Un brazalete compartido, regresa el jefe Busquets y otro promete volver: la enrevesada historia de la capitanía de España
13:30
18 Junio 2021

Un brazalete compartido, regresa el jefe Busquets y otro promete volver: la enrevesada historia de la capitanía de España

Alba y Koke han asumido el mando en ausencia del azulgrana que, tras dar negativo, viajará a Sevilla con sus compañeros. Ramos anuncia en su adiós blanco que peleará por regresar

Busquets Da negativo en la prueba PCR y se reincorpora a la selección

Las vibraciones por el terremoto en Valdebebas, naturalmente llegaron a Las Rozas. A última hora del miércoles, con el orden del día para el jueves afinado, tocó adelantar la rueda de prensa de Pablo Sarabia. A esa misma hora (12.30), Sergio Ramos se despedía del Real Madrid y había que mostrar respeto. Quien hasta hace unas semanas aún era el capitán de la selección española, lanzaba un emocionado adiós (quebrado por alguna lágrima) al equipo donde ha jugado los últimos 16 años. Sin embargo, dejaba abierto su reto con el combinado nacional (180 partidos). «Me entristece no poder estar en la Eurocopa, pero entiendo perfectamente la decisión de Luis Enrique. Lucharé para encontrar mi mejor nivel», eran sus primeras palabras en directo, tras quedarse fuera de la convocatoria del pasado 24 de mayo. Aquella mañana, el brazalete de España, el mismo que había heredado de Iker Casillas, cambiaba de brazo. Y, en principio, era Sergio Busquets quien llevaría la voz, pero el Covid le ha tenido 12 días en su casa. Tras dar negativo en la última PCR, viajará a Sevilla con sus compañeros de cara al duelo ante Polonia (S/21.00).

En esa semana y media sin Busquets, que ha permanecido en su domicilio de Barcelona informado de cada detalle de la selección, se han vivido jornadas enrarecidas, marcadas por el virus, por las vacunas y, también, por el insípido estreno con turbulencias en la Eurocopa ante Suecia. En definitiva, por situaciones en el día a día que han tenido que manejar entre Jordi Alba y Koke, los dos jefes de la caseta por las circunstancias. El lateral azulgrana ha portado el brazalete, pero el líder del Atlético ha empujado junto a él. El rojiblanco, acostumbrado a sacar la cara por su equipo desde que recibió el legado de Godín y Gabi, cuenta con tablas más que suficientes.

El lunes, durante el debut ante Suecia, Koke igual se acercaba a la grada de La Cartuja para pedir aliento antes del partido que sacaba el paraguas para que a su amigo Morata no le calara de lleno el ruido. Cosas que acostumbra a hacer en Madrid con su club. «Cuando me hicieron capitán del Atlético, me dieron un consejo: que no cambiase mi forma de ser. No dejar de ser quien eres ni creerte más que nadie», recordaba hace unos días el vallecano. Para Alba, que no es uno de los cuatro capitanes del Barça, el asunto es novedoso y responde a una cuestión de números: 73 internacionalidades.

«Ambos lo han hecho con mucha naturalidad, colaboración y liderazgo. La relación es muy buena, sobre todo con los más jóvenes. Tienen voluntad de ayudar y un talante muy positivo», recalcan desde el cuartel general de Las Rozas, donde el jueves por la noche aguardaban ya el regreso inminente de Busquets. «Puede ocurrir en cualquier momento», deslizaban. Y a primera hora del viernes, la selección confirmaba que el centrocampista, tras dar negativo en la última PCR, viajaba a Madrid para unirse a la concentración en Las Rozas.

COMENTARIOS