Tavares, el MVP que ''no sabía nada del baloncesto'' y que cambió el juego del Real Madrid
22:24
20 Junio 2022

Tavares, el MVP que ''no sabía nada del baloncesto'' y que cambió el juego del Real Madrid

El pívot africano, con estadísticas para la historia, ha alcanzado su cénit en los playoffs que dieron la Liga al equipo blanco, que se lanzó a por él hace cuatro años tras una plaga de lesiones.

ACB La Liga que el Real Madrid levantó contra todas las desdichas Campeón Las lágrimas de Rudy y el emotivo detalle de Llull con Laso

Hace poco más de cuatro años, Walter Tavares andaba enredado en uno de esos empeños que diluye tantas carreras, el de la NBA. Aquel invierno que su destino cambió para siempre se encontraba en Toronto, enrolado en su equipo de desarrollo (Raptors 905), meses después de ser cortado por los Cavaliers con los que apenas llegó a disputar un partido (más 11 en toda la temporada anterior en Atlanta). Entonces, Gustavo Ayón se lesionó el hombro y el Real Madrid, que ya había perdido a Ognjen Kuzmic, aceleró una operación que iba a marcar el futuro del proyecto Laso y que estas últimas semanas ha tenido su culminación con el histórico dominio del africano en los playoffs de la Liga Endesa.

El gigante era una apuesta apetecible, pero no era ni sencilla ni barata. Y conllevaba riesgos. En primer lugar, costó convencer a Edy de desistir en su sueño de triunfar en la NBA. Además, la competencia por el fichaje de un jugador formado en España y por lo tanto cupo nacional, era grande. El mismo Barça tenía sus redes sobre él para el siguiente verano. Pero lo que más hacía dudar era la capacidad que tendría de triunfar en un estilo, el del juego vertiginoso de la primera época de Laso -no parecía hecho precisamente para pívots-, que no se adaptaba del todo a las características de un tipo de 221 centímetros. Lo cierto es que Tavares iba a lograr que todo girara en torno a él.

La temporada de Edy ha superado todos los límites de resistencia física y mental. Más teniendo en cuenta que aterrizó sin apenas descanso, desde el Afrobasket que quiso disputar por deseo propio con la selección de Cabo Verde -este verano repetirá-, tal es el vínculo con su país natal, del que presume bandera en mano en cada festejo. En un esfuerzo no demasiado recomendable, llevó a la humilde selección hasta semifinales y en unos días se plantó en la Supecopa. Sin apenas percances físicos -apenas el contagio por covid en enero-, ha resistido golpes y rasguños para disputar 80 partidos este curso, con 22 minutos de media: sólo Gerschon Yabusele le supera en el Madrid. Su obsesión por el descanso y el cuidado físico -hace un par de años cambió su dieta- ha dado sus resultados. Sus rutinas de calentamiento pre partido resultan exhaustivas.

SERGIO PEREZEFE

Porque si Tavares ya fue elegido en el mejor quinteto de la Euroliga, han sido los playoffs donde se ha multiplicado exponencialmente su influencia. El pívot ha promediado 13,2 puntos, 6,2 rebotes y 20 de valoración en la serie por el título, con el culmen del partido decisivo ante el Barça: sólo Michael Anderson (Caja San Fernando) en el segundo partido de la final de 1996 y Bryan Sallier (TDK Manresa) en el primero de la final de 1998 habían firmado exhibiciones superiores estadísticamente en tales cumbres.

Aunque si hay un dato que habla de lo que Tavares cambia los partidos es el del +/-. Con él en cancha durante los nueve partidos que ha disputado en los presentes playoffs, el Real Madrid ha ganado a sus rivales por una diferencia de 137 puntos. "Mi primer trabajo es ayudar a mis compañeros en defensa. En ataque, lo que me den o regalen, bienvenido sea", declaraba con su humildad habitual nada más firmar 25 puntos (la segunda anotación de su carrera), 13 rebotes y siete de siete en tiros libres. Y contra un Barça que hace no tanto parecía tener, con Sanli, un antídoto contra él.

Samuel

Confirman desde su entorno el carácter tranquilo de Edy, un tipo entregado al basket y a su familia. Sin tatuajes ni promesas. Afronta la vida como si fuera un regalo desde que fue descubierto por una foto en la que era más alto que la puerta de su casa. Hace unos años comentaba en una entrevista en este periódico los caprichos del destino: "A lo mejor estaría en casa de mi madre, ayudándola con una tienda pequeñita que tenía. O sentando debajo de un árbol sin hacer nada. Dejé de estudiar para ayudarla, porque la pobre estaba tan cansada que no podía aguantar 12 horas de pie en la tienda. Luego apareció la oportunidad de venir a España y fui con todo. Me daba igual. No sabía jugar, no sabía nada del baloncesto, pero sabía que tenía que aprovechar la oportunidad".

Pronto se comprobó que aquel diamante de Maio, que cuando llegó a Gran Canaria en 2009 apenas sabía botar el balón, tenía tantas posibilidades que sólo había que adaptarse a él. Edy, desde aquellos entrenamientos en los que apenas podía mantenerse en pie, no ha parado de evolucionar. Con 30 años, ha conquistado el primer MVP de su carrera porque supo ampliar sus amenazas. "He entrenado mucho, mi objetivo era mejorar en ataque", confesaba con su niño Samuel en brazos.

Eso, lo personal es el otro sostén del gigante. Hace un año nació su primer hijo, fruto de su matrimonio con Paula, su fan número uno, habitual de las tribunas del WiZink y fiera defensora en redes sociales de su marido. En Madrid encontró un plan de vida -renovó por cinco años en 2019-, con uno de los mayores sueldos de la plantilla, y siempre con la mirada puesta en su pequeña isla donde, cuando él era niño, no había canastas. Allí viajará en unos días, donde Samuel podrá conocer a tíos y abuelos. Y donde se centran los otros esfuerzos de su padre con la Fundación con la que trata de ayudar a sus compatriotas.


Etiquetas:  #Tavares #el #MVP #que #no #sabía #nada #del #baloncesto #y #que #cambió #el #juego #del #Real #Madrid

COMENTARIOS