana celebraron este jueves su último debate televiso, la última oportunidad para que el 40% de electores que sigue indeciso se forme una opinión y establezca diferencias entre los programas que, con cerca de 50 páginas cada uno, muy pocos se han leído. La ronda, que hasta ahora se había limitado a los tres candidatos mejor posicionados en las encuestas -el socialdemócrata Olaf Scholz, el conservador Armin Laschet, y la ecologista Annalena Baerbock-, se amplió al liberal Christian Lindner y a los representantes de Die Linke (Izquierda) y de la populista Alternativa para Alemania, AfD. Y sin ninguna explicación plausible, el sexto invitado en el plató fue el ministro presidente de Baviera y líder de la Unión Socialcristiana (CSU), Markus Söder. La CSU no tiene implantación nacional, sólo en Baviera, y el candidato del bloque conservador que forma ese partido con la Unión Cristianodemócrata (CDU) es Laschet. La presencia de Söder en la ronda sólo sirvió para debilitar aún más a Laschet, segundo en las encuestas y contra el que el bávaro compitió, sin éxito, por la candidatura.

Salvo esa peculiaridad, no hubo fuegos de fin de fiesta. Excepto Laschet, que ha introducido en la recta final de la campaña el tema de la seguridad, del que apenas habló antes aun siendo uno los sellos de la CDD-CSU nadie se salió del guion establecido por sus estrategas. Respuestas ensayadas, ataques al oponente ya oídos y, en conjunto, una actitud ante las cámaras más dirigida al telespectador que al contertulio.

Sólo la representante de AfD, Alice Weidel, cruzó en varias ocasiones la línea roja, con sus ya tradicionales críticas a la migración y a las libertades recortadas por la gran coalición durante la pandemia de coronavirus. Weidel se lo podía permitir. No tiene que perder y mucho que ganar. Excluida de cualquier alianza por el resto de las formaciones, el objetivo de AfD es consolidar el 11% de apoyos que le auguran las encuestas.

El debate final tampoco sirvió para intuir las preferencias de los líderes a la hora de negociar una coalición, más allá de la cercanía manifiesta entre socialdemócratas y verdes, o conservadores y liberales. Cada uno lucha para sí y la canciller, Angela Merkel, para nadie. A sólo unos días de convertirse en canciller en funciones de su propio Gobierno, Merkel intenta recuperar su vida. Este jueves visitó por sorpresa la ciudad de Greifswald, en el estado federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental. "Quería decir 'Arrivederci' otra vez", le dijo la mandataria a un vendedor de flores en un mercadillo.
Antes, paseó por la zona peatonal de la ciudad, visitó algunas tiendas, y se hizo fotos con viandantes. Luego visitó el zoológico y se retrató dando de comer a unos pájaros.


Etiquetas:  #Sorpresa #en #el #último #debate #antes #de #las #elecciones #alemanas

COMENTARIOS