Sylvester Stallone: ''Prefiero actuar ahora que cuando tenía 35 años''
00:36
22 Agosto 2022

Sylvester Stallone: ''Prefiero actuar ahora que cuando tenía 35 años''

El actor, de 76 años, interpreta en 'Samaritan' (Prime Video) a un superhéroe que trabaja de basurero y ha renunciado a sus poderes. Pero, claro, tiene que volver a salvar al mundo

Un superhéroe con un pie en la realidad. Con una voz cada vez más de barítono, Sylvester Stallone define así a su nuevo personaje, un basurero con un pasado fenomenal como punto fuerte. Un pasado que sin embargo quiere olvidar. En Samaritan, la película de Julius Avery que se podrá ver en Prime Video a partir del viernes, la leyenda de Hollywood, de 76 años, se encuentra a cargo del futuro de la humanidad protagonizando la adaptación del cómic del mismo nombre. Después de todo, el mandato de los superhéroes siempre es este. «Pero aquí la historia es un poco diferente» -explica-. «Acepté este papel por la normalidad de mi personaje, que no lucha en lejanas galaxias o universos paralelos, sino en la calle, en un mundo que todos reconocemos». Así que este basurero solitario que se lleva a casa «las cosas rotas, tiradas por la gente, que luego trata de arreglar, hay algo hermoso y metafórico porque lo hace «con las cosas, pero no consigo mismo».

Al menos hasta que un niño pequeño lo reconoce: «Mi héroe había decidido desaparecer, había elegido una profesión que no llama la atención. Sam (Javon Walton) quiere hacerle recordar quién era. Le tira la realidad a la cara, después de haberlo negado durante tanto tiempo». El mensaje es: «Vuelve a ser quien realmente eres. Claro, eres mayor, tienes canas, pero sigues siendo un superhéroe. Al fin y al cabo, yo también ya no soy lo que era», comenta con humor.

Sin embargo, crecer tiene sus aspectos positivos, asegura: «Prefiero mucho más actuar ahora que cuando tenía 35 o 40 años. Ahora sé más mientras que entonces no sabía nada. Crees que lo tienes todo bajo control y en cambio no tienes nada: es la experiencia la que te lo da todo». Una experiencia que acumuló incluso antes de su llegada a la industria de Hollywood: «He tenido muchos trabajos, he conocido el cansancio. He sido portero y he trabajado en un bar. Aprendes mucho así. Pero creo que siempre es necesario tener una relación con los jóvenes, para no volverse demasiado cínico: ese contacto me resulta estimulante».

En la película, el villano que saca a Sly del retiro, es Pilou Asbæk: «Un muy buen actor» -dice Stallone-. «Es mucho más difícil interpretar a un tipo malo que a un tipo bueno, especialmente si lo haces inteligentemente, eso da mucho miedo. En general es más complejo ser un Iván Drago». Pero no continúa en la polémica de hace unas semanas, contra quienes ahora quieren hacer una película sobre el rival de Rocky. «Hay un momento en el que te das cuenta de que ya no puedes ser un Rambo de 29 años, que también debes representar tu edad en el cine, ser quien eres. Por supuesto, quién eres también depende de quién fuiste y, en este caso, el pasado de mi personaje es su fuerza. Todos podemos identificarnos con esto».

Para saber más

Sylvester Stallone ha subastado parte de su vida a pesar de su fortuna de 400 millones de dólares

Ezra Miller, el juguete roto que puede arruinar a Hollywood con sus locuras

Y vuelve a describir a este «verosímil superhéroe, que habla de nuestro mundo. Si no, todo lo que se podía haber imaginado ya está creado». Entre sus referentes cita a Bruno Sammartino, el luchador italiano que, dice, «forjó mi personalidad. Me encanta la lucha libre y también se la mostré a mis hijas, explicándoles la moraleja, la historia detrás de este deporte que también es entretenimiento».

Una vez más regresa con una película de acción. «Cuando comencé no existía esa categorización, solo después de algunas películas me dije: wow, pero este es un género y es fascinante. Son obras en las que también puedes bajar el volumen y seguir entendiendo la historia. Pienso en Rambo: lo puedes escuchar sin sonido y entiendes lo que pasa. Y esto funciona en cada parte del planeta. Entonces me di cuenta de su importancia».

Este, jura, es su secreto: «También se aplica a Rocky: nadie quería hacer esta película, decían que era una idea estúpida. Sin embargo, yo estaba convencido de que todo el mundo podía identificarse con la fragilidad del personaje». Lo mismo ocurre con Samaritan, película que también habla de segundas oportunidades. «La redención lo es todo -concluye-. Desafortunadamente, siempre aprendemos cosas una vez cometidos errores evidentes. Uno de mis pensamientos favoritos es analizar cómo pasamos la mitad de nuestras vidas tratando de compensar las equivocaciones estúpidas cometidas en la primera mitad del ciclo. Muchas veces nos decimos: si lo hubiera sabido... En cambio lo que dice esta película es que siempre se puede volver a ser quienes éramos, con la fortuna de tener un poco más de experiencia».


Etiquetas:  #Sylvester #Stallone #Prefiero #actuar #ahora #que #cuando #tenía #35 #años

COMENTARIOS