Un camionero, un concejal, un enfermero, un profe y un cajero de banca contra Simeone
01:28
12 Noviembre 2022

Un camionero, un concejal, un enfermero, un profe y un cajero de banca contra Simeone

La SD Almazán, club de Tercera de un pueblo soriano de 5.500 habitantes , 350 socios, 180.000 euros de presupuesto y jugadores que cobran entre 300 y 650 euros al mes, se enfrenta esta tarde al Atlético de Madrid

Víctor Márquez, el presidente del Almazán, rival de Copa de esta tarde ante los de Simeone, fue de los pocos del pueblo que se perdió el sorteo. Estaba en el hospital porque a Vega, su segunda hija, le dio por nacer con el Atleti debajo del brazo. En cierto modo Víctor también se va a perder el partido. Una lesión en la rodilla le acabó mandando al palco a sus 36 años. Y ahora resulta que el presidente tiene tres años menos que el capitán del equipo.

El día más importante de la historia de Almazán habrá que vivirlo en el pueblo de al lado. La RFEF no les deja jugar en su campo por «razones organizativas y de seguridad», que se resumen en que la La Arboleda, a orillas del Duero, tiene capacidad para 2.000 espectadores, y todos estarían en disposición de frenar a cualquier jugador del Atleti que pase cerca de la barandilla. Con lo que el pueblo se desplazará esta tarde a veinte minutos en autobús hasta el estadio del Numancia, Los Pajaritos, con capacidad para 6.000 espectadores, 500 más que habitantes tiene el pueblo.

Víctor, profe y director de un colegio de primaria a 60 kilómetros de Almazán, también es el encargado de evacuar el pueblo. Y de las entradas, y de darle de comer a la directiva del Atléti. «Asado, quizá, pero seguro que de postre yemas y paciencias», dice.

Si la RFEF hubiera visitado el campo en invierno, a la hora del partido, se habría encontrado la banda de preferente convertida en una placa de hielo. «Se pasa frío», cuenta Javi Márquez, el portero y el primo del presidente. «Hay mucha humedad, y como llueva y estés mojado...», apunta. En el campo de al lado, en el que entrenan, si el tiro va muy desviado se puede mandar al Duero y, en más de ocasión «un corzo o un zorrito» se ha pasado a ver el entrenamiento.

- ¿Estás nervioso?

- Aun no pero, cuando se acerque la hora.

- ¿Y tú qué haces en la vida real?

- Soy camionero.

Este viernes se hizo cuatro viajes entre Almazán y Atienza, en Guadalajara. Más de 400 kilómetros trayendo piedra para la vía del tren.

- ¿Y cuál es plan?

- Aguantar todo lo que se pueda y, si tenemos ocasión, darles un susto.

Grada del estadio de La Arboleda, que no ha sido autorizado para jugarse el partido.Grada del estadio de La Arboleda, que no ha sido autorizado para jugarse el partido.

«Mira, a mí no me gusta perder ni a las canicas», cuenta Diego Rojas, el entrenador, quien vivirá el partido más importante de su vida, pero no el más difícil. En diciembre de 2017, Diego Rojas, entrenaba al Arandina cuando estalló el Caso Arandina, porque tres de sus jugadores fueron acusados de violar a una menor. Y este verano tuvo que pasar por el quirófano para someterse a una operación de corazón. El cardiólogo le ha dicho que nada de sobresaltos.

- Pues estamos buenos.

- Mira, la semana pasada me estudiando cómo jugaba el Mirandés B, y ahora estoy mirando cómo me va a jugar Simeone, qué quieres que te diga.

- ¿Y ellos os miran a vosotros?

- Tengo constancia de que sí, porque ya han pedido vídeos a rivales nuestros.

De cuatro a cinco veces por semana se hace los 400 kilómetros que separan su residencia. en Burgos, de Almazán, para entrenar a este equipo del Grupo VIII, el de Castilla y León, de la Tercera División. El año pasado jugó el playoff de ascenso, pero este: «Vamos flojos, si te digo la verdad no sé ni de qué vamos, sólo sé que estamos a cuatro puntos del playoff». Son novenos. Dos victorias en nueve partidos.

El Atleti está mal. Cinco partidos sin ganar, lo que puede ser bueno o malo. Rojas es de los que cree que «es buen momento para pillarles», pero le cabrean las críticas a Simeone: «Con el trabajo que está haciendo, es vergonzoso». También dice que ve «cosas con las que podría hacerles daño, pero la diferencia es abismal, la gente me anima por la calle pero... no se hace a la idea».

Así grosso modo. Se enfrenta un club de 350 socios frente a uno de 130.723. Uno ha jugado cuatro veces la Copa. El otro la ha ganado diez. Uno tiene un presupuesto de 180.000 euros. El presidente cuenta que la mayoría se va «en las dietas, porque no se puede llamar sueldo» de los futbolistas. Entre 300 y 650 euros al mes, a años luz del millón de euros que cobran los peor pagados del Atleti.

Dani Martínez, el medio centro del equipo, ayer se fue al banco, la Caja Rural de Soria, para atender a sus clientes. Nació en 1993, que fue la última vez que el Almazán jugó la Copa. De juvenil estuvo en el Atlético de Madrid, y unos meses coincidió con Saúl, «al que subían desde los cadetes», recuerda. No se ven desde esa fecha y Dani no sabe si se acordará de él: «Le voy a escribir por redes, a ver si me dice algo...».

Con lo que saquen de las entradas, a 25 euros la más barata y a 35 la más cara, en el club podrán «vivir tranquilos dos o tres temporadas», explica Víctor. Y si da para más, «pues acondicionar el bar». Y si da para más, «pues contratar a una persona que lleve el papeleo».

Anto es central, es enfermero y es el único seguidor del Barça de un equipo en el que la mayoría, con diferencia, es del Real Madrid. Ayer se pasó la mañana vacunando población de riesgo de gripe y Covid. Y hoy espera ponérsela a los Correa, Morata, y al que pase por allí. «Yo vacuno sin dolor, a estos, lo más lejos posible mejor, porque son incómodos», diagnostica.

Jesu es el capitán, y cuando no hace de medio centro trabaja en una fábrica de adhesivos, que hace los cromos de la Liga de los tipos que en unas horas va a tener enfrente. También está metido en política, por la Plataforma del Pueblo Soriano, que le hace oposición al actual alcalde del PSOE.

- ¿Y qué hace falta?

- Pues servicios para acabar con la despoblación.

- ¿Y eso es más fácil o más difícil que ganarle al Atleti?

- Pues yo siempre digo lo mismo, que tienen dos piernas, dos brazos y una cabeza como los demás.


Etiquetas:  #Un #camionero #un #concejal #un #enfermero #un #profe #y #un #cajero #de #banca #contra #Simeone

COMENTARIOS