Trueno: ''Me tocó ser latinoamericano, pero antes tenía un pensamiento diferente sobre mi procedencia''
17:18
8 Julio 2022

Trueno: ''Me tocó ser latinoamericano, pero antes tenía un pensamiento diferente sobre mi procedencia''

Villano Antillano "Es inevitable que la gente esté pendiente de mi proceso de transición" Tiago PZK "Sueño con ser la inspiración de los chicos y que puedan salir de su realidad como yo salí de la mía" Nicki Nicole "Antes quería dar cosas a mi familia y sentía que no tenía nada que ofrecer"

Una pequeña anécdota sirve para darse cuenta del fenómeno fan que ha logrado el argentino Trueno (Buenos Aires, 2002). Estamos realizando la entrevista en un céntrico hotel de Madrid. Él no ha compartido aún nada en redes sociales de su estancia en la capital, pero grabamos un vídeo de la charla que subimos en nuestros perfiles personales. A los pocos minutos ya ha sido localizado y replicado por varias de las decenas de cuentas de fans del músico que existen en Instagram.

Solo tiene 20 años, pero Mateo Palacios -su nombre real- es envidia e ídolo de muchos de los chavales de su edad.

En 2019 se proclamó campeón de la Red Bull Internacional, la mayor competición de rap improvisado del mundo. Cuando estaba en la cima de la disciplina lo dejó todo para apostar por una carrera en la música. Y no le podría haber salido mejor. Con ocho millones de oyentes mensuales solo en Spotify, está recorriendo el mundo con sus temas y acaba de publicar Bien o Mal, su segundo disco de estudio. Un trabajo al que considera "muy especial" y en el que explora sus raíces y denuncia lo que considera "injusticias" hacia su comunidad.

BERNARDO DÍAZ

PREGUNTA - ¿En qué momento decides hacer un álbum reivindicativo?

RESPUESTA - Surgió en pandemia, donde todos estábamos en un momento de catarsis personal. También nace de haber viajado en 2021. De haber venido a España, haber conocido Estados Unidos, más países de Europa... Eso me hizo conectar con lo que soy y hacerme nuevas preguntas.

P.- ¿Viste que fuera de Argentina había una visión de tu país que no era la que tú tenías o cómo fue?

R.- A mí me tocó ser latinoamericano. Mi comunidad es la latina, pero antes tenía un pensamiento diferente. Para mí yo era solo de mi barrio, solo de La Boca, solo de Argentina. Me empecé a dar cuenta de que fuera de mi país no tienen ni idea de qué es La Boca. No tienen ni idea de qué es la Comuna 4 y hay gente que no tiene ni idea de qué es Argentina o mi comunidad, la latina. Ver eso te hace volver a pensar en tus antepasados, de dónde venís, de qué estás hecho.

P.- El disco se llama Bien o mal y tiene dos partes muy marcadas: una de protesta y otra de celebración.

R.- Dividí el disco en dos partes porque a medida que fuimos haciéndolo veía dos conceptos diferentes. En la primera parte está lo que pienso sin censura. Las cosas que me parecen injustas de la realidad de mi país, de mi continente, de mi comunidad. Necesitaba expresarlo de esta manera. Después ya hablo de cosas como el amor o el extrañar el barrio. Siempre se empieza protestando, se lucha, y se termina celebrando. Por eso dejé el lado 'bien' para el final.

P.- ¿Crees que un artista tiene la obligación de denunciar injusticias?

R.- No. Yo creo que elijo hacer esto más por una necesidad personal. Hablando con mi gente o hablando con vos puedo decir mil cosas, pero donde me siento más libre y menos censurado es en la música. Después la gente piensa que tenemos una cierta responsabilidad y te dice 'hablaste mal de este gobierno, ¿por qué no hablas de este?'. Pues no sé, porque no me nace. La gente puede estar más o menos de acuerdo, pero la idea es no censurarme a mí mismo. Saber que puede haber consecuencias buenas o malas, pero levantar la mano y decir lo que me parece.

P.- ¿Crees que la música puede servir para cambiar las cosas?

R.- Sí, creo que sí. La música es una de las movilizaciones más fuertes que existen en el planeta. La gente me escucha porque me elige y porque está de acuerdo con lo que digo. Entonces se forma una identidad colectiva de personas que piensan igual y luchan por lo mismo. También puedes elegir no escuchar.

P.- En una de las canciones del disco colaboras con el cantautor Víctor Heredia, ¿cómo nace esa unión que parece tan peculiar?

R.- Al yo querer levantar la voz en este disco tenía que tener relación con la gente que lo hizo en la generación anterior. Víctor fue una voz importante en la dictadura, un momento mucho más conflictivo que ahora. Fue una de esas personas que levantó la voz más allá de las consecuencias que pudiera tener y eso es lo que estamos haciendo ahora.

P.- Dices que la música sí sirve para cambiar cosas, ¿qué cambio te gustaría lograr?

R.- Yo siempre vi a mi viejo y a su banda ser trabajadores sociales, dar clases de rap en el barrio de La Boca, ir a la cárcel a dar clinics, visitar los barrios marginados... La idea es esa, ayudar. Yo también vengo de ahí y no me ayudó nadie. Simplemente éramos mi padre y yo con ese sueño y esa pasión. Los talentos hay que descubrirlos y hay que apoyarlos. Hacerle creer a la gente que se puede, porque a veces es difícil. Queremos hacer click en los guachos del barrio, que sepan que pueden, que tienen un futuro. Que sean atrevidos y busquen un propósito. Y, nada, combatir un poquito contra la injusticia, contra lo que creo que pasa en Argentina como en muchos otros sitios.

BERNARDO DÍAZ

Trueno es hijo de Pedro Peligro, uno de los promotores de la escena del hip hop en Argentina en los años 90. Recuerda, orgulloso, que su padre "apostó por el rap cuando no tenía visibilidad" y narra entre risas que cuando comenzó a ganar competiciones mucha gente del mundillo solo le hablaba de su progenitor.

Habitualmente se les ve juntos en conciertos y redes sociales. Trueno le considera uno de sus mejores amigos y le ha dado un hueco preferente en el disco: ambos colaboran en la primera canción.

P.- ¿Tu padre te metió el rap en vena o fuiste tú el que te acercaste a la música como una forma de idolatrarlo?

R.- Un poco todo. Yo crecí viendo a mi viejo armando bandas en mi casa, viendo la película de Eminem, escuchando rap de Estados Unidos... Era un juego. Desde chiquitito me divertía vestirme así o batallar contra mi viejo. Yo le acompañaba a los shows cuando podía y empecé a subirme a los escenarios a hacerle los coros poco a poco. Obviamente él me metió en este mundo y ahora seguimos juntos.

P.- Además de la influencia de tu padre, mantienes una relación con Nicki Nicole. ¿Cómo es compartir tu día a día con otra cantante?

R.- Súper. Ella es una artista increíble. Compartimos mucha música y nos preguntamos mucho. Cuando uno hace algo el otro siempre le da un buen consejo. Más allá de la relación, cada uno tenemos un concepto del arte propio. Cada artista está loco a su manera.

P.- ¿Cómo vives la fama? Hay frases en tus canciones donde dejas entrever que te resulta complicada.

R.- Sí, soy una persona muy resguardada, muy de mi círculo. La fama no me marea, la sé controlar por el entorno que tengo. Siento que si no me hubiera pasado esto, seguiría con la misma gente y eso es lo que me hace tener los pies en la tierra. Pero es verdad que soy una persona muy tranquila. No me gusta el faranduleo ni estar en los party y que me saquen fotos.

P.- ¿Aún piensas en las batallas?

R.- A mí me encantaba batallar y me encantaba la convivencia, pero uno tiene que saber hasta dónde quiere llegar. Yo quería ganar una Red Bull pero después pensaba que para qué dos o tres. Esto ya lo hice, ya lo cumplí. Ya me veo a mí, chiquitito, orgulloso de lo que logré. Ahora tengo algo más que decir. Pero sí, siempre me pican las ganas de volver.


Etiquetas:  #Trueno #Me #tocó #ser #latinoamericano #pero #antes #tenía #un #pensamiento #diferente #sobre #mi #procedencia

COMENTARIOS