Un triple para la eternidad de Micic: el campeón apaga sobre la bocina el infierno griego en Belgrado
23:52
19 Mayo 2022

Un triple para la eternidad de Micic: el campeón apaga sobre la bocina el infierno griego en Belgrado

El Efes acaba con la pasión del Olympicos con una genialidad del base serbio. Disputará su tercera final consecutiva contra el ganador del Barcelona-Real Madrid

Qué le van a contar a los demonios del infierno. No hay ruido que ensordezca el talento, no hay gritos que detengan al genio. Larkin y Micic, Micic y Larkin, esa pareja de la que hablará el porvenir. Los que llevaron al Anadolu Efes a dominar Europa, tres finales consecutivas, los que se empeñan en que no acabe su reinado. Uno sostuvo a los turcos ante la rebeldía de amor propio de Olympiacos, el otro, el serbio en Serbia, asestó un triple sobre la bocina que ya quedará para siempre como imagen icónica de las Final Four. [Narración y estadísticas: 74-77]

El Efes defenderá el sábado su cetro en el Stark Arena porque tiene lo que nadie. Posee a los que marcan la diferencia, a los que agarran las responsabilidad por la solapa cuando arde el balón. Vasilje Micic, que no había tenido precisamente su tarde en Belgrado, que había fallado cuatro canastas, siete triples y hasta tres tiros libres, no dudó lo más mínimo. Quedaban 19 segundos y su equipo se encontraba en mitad de un atasco que olía a drama: no anotaba en juego desde hacía más de siete minutos.

En la última jugada no hubo más principio ni final que Micic. Agotó la posesión, pidió un bloqueo, se liberó de Walkup para emparejarse con Vezenkov y se levantó desde la frontal para clavar un triple glorioso, una canasta para la eternidad.

Arruinó todo el énfasis del Olympiacos, que había demostrado que no hay pasión como la suya, más tras esta ausencia de cinco años que le hizo caer en el olvido de ser uno más. El primer año después de Spanoulis fue el de la seriedad, el de le defensa como trampolín, el de Walkup, Dorsey y Fall y Sasha Venzenkov como pilar donde levantar el mañana. Y ese celo en la zaga, como si les fuera la vida en cada balón, había prevalecido en la primera semifinal, en un inicio para ilusionarse, con el gigante Fall dominando la pintura y con Micic fallando más de la cuenta (14-7) por entonces.

El Efes logró tomar aire, pero de nuevo volvió a la carga el grupo de Bartzokas (mejor técnico del año en la Euroliga), el entrenador con el que habían conquistado su última corona allá por 2013. Un robo de Walkup a Larkin que acabó en contra helena resultó significativo de las pasiones que habían en la cancha, pero el base de Florida había empezado ya su bombardeo. Fueron sus triples (cuatro al descanso), los que sostuvieron al campeón, que volvió del vestuario con otro vigor.

Ahí encontró Larkin un compinche inesperado. Elijah Bryant, que brilló en el Maccabi y que incluso llegó a participar el curso pasado en el anillo de los Bucks, se destapó tras una temporada gris. Se unió al festival desde el perímetro (acabó con 14 de récord) y se multiplicó en la cancha. Su tope en la temporada era de 15 puntos, pero supo dar el paso adelante en la hora de la verdad, donde su equipo, con la baja de Krunoslav Simon, más le necesitaba.

Fue un tirón brutal. Pareció que la pujanza griega se desvanecía (48-59). Pero entonces despertaron sus referentes. Vezenkov y Dorsey, sus máximos anotadores, se habían quedado a cero al descanso. Firmaron 15 puntos en el tercer acto. Y al cabo, se arrimaron todavía más (69-70), mientras subía la temperatura del Stark Arena, invasión rojiblanca.

El desenlace fue un manojo de nervios. Lo que antes era un intercambio precioso ahora eran fallos y más fallos, como si nadie se atreviera a ser el héroe. La última canasta en juego del Efes había sido de Larkin a falta de 7:·39. Dos tiros libres de Sloukas y una canasta de Hassan Martin igualaron el partido. Pero entonces, el elegido.


Etiquetas:  #Un #triple #para #la #eternidad #de #Micic #el #campeón #apaga #sobre #la #bocina #el #infierno #griego #en #Belgrado

COMENTARIOS