Tsitsipas pone fin a la travesía de Davidovich, combativo hasta la última bola en Montecarlo
22:28
17 Abril 2022

Tsitsipas pone fin a la travesía de Davidovich, combativo hasta la última bola en Montecarlo

El griego se impuso por 6-3 y 7-6 (3) para revalidar un título que el español siempre trató de discutirle

Acabó en la red, rebozado de arena tras lanzarse en plancha en una tentativa inútil por alcanzar un passing de su rival. Qué mejor manera de ejemplificar lo que ha sido el Masters 1000 de Montecarlo para Alejandro Davidovich, combativo y resiliente hasta la última bola, esta vez negada, ya en la final. La hermosa travesía del jugador español tocó puerto contra Stefanos Tsitsipas. El griego revalidó el título conseguido en 2021, al imponerse por 6-3 y 7-6 (3), en una hora y 36 minutos. Davidovich peleó como lo ha hecho en un torneo de donde sale muy fortalecido por su magnífica actuación a lo largo de toda la semana. Ha saltado en este Masters 1000 como número 27 del mundo y con un estimable crecimiento en su juego. El tenis español ya tiene otro jugador al que prestar sus mejores atenciones. Sigue Nadal, explota Alcaraz y asoma Davidovich.

Resulta difícil encontrar una faceta en la que el malagueño pueda superar ahora mismo sobre el papel al ya bicampeón en el Principado, poseedor de ocho títulos y finalista el pasado año en Roland Garros. Pero el deporte también consiste en eso, en exprimir al máximo tus facultades y ser capaz de negarle las propias a tu rival. Nunca lo tuvo claro Tsitsipas, que ganaba por cinco juegos a cuatro en el segundo set y servía para levantar la copa cuando se topó con otra vuelta de tuerca de Davidovich, todo pasión.

Tenía ante sí a un jugador al que había planteado dificultades en sus dos enfrentamientos, uno de ellos inconcluso. En cuartos de final de este mismo torneo, el pasado año, el griego ganaba por 7-5 antes de que Davidovich se retirara por una lesión en el cuádriceps izquierdo. Esta misma temporada, en Rotterdam, pista rápida, la victoria volvió a ser para Tsitsipas, no sin consumir los tres parciales. El español salió así consciente de sus opciones, más aún con la confianza adquirida desde que se impuso a Djokovic en la segunda ronda.

Sin dejarse intimidar

Fruto del buen comienzo fue el break en el tercer juego. Quedaba claro que, pese a la bulliciosa celebración con su equipo en la grada tras plantarse en la final, aún creía en el trabajo por hacer. Salió fresco, suelto con la dejada y preciso con el revés paralelo, ajeno al poder de intimidación del rival y al peso del escenario. Era la primera final de su carrera, y la jugaba contra el defensor de la copa, un joven mucho más curtido que él en citas de este calibre, y en uno de los torneos clásicos de la tierra batida.

No tardó Tsitsipas en reaccionar, poniéndole más picante a la pelota y provocando los errores de su adversario. Cuando juega con primer servicio y afina al abrir ángulos, el tercer cabeza de serie imprime otra velocidad a los intercambios, eleva la exigencia. Los gritos de "¡Foki, Foki!" trataban de levantar a un chaval que ha conquistado el corazón de los aficionados. Percutía Tsitsipas y al malagueño parecía faltarle la chispa de otros partidos.

Se le fue el primer set y se vio pronto con desventaja en el segundo, pero ni mucho menos iba a bajar los brazos. El griego creyó que la tarea estaba casi resuelta y pecó de precipitación. Ahí seguía Davidovich, presto a aprovechar cualquier concesión. En lugar de atrincherarse, buscó mayor iniciativa en los puntos, arrinconar a su oponente, dado a desplazarse para proteger su revés. No anduvo demasiado lejos de prolongar la batalla. Pecó con una dejada improcedente que le dejó 3-1 abajo al resto en el desempate. Se desenvolvió peor en la distancias cortas. Honores, en todo caso, también para él, merecedor del máximo respeto y admiración, modélico en la mejor semana de su vida.


Etiquetas:  #Tsitsipas #pone #fin #a #la #travesía #de #Davidovich #combativo #hasta #la #última #bola #en #Montecarlo

COMENTARIOS