Todos los factores que influyeron en el polémico incidente entre Hamilton y Verstappen
17:34
19 Julio 2021

Todos los factores que influyeron en el polémico incidente entre Hamilton y Verstappen

El británico, autor de una maniobra castigada con 10 segundos, sacó la agresividad en Silverstone tras haber resistido las embestidas de su rival en Imola, Portimao y Montmeló.

Crónica Hamilton remonta el vuelo tras una gran cabalgada ante Leclerc Verstappen, hospitalizado Brutal impacto de 51G en Copse Los coches de 2022 ¿Cómo dar más espectáculo con un concepto de los años 70? GP de Gran Bretaña Clasificación y tiempos Carreras al 'sprint' Un proyecto rompedor, pero sembrado de dudas Mundial 2021 Verstappen, líder por ocho puntos

Ayer, a las 10 de la noche, Max Verstappen abandonaba el Hospital de Coventry con cierto alivio, dado que los médicos no habían detectado ningún traumatismo que comprometiera su presencia en el GP de Hungría. El susto por el accidente en Silverstone, el más grave de su trayectoria como piloto, se mezclaba con la furia ante Lewis Hamilton. Entretanto, todo el paddock seguía debatiendo en torno a lo sucedido en Copse, una de las curvas más rápidas y peligrosas del Mundial. ¿Mereció el líder de Mercedes la sanción o se trataba de un mero incidente de carrera? ¿Marcará un antes y un después en su relación con Mad Max? ¿Sentará este castigo un delicado precedente para el futuro? Antes de responder a estas preguntas conviene abordar, con cierto detenimiento, los meros hechos.

¿Qué sucedió en Copse?

El relato más preciso debe adjudicarse a los comisarios, que castigaron a Hamilton con 10 segundos tras la apertura de una investigación por parte de Michael Masi, director de carrera. "Los coches 33 y 44 entraron en la curva 9, con el 33 por delante y el 44 un poco por detrás, ocupando el interior. El coche 44 estaba en una línea que no alcanzaba el vértice de la curva, con espacio disponible por el interior. Cuando el coche 33 tomó la curva, el 44 no evitó el contacto y su parte delantera izquierda tocó la trasera derecha del 33. Consideramos al coche 44 predominantemente culpable", detallaba el texto.

Según los datos de la telemetría, en ese momento ambos rodaban en Copse a unos 290 km/h. Hamilton, muy pegado al muro, pretendía conquistar la primera plaza en un punto donde los adelantamientos resultan una temeridad. Verstappen, que ya se había defendido al límite de lo legal en Abbey y Brooklands, dejaba suficiente espacio, pero tampoco iba a regalar nada en ese momento. El drama estaba servido.

¿Qué dice la norma?

Lo primero que conviene subrayar es que las pautas con las que se manejan los comisarios en materia de adelantamientos no se hacen públicas. En este sentido, el GP de Gran Bretaña no ha sido una excepción. No obstante, se suele dar por aceptado que el piloto que conquista el interior de la curva con una ventaja "significativa", tiene preferencia "siempre que su trazada sea limpia".

Sobre este resbaladizo terreno de las ambigüedades debieron trabajar Emanuele Pirro, Nish Shetty, Dennis Dean, Loic Bacquelaine y Eric Cowcill, los cinco hombres que se sentaban al lado de Masi en Silverstone. Cabe recordar que entre ellos, sólo el primero cuenta con experiencia como piloto de primer nivel.

¿Por qué la bandera roja?

En principio, Masi activó el safety car, pero unos segundos más tarde interrumpió la carrera con sus habituales banderas. Con ellas, los operarios podían trabajar sin agobios en las protecciones dañadas. Y, de rebote, se permia a Hamilton, con daños en el coche, conservar la segunda plaza. Además, Mercedes dispuso de 40 minutos para reparar, a duras penas, el frontal del W12.

A Red Bull, por su parte, sólo le quedaba el pataleo de los agravios comparativos, recordando aquella salida relanzada en Imola o la negativa a detener el GP de Azerbaiyán, pese al durísimo accidente de Verstappen en la recta principal. Masi no ofreció más explicaciones sobre la bandera roja, pero sí defendió el veredicto de los cinco comisarios. "Durante muchos años, antes de que yo ocupara este cargo, se ha considerado como idea fundamental que no se deben considerar las consecuencias en un incidente. Cuando los comisarios juzgan algo, se limitan al incidente en sí, no a las consecuencias que acarrea", expuso.

¿Cómo lo vieron en caliente?

El primero en reaccionar fue Hamilton, a través de la radio: "Yo estaba por delante, era mi línea. Él se vino hacia mí", relató el ganador de 99 grandes premios. Mucho más enjundiosa resultó la llamada de Toto Wolff a Masi, aireada por la F1. "Te acabo de enviar un mail con los diagramas que detallan dónde debía estar el coche", decía el austriaco. En el garaje de al lado, Christian Horner ofrecía una versión antagónica. "Lewis nunca ha estado cerca. Esa curva era al 100% de Max", explicó al director de carrera. "Espero que lo resuelvas de la mejor manera. Podríamos haber tenido un accidente gravísimo. Gracias a Dios salió ileso", añadió el británico.

En Red Bull, el perfil más agresivo llevaba la firma de Helmut Marko. "No sé cuál sería la penalización máxima, pero un comportamiento tan peligroso y temerario debería ser castigado con la suspensión de una carrera", subrayó el asesor. Horas más tarde, nada más recibir el alta en Coventry, Verstappen añadía gasolina al fuego. "Me siento muy decepcionado porque la penalización no hace justicia con la peligrosa maniobra de Lewis. Ver esas celebraciones mientras estoy en el hospital es una falta de respeto y un comportamiento antideportivo", apuntó Max. "No sabía que estaba ingresado", justificó Hamilton antes de la guinda de Wolff: "Dos no se pelean si uno no quiere".

¿Existen precedentes?

Hace tres años, Carlos Sainz padeció algo similar en Copse ante Romain Grosjean, aunque el madrileño, entonces en Renault, pretendía pasar por el exterior. Curiosamente, aquel mismo domingo Hamilton protagonizó un incidente casi calcado que echaría por tierra sus opciones de victoria. A la llegada a Village, una curva bastante lenta a derechas, Kimi Raikkonen quiso colarse por el interior, bloqueó los frenos y provocó el trompo del líder de Mercedes. Los comisarios, de forma casi inmediata, castigaron también con 10 segundos al finlandés de Ferrari.

Y si ampliamos el foco, los rifirrafes entre los dos grandes aspirantes al título han sido norma en la historia de la F1. No sólo hay que mencionar lo sucedido entre Ayrton Senna y Alain Prost en Suzuka (1989, 1990) o entre Michael Schumacher y Damon Hill en el GP de Australia de 1994. Porque Sebastian Vettel combatió a muerte con Mark Webber en el GP de Malasia 2013 y el propio Hamilton se la jugó más de una vez ante Nico Rosberg en 2016.

¿Condicionará el futuro?

Hace sólo un mes, un comentario de Horner desató más de una sonrisa maliciosa en el paddock. "Es como Novak Djokovic contra Roger Federer. Max fuerza a Lewis a sacar lo mejor de sí mismo. Y viceversa". A esa imagen había que añadir lo sucedido en Imola, Portimao y Montmeló, donde su discípulo había desafiado sin ambages la autoridad de todo un heptacampeón mundial.

En cambio, por lo visto en Silverstone, Hamilton ha dicho basta. Su ofensiva no sólo debe atribuirse al calor de 140.000 hinchas, sino que apunta a cuestiones más profundas. Como, por ejemplo, los cinco fines de semana seguidos sin una triste victoria, algo insólito en su reciente palmarés. O quizá para poner en su sitio a Bernie Ecclestone, que el miércoles había soltado una de las suyas. "Tal vez Lewis ya no sea tan luchador como antes". Veremos si en las próximas 13 carreras, Sir Lewis mantiene esta agresividad sobre el asfalto.


Etiquetas:  #Todos #los #factores #que #influyeron #en #el #polémico #incidente #entre #Hamilton #y #Verstappen

COMENTARIOS