Subir el SMI con la inflación reportará al Estado 800 euros más al año por trabajador por IRPF y cotizaciones
09:20
14 Diciembre 2022

Subir el SMI con la inflación reportará al Estado 800 euros más al año por trabajador por IRPF y cotizaciones

El Gobierno aprobará en la recta final del año un nuevo incremento del Salario Mínimo Interprofesional para 2023

Díaz adelanta que añadirá la inflación a la subida del SMI que prepara para 2023

El Gobierno acelera para aprobar antes de fin de año una nueva subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que previsiblemente estará cercana a la inflación, en torno al 8,5%, en línea con la revalorización de las pensiones, lo que en la práctica se traducirá en un incremento de la recaudación de las arcas públicas de unos 800 euros por trabajador al año, por la mayor contribución por IRPF y cotizaciones sociales a la Seguridad Social.

El Ministerio de Trabajo está a la espera de que su Comité de Expertos -un grupo de académicos que congregó la ministra Yolanda Díaz el año pasado- haga público esta semana un informe en el que estimará hasta dónde tendría que subir el Salario Mínimo Inteprofesional desde su nivel actual de 14.000 euros anuales (1.000 euros en catorce pagas) para que equivalga al 60% del salario medio, en línea con lo comprometido en el pacto de legislatura y con lo que estipula la Carta Social Europea.

Una vez presentado el informe, el Ministerio se reunirá con los agentes sociales para informarles de su intención de subir el SMI e intentar aprobar la medida con acuerdo tripartito, un reto dada las posiciones enfrentadas en el diálogo social.

La subida del SMI tiene efectos diferentes en empleados, empleadores y en las propias arcas públicas. Para los trabajadores que se encuentran en los deciles más bajos de renta supondrá un alivio ante el incremento de la inflación y la pérdida de poder adquisitivo, y también podría serlo para los que ganan un poco más, ya que cualquier subida del SMI suele tener un efecto arrastre de los salarios hacia arriba.

Más costes para las empresas

Para las empresas, el incremento del SMI supone un encarecimiento de los costes laborales, tanto porque tendrán que asumir sueldos más altos como porque crecerán en la misma proporción las cotizaciones sociales que pagan a la Seguridad Social por esos empleados. Además, las compañías, que afrontan un escenario de incremento de costes por la inflación, asumirán en 2023 un aumento de los tipos de cotización (de 0,5 puntos, por el Mecanismo de Equidad Intergeneracional para financiar las pensiones) y una subida del 8,5% en las bases máximas de cotización de los trabajadores con más sueldo.

Esta tensión por el lado de los costes lleva a la patronal a mostrar una actitud reacia a una nueva subida, especialmente dado que el SMI acumula un incremento del 35,8% desde 2018 en que Pedro Sánchez llegó a la Moncloa. De cara a esta nueva consulta "no se ponen cifras", admiten fuentes de la CEOE, pero sólo aceptarán un incremento "que sea moderado". ¿Qué considera "moderado" la patronal? Pues precisamente la misma subida que ha considerado adecuada el Gobierno para los empleados públicos y que, en 2023, será de hasta el 3,5% (2,5 puntos fijos más un punto variable).

Para los sindicatos, sin embargo, este incremento es insuficiente y piden que el SMI llegue a 1.100 euros el próximo ejercicio, lo que supone un incremento del 10%.

Además de la subida generalizada de costes a la que se somete a las empresas, otro problema que encuentra la CEOE de cara a subir el SMI es que las contratas públicas en vigor no se han actualizado al mismo ritmo en los últimos años. Por ejemplo, una empresa de jardinería que presta sus servicios al ayuntamiento de cualquier pueblo de España, ha tenido que subirle el sueldo a sus empleados que cobran el Salario Mínimo, pero el precio que cobra por prestar ese servicio está congelado desde hace años y no se ha actualizado, con lo que sus márgenes de beneficio han bajado cada vez más.

Más ingresos para el Estado

Finalmente, para las arcas públicas, subir el Salario Mínimo supone un incremento de la recaudación por dos conceptos: la recaudación por IRPF y por cotizaciones sociales a la Seguridad Social. En concreto, según la calculadora de retenciones de la Agencia Tributaria, los empleados que ahora cobran el SMI pagan por IRPF 1.194.20 euros al año, pero si su salario pasa de 14.000 a 15.190 euros anuales -o de 1.000 euros en catorce pagas a 1.085 euros- (un 8,5% más), pagarán por IRPF un total de 1.670,90 euros anuales, unos 476 euros más al año.

Respecto a las cotizaciones sociales, la subida del SMI implica un aumento automático de las bases mínimas de cotización en la misma proporción, con lo que pasarían de ser de 1.166,7 euros a 1.265,8 euros. Si a ese incremento se suma que el tipo de cotización pasará en 2023 del 28,3% al 28,9% -ese alza de seis décimas se reparte a razón de cinco décimas más para la empresa y una más para el empleado-, el resultado es que las cotizaciones sociales de los que cobran el SMI pasarán de ser de 4.046,11 euros al año a 4.389,79 euros, unos 344 euros más. En total el incremento de recaudación será de unos 800 euros por trabajador cada año.

Un efecto colateral del aumento de SMI que siempre ha sido objeto de polémica y que afecta a todos -trabajadores, empresas y sector públicos- es el posible freno a la contratación derivado del aumento de costes, aunque al tratarse de que se generan menos empleos de los que se habrían creado en ausencia de la subida es muy difícil de determinar.


Etiquetas:  #Subir #el #SMI #con #la #inflación #reportará #al #Estado #800 #euros #más #al #año #por #trabajador #por #IRPF #y #cotizaciones

COMENTARIOS