Sturgeon se queda a las puertas de la mayoría absoluta en Escocia
21:10
8 Mayo 2021

Sturgeon se queda a las puertas de la mayoría absoluta en Escocia

Nicola Sturgeon planea impulsar un segundo referéndum y Boris Johnson lo considera ''irresponsable y temerario''

El Partido Nacional Escocés (SNP) ha logrado la cuarta victoria consecutiva en las elecciones al Parlamento local. La ministra principal Nicola Sturgeon planea aprovechar el respaldo en las urnas para impulsar un segundo referéndum de independencia en Escocia. El 'premier' Boris Johnson ha advertido sin embargo que sería "irresponsable y temerario" celebrar una nueva consulta soberanista en estas circunstancias y al cabo de siete años.

El SNP habría logrado el 47% de los votos y se habría adjudicado 59 de los 73 escaños que se deciden por un sistema mayoritario. El complejo sistema escocés incluye también 56 escaños por listas electorales que se adjudican proporcionalmente, y en los que los partidos unionistas confiaban en recuperar gran parte del terreno.

El reto de Nicola Sturgeon era superar al final el listón de los 65 (de un total de 129) y lograr la mayoría absoluta en el Parlamento de Holyrood. Aun así, la ministra principal reconoció de antemano que le bastaría con el apoyo del Partido Verde, también favorable a la independencia, para interpretar el resultado de las elecciones locales como un "mandato" para un nuevo referéndum. El Partido Alba del ex ministro principal Alex Salmond pinchó estrepitosamente al primer intento, al igual que su promesa de lograr una "supermayoría" a favor de la independencia.

En Gales, entre tanto, el ministro principal Mark Drakeford lograba el desquite para el Partido Laborista, tras la debacle sufrida en Inglaterra que ha puesto contra las cuerdas al líder Keir Starmer. Drakeford, 66 años, ha subido en popularidad gracias a su gestión de la pandemia en Gales y ha logrado 30 de los 60 escaños en liza en la Asamblea local. El Partido Conservador logró 16 y los nacionalistas de Plaid Cymru subieron ligeramente hasta los 13.

Toda la atención estuvo sin embargo concentrada el sábado en el agónico recuento en Escocia, ralentizado aún más por las precauciones del Covid. Sin esperar a los resultados, al rebufo del éxito del Partido Conservador en las elecciones locales y el escaño de Hartlepool en Inglaterra, Boris Johnson expresó su oposición frontal un segundo referéndum "en el actual contexto".

"El poder de la unión ha sido un elocuente testimonio durante la pandemia", declaró Johnson a The Daily Telegraph. El líder conservador recalcó que el resultado del referéndum del 2014 (en el que venció la permanencia en el Reino Unido por el 55% al 45% de los votos) es válido "para una generación".

A diferencia de David Cameron, que accedió a la convocatoria del referéndum en 2014 aplicando la sección 30 del Acta de Escocia, Johnson ha expresado su intención de bloquear cualquier nuevo intento, que debería además contar con el visto bueno del Parlamento de Westminster.

Nicola Sturgeon recogió el guante, reiteró su intención de celebrar el referéndum "en el momento adecuado" y se mostró incluso dispuesta a librar un pulso con el Gobierno británico en los tribunales. "En casi todas las democracias del mundo sería absurdo tener esta discusión", dijo la ministra principal. "Si la gente de Escocia vota por una mayoría pro-independencia, ningún político tiene el derecho a interponerse en el camino".

El triunfalismo inicial del SNP se trocó en preocupación con la pérdida del escaño simbólico de Dumbarton, que se adjudicó la 'número dos' laborista Jackie Baillie. "Todo parece indicar que el voto táctico entre los unionistas ha funcionado y que la mayoría del SNP puede estar pendiente de un hilo", declaró sobre la marcha el analista John Curtice, considerado como el oráculo de la política británica.

En declaraciones a la BBC, el 'número dos' del SNP John Swinney rebajó también las expectativas de los independentistas, aunque anticipó que el resultado de las elecciones podrá interpretarse como "la existencia de una mayoría parlamentaria comprometida con la celebración de un nuevo referéndum sobre el futuro de Escocia".

"Tendríamos ese referéndum cuando estemos fuera del contexto actual y el Covid esté controlado", aseguró Swinney. "Quizás lleguemos a un punto de acuerdo y el primer ministro acepte que existe un mandato democrático para poder celebrarlo".

Durante la campaña electoral, el SNP se resistió a poner sobre la mesa una fecha, aunque la maquinaria parlamentaria en Holyrood está ya en marcha. En varios medios, el año 2023 ha figurado como la meta más probable, antes de las elecciones generales que celebrarían un año más tarde.


Etiquetas:  #Sturgeon #se #queda #a #las #puertas #de #la #mayoría #absoluta #en #Escocia

COMENTARIOS