Un cuento de Navidad: el heroico Real Madrid asolado por el covid tumba al CSKA
12:14
24 Diciembre 2021

Un cuento de Navidad: el heroico Real Madrid asolado por el covid tumba al CSKA

Con seis jugadores sanos y tres canteranos, los blancos derrotaron a un rival petrificado. Debutaron Klavzar, Sediq Garuba y Baba Miller y Tavares y Williams-Goss lideraron el asombro (71-65).

Euroliga Resultados y clasificación Canteranos Klavzar, Baba Miller, Sediq Garuba... los niños que asombraron al CSKA 111-109 en el Palau Agónico triunfo del Barça ante el Unics Kazan en la prórroga

El partido que nunca se tuvo que disputar se perpetró en el WiZink y resultó, insospechadamente, una noche para el recuerdo. Una heroicidad a las puertas de Navidad, seis profesionales y tres chavales sacando la casta, un Real Madrid de hombres y niños tumbando nada menos que al CSKA, haciendo sentir orgullo a cualquiera. Pues en vez de bochorno, se vivió emoción. [Narración y estadísticas (71-65)]

Dos de los más grandes equipos de Europa, 18 títulos continentales frente a frente, iban a dirimir un disparatado y desigual combate en mitad de una ola de contagios por covid. Un paseo para el CSKA, se podía augurar, y resultó un escarnio ruso: enfrente el Real Madrid se plantó con 10 bajas y tres chicos de 17 años que ni siquiera habían debutado. El espectáculo, absurdo a priori, iba a resultar difícil de olvidar.

Primero habían sido Thomas Heurtel y Pablo Laso, el domingo Fabien Causeur. Tras el partido en Murcia, Vincent Poirier dio positivo y durante la semana el goteo continuó (Anthony Randolph, Guerschon Yabusele, Juan Núñez...) hasta unas horas antes de la cita contra el CSKA, cuando Adam Hanga se unió a la lista de bajas (Trey Thompkins, Carlos Alocén y Alberto Abalde están lesionados). También a principios de semana la Euroliga aplazó el Zalgiris-Armani Milán, por la ola de contagios en el equipo italiano, último rival blanco en Europa...

Pero a nadie le pareció oportuno cancelar el paripé en el que estaba deviniendo un choque tan clásico como lo es un Madrid-CSKA. A nadie le importó que los blancos se plantaran con seis jugadores de la primera plantilla, forzando incluso a un Rudy Fernández que no pudo terminar en Murcia. El propio club había inscrito durante la semana al canterano Baba Miller y cumplir así con los ocho necesarios para que no se cancelara. Los otros dos chicos llamados a filas fueron Urban Klavzar y Sediq Garuba, hermano de Usman. Nunca olvidarán ya este jueves de diciembre.

Aplazado el Madrid-Joventut

Hasta la Liga Endesa, un rato antes, aplazó el siguiente partido del Madrid, el lunes en Badalona. ¿Cómo seguir así? ¿Quién ganaba con el espectáculo del Palacio? Más allá del resultado, la irresponsabilidad, el peligro para un CSKA ante un rival en el que el virus campaba a sus anchas o para los propios jugadores del Madrid que se expusieron también a un sobresfuerzo físico de los sanos totalmente desaconsejable.

Pero la huida hacia adelante no resultó como se podía prever. Porque en el deporte no siempre lo lógico se impone. El Madrid de Chus Mateo (cuatro de cuatro con el asistente de Laso) se plantó con un quinteto formado por los sanos y una promesa: Williams-Goss, Garuba, Taylor, Vukcevic y Tavares. Y, en un maravillo espejismo, en una muestra de competitividad enorme, los blancos sorprendieron con un sopapo inicial, un 11-0 que se alargó hasta un 24-10 para frotarse los ojos. Tavares lideraba a un grupo de chavales que plantaban cara al ogro moscovita.

Lanzamiento de Williams-Goss rodeado de rivales.Lanzamiento de Williams-Goss rodeado de rivales.EFE

En el segundo cuarto se impuso la lógica, la del agotamiento, la de las rotaciones con los meritorios Klavzar o Baba Miller, chicos como perlas aún por pulir, sobre todo físicamente en comparación con los poderosos Nikola Milutinov, Nikita Kurbanov o Will Clyburn. Se metió en el duelo el CSKA, aunque todo eran dudas, como asombrado ante el panorama. Ni siquiera a la vuelta de vestuarios pudo romper la noche, la heroica resistencia local, que se plantó en el acto definitivo aún con ventaja. Y con aliento.

El rebote ofensivo, que tanto tiene que ver con la energía, era ya un dolor de cabeza para el Madrid. Pero, sorprendentemente, seguía en la brecha, más con el primer triple de siete intentos de Sergio Llull o con el segundo de Klavzar, otro esloveno sin complejos (62-55, min. 32). Otro más de Llull llevó al límite a los de Dimitris Itoudis, paralizados ante un rival ya exhausto. Los rusos rozaron el ridículo en los minutos finales, donde Williams-Goss se vistió de superhéroe, con tres canastas de amor propio para certificar lo asombroso, con un partidazo para reivindicarse.

Una milagro por Navidad.


Etiquetas:  #Un #cuento #de #Navidad #el #heroico #Real #Madrid #asolado #por #el #covid #tumba #al #CSKA

COMENTARIOS